Newsletter
Newsletter

¿Qué es la masculinidad frágil? Santi Maratea dio cátedra tras los dichos de Flavio Azzaro

El influencer se expresó en redes y fue tendencia; le respondió al conductor televisivo que cuestionó a la comunidad gay; la sociedad pone en discusión nuevas categorías para problematizar el machismo y la heteronormatividad


Santi Maratea habló de "masculinidad frágil"

Santi Maratea habló de "masculinidad frágil" - Créditos: Inés Aquer



El influencer Santi Maratea fue tendencia en redes sociales porque trajo a la discusión masiva un concepto que sólo se problematizaba en espacios académicos o de militancia: “masculinidad frágil”. Todo surgió porque el conductor televisivo Flavio Azzaro se burló de la sigla LGBTIQ+(lesbianas, gays, bisexuales, trans, intersex, queer) y relativizó el ataque homofóbico al bar Maricafé, ubicado en el barrio porteño de Palermo.
En sus historias de Instagram Maratea se apropió del tema e interpeló a Azzaro. “La noticia es el acto violento contra el local [Maricafé] y la pregunta de Azzaro es: ‘¿Por qué tiene que haber un café inclusivo? ¿Si soy heterosexual no puedo entrar?’ ¿Entendés lo que significa la palabra inclusivo? Obviamente que podés entrar. Pasa que vos creés que lo inclusivo es lo que está en contra de lo heterosexual. Hay un tema discriminación, pero es tu forma de pensar”, comenzó el influencer.
Y continuó con el contexto de la agresión a Maricafé. “Hay un ataque a un lugar gay y el chabón encuentra la manera de aclarar que le gustan las mujeres, que no conoce nada del mundo gay y que le gusta su compañera. Tranquilo, rey, parece que te ponés nervioso”, dijo, con manifiesta ironía.
Luego Maratea introdujo el concepto de masculinidad frágil: “Después de todo estamos hablando de masculinidad frágil, ¿no? Y esto es lo que pasa, es un claro ejemplo. Si a un hombre se le cuestiona, o ni siquiera se le cuestiona, pero si él siente que su sexualidad se cuestiona tiene que arrancar a desviar un tema que es importante para hablar de su sexualidad, tiene que empezar a molestar a su compañera, porque tiene tetas y a él le gustan las tetas. Todo responde a la masculinidad frágil”.
Según su reflexión: “Hay muchas de las cosas que hacen los chabones que son machistas, que las hacen para que no piensen que les gustan otros chabones”. Alude a varones como Azzaro, que -según el influencer- prefiere ser machista a la posibilidad de que se lo catalogue como gay.
Y lanza una pregunta para quien quiera tomarla: “En una sociedad que me juzga más por no ser heterosexual que por ser machista. ¿Por qué querría dejar de ser machista si me es negocio? No solo los hombres, sino las mujeres juzgan más a un hombre que no sea ‘tan heterosexual’, que no sea ‘tan hombre´ antes que al machista. Siendo machistas tenemos más chances de ser parte [aceptada] de la sociedad que no siendo heterosexuales”.

Las disculpas de Azzaro

Al día siguiente, Azzaro se tomó unos minutos en el mismo espacio televisivo para pedir disculpas por sus declaraciones. “No le di importancia a lo que había ocurrido, además hablé de una manera muy despectiva”, dijo.
“¿Por qué lo hice? Tendría que pensarlo más yo”. Se manifestó “impertinente”, “desubicado” con sus comentarios, tras la agresión al bar Maricafé y reconoció que hirió a personas de la comunidad LGBTIQ+.
También se declaró “homofóbico y machista”, y agregó que tendría que ocuparse por cambiar, por aprender. “Es un tema que desconozco, soy ignorante, no es un tema fácil, pero me voy a ocupar de aprender. Me comprometo”.

¿Qué es la masculinidad frágil?

¿De qué hablamos cuando hablamos de masculinidad frágil? Esto les consultamos en OHLALÁ! a personas que estudian el tema de las diversidades sexuales y las masculinidades en la actualidad. Patricio Gómez Di Leva, sexólogo, psicólogo y terapeuta de parejas, señala que para entender de qué se trata la masculinidad frágil tenemos que empezar por comprender que la masculinidad es un constructo social, una construcción en un tiempo y un espacio.
Cuando hablamos de masculinidad frágil nos referimos a esa masculinidad que se construye dentro de un paradigma machista y patriarcal que le exige al varón ser fuerte, insensible, superior, independiente, esconder sus emociones y miedos. Y mostrarse de esa forma. Esta masculinidad es frágil justamente porque el varón tiene que hacer un gran esfuerzo para sostener este estereotipo que se le exige en contraposición al estereotipo de femineidad. Esta exigencia, muchas veces, pone al varón frente a un callejón sin salida y, al sentir amenazada su masculinidad, ataca. Acción muy bien ponderada dentro de este estereotipo de macho”, explica.
Gómez Di Leva agrega que, durante mucho tiempo, se acusó al hombre homofóbico de ser un homosexual reprimido. Así se cayó -cree- en su propia trampa, porque nadie acusaría a otro de algo que no considera de alguna manera negativo. “Tenemos que tener cuidado de que el concepto de masculinidad frágil no con corra con la misma suerte”, advierte.
“El concepto de masculinidad suele confundirse con el de orientación sexual, cuando en realidad se relacionan pero no son lo mismo. El varón heterosexual no siente amenazada su masculinidad solo en relación a su orientación sexual. Aunque es cierto que parece incomodarlo bastante. Lo que más desestabiliza al macho (macho entendido como el estereotipo machista del varón), es sentir amenazada su potencia y superioridad y, para muchos, acusarlos de homosexual significa esto”, sostiene.
“Pero no se trata de acusar a nadie por su orientación sexual. De lo que se trata es de tomar conciencia de que lo verdaderamente frágil es el machismo y la masculinidad frágil es su manifestación. Lo que hace frágil al machismo es su propia rigidez y ya sabemos que lo rígido tiende a rajarse”.
Gómez Di Leva propone: “Lo que necesitamos son varones más flexibles que podamos construir nuevas masculinidades. El enemigo no es la masculinidad, sino el machismo y el modelo de masculinidad que de él se desprende”.
El sociólogo investigador adjunto de Conicet en temas de diversidad sexual Martín Boy también habla con OHLALÁ! sobre el concepto de masculinidades. Hace foco en la necesidad de pluralizar el término para iniciar la discusión que necesitamos dar como sociedad.
“Por mucho tiempo se pensó a la masculinidad como un todo universal y homogéneo. Recientemente, se comenzó a visibilizar otro tipo de masculinidades y, por ese motivo, empezó a emplearse “masculinidades” en plural. Esta pluralidad implica dar cuenta de las jerarquías al interior de lo masculino y cómo ciertos subgrupos también padecen las normas del patriarcado y la heteronormatividad”, expresó. “Identificar a estas otras masculinidades implica dar cuenta de las relaciones de poder entre los diferentes grupos que componen la masculinidad. En el día a día, aun no todos valemos lo mismo”, sostiene.
El psicólogo Diego Gómez, que trabaja estos temas en su consulta, coincide con sus colegas y define: “La fragilidad en la masculinidad refiere a que constantemente los varones debemos estar demostrando a otros que “somos hombres” (machos), que tenemos “aguante”, que somos fuertes, que estamos “(hétero)sexualmente” listos, que no tenemos miedo, que somos “valientes”. Es decir, “implica ‘rendir cuentas’ para, cada día y a cada rato, pasar el “examen”, para que nadie dude de nuestra “hombría” (en especial, otros varones)”.
Agrega: “Para eso debemos hacer o decir lo que sea necesario al público presente. El mundo machista es una perpetua ‘Corte’. Siempre estamos midiéndonos, siempre somos jueces y verdugos de otros, y viceversa.”

¡Compartilo!

En esta nota:

SEGUIR LEYENDO

Día del Orgullo: ¿de qué te sentís orgulloso?

Día del Orgullo: ¿de qué te sentís orgulloso?


por Verónica Dema
Los hombres ganan hasta 3 veces más que las mujeres

Los hombres ganan hasta 3 veces más que las mujeres


por Laura Gambale
Evelyn Botto en la tapa de OHLALÁ! de julio

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.