De puericultora a diseñadora: creó un modelo de sillón para que sus hijos jueguen sin riesgos

La maternidad la impulsó a emprender y en pandemia concretó su proyecto: un modelo de sofás modulares de juego para chicos.


En plena pandemia, Dani Cimma creó Rincón, una marca de sofás modulares de juego para chicos.

En plena pandemia, Dani Cimma creó Rincón, una marca de sofás modulares de juego para chicos.



Durante diez años, Dani Cimma trabajó en el área de Recursos Humanos de un banco hasta que sintió que su tarea ya no la conmovía. Cuando nació su primera hija se metió de lleno en el mundo de la lactancia y se convirtió en puericultora. Ahí dio sus primeros pasos en la fabricación de productos con una línea exclusiva de almohadones para amamantar. Este año, en plena pandemia, volvió a animarse y en menos de dos meses creó Rincón, una marca de sofás modulares de juego para chicos.

“Tenía el deseo de acompañar infancias, con una propuesta que potencie la imaginación y la creatividad”, explica Dani. La idea nació durante el aislamiento, cuando buscaba espacios de juego seguros en casa para su hija de cinco años. “Armábamos circuitos con los muebles y más de una vez se golpeó. Al buscar inspiración, descubrí este concepto de sillones armados a partir de almohadones. Con mi marido nos miramos y dijimos: ‘¡Hagamos esto acá!’”, relata.

"No me siento del todo ‘creadora’ sino más bien ‘desarrolladora’. La idea es del mundo y la desarrollamos con todo el potencial argentino".

"No me siento del todo ‘creadora’ sino más bien ‘desarrolladora’. La idea es del mundo y la desarrollamos con todo el potencial argentino".

¿Cómo lo hizo?

“Primero lo desarrollé para mis hijas, que son mi inspiración. Pensamos en importar, pero elegimos hacer la versión made in Argentina y fabricar todo acá. Por eso, no me siento del todo ‘creadora’ sino más bien ‘desarrolladora’. La idea es del mundo y la desarrollamos con todo el potencial argentino”, declara Dani. Investigó el mercado y con los proveedores que ya conocía, probó diferentes composiciones de espuma y telas con procesos anti mancha, resistentes y visualmente lindas hasta encontrar las adecuadas.

Además, armó un equipo interdisciplinario para la marca: diseño gráfico, desarrollo web, estilismo, fotografía, prensa y comunicación. “Sabía que era importante potenciar todo lo digital, porque nacía en pandemia, sin un espacio a la calle”, afirma. Con el objetivo de lanzar antes del Día de la niñez, en menos de dos meses tuvieron todo listo. Con diez piezas y propuestas de construcción ilimitadas, los sillones son una invitación a imaginar, crear y construir.

De mamás a clientas

Con una comunidad en Instagram afianzada, Dani invitó a los seguidores de su cuenta como puericultora a conocer el nuevo proyecto. En una hora, Rincón ya tenía dos mil fans. “Las primeras ventas fueron de mamás que acompañé. Sus hijos ya tienen 2 o 3 años y se interesaron en la propuesta. Tiene que ver con una experiencia con la marca y de confianza. Me emociona”, asegura. Además, realiza un trabajo de difusión con influencers que tienen llegada a las madres. “Queremos que sean inspiración para que otras familias sumen esta propuesta lúdica y de desarrollo en sus casas”, aclara.

En pleno proceso de mudanza a la provincia de La Pampa, Dani Cimma hoy reparte su tiempo entre sus hijas, el trabajo de puericultora, su marca de almohadones y ahora Rincón. “Rincón ya nace con la idea de andar solo. Hoy me ocupo de muchas gestiones, pero con la idea de despegar de la diaria pronto. Armé un equipo de confianza en Buenos Aires para que pueda llevar adelante la marca”, sostiene.

Los consejos de Dani

  • “Animate. Cuando uno tiene ganas, la idea y encuentra al equipo, no hay que dudar. Nadie tiene el sí ganado, pero no hay otra forma que probar. Solo haciendo te das cuenta de lo que te gusta y lo que no”.

  • “Armá equipo. Para materializar una idea necesitás un equipo interdisciplinario, donde cada uno es experto en lo suyo. Consultá y pedí referencias a otros emprendedores. Es clave invertir y que el equipo esté alineado con tu estrategia”.

  • “Si no te conmueve, no es por ahí. Que te vaya bien no es solo suerte, es tomar decisiones, intuición, trabajar e ir para adelante”.

  • “Para crecer hay que saber delegar. A mí me funcionó delegar lo administrativo para enfocarme en otros aspectos. Cada emprendedor tiene que encontrar eso en lo que se destaque y saber potenciarlo con un buen equipo. También es importante poder tomar distancia y ponerse en un lugar más estratégico para hacer crecer tu negocio”.

     

En números

Inversión inicial: $1.600.000

$91.300 es el precio del sofá modular

Entre $12.100 y $24.600 las piezas adicionales

20.000 visitas únicas a la tienda online la primera semana

60,3 k seguidores en su cuenta de Instagram

SEGUIR LEYENDO

Creé en vos.  4 claves para fortalecer la confianza en vos misma


por Agustina Vissani

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.