Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

Salir de casa en pandemia: 10 situaciones cotidianas para reírnos de nosotros mismos




ACTIVÁS EL DÍGALO CON MÍMICA

Con el uso constante del barbijo no entendemos casi nada y ahora ¡vivimos repreguntando! No escuchamos bien y no podemos acercarnos para entender mejor, así que cada frase la completa un "¿qué?" como respuesta, para lograr descifrar lo que nos quieren decir detrás del barbijo. La tela, además de que no nos permite modular, nos prohíbe usar nuestros poderes y apelar a la vieja y querida lectura de labios.

LA CHECK LIST ETERNA

Para ir a cualquier lado, no solo hay que ponerse barbijo, sino agarrar el alcohol en gel y en aerosol (por las dudas), desinfectar las llaves, agarrar una botellita con agua, nuestro mate, nuestro termo y nuestra taza.

Para ir a cualquier lado, no solo hay que ponerse barbijo, sino agarrar el alcohol en gel y en aerosol (por las dudas), desinfectar las llaves, agarrar una botellita con agua, nuestro mate, nuestro termo y nuestra taza. - Créditos: Ilustraciones de Brenda Ruseler.

¿Salimos a la calle o somos astronautas de la NASA en misión especial a Marte? Porque para ir a cualquier lado, no solo hay que ponerse barbijo, sino agarrar el alcohol en gel y en aerosol (por las dudas), desinfectar las llaves, agarrar una botellita con agua, nuestro mate, nuestro termo y nuestra taza. Eso sí, es probable que, con todo este protocolo, traspases la puerta de tu casa con todo en la mano menos las llaves de casa... ¿O no te pasó nunca?

NO SABÉS CÓMO SALUDAR

¿Cómo se saluda en pandemia? ¿El codo es lo "normal"? ¿No estamos muy cerca? ¿Levanto la mano o choco puños?

¿Cómo se saluda en pandemia? ¿El codo es lo "normal"? ¿No estamos muy cerca? ¿Levanto la mano o choco puños? - Créditos: Ilustraciones de Brenda Ruseler.

Para algunas es una salvación, ya no tenemos que pasar por el incómodo momento de saludar con un beso a personas que ni siquiera conocemos; para otras, una incógnita constante: ¿cómo se saluda en pandemia? ¿El codo es lo "normal"? ¿No estamos muy cerca? ¿Levanto la mano o choco puños? Es un gran momento para empaparnos de la sabiduría oriental y hacer una especie de reverencia, lejos del contacto físico, pero... ¡Cuánto extrañamos el contacto!

VAS CON LOS CHICOS A LA PLAZA ¡Y QUIEREN HACER PIS!

Los chicos salen y ¡jussssto! se les ocurre ir al baño.

Los chicos salen y ¡jussssto! se les ocurre ir al baño. - Créditos: Ilustraciones de Brenda Ruseler.

Típico: los chicos salen y ¡jussssto! se les ocurre ir al baño. Quizás antes era más sencillo de resolver, pero ahora vemos amenazas por todos lados. Tenemos dos caminos: o los bañamos en alcohol –con el riesgo de que en ese protocolo se hagan encima– o hacemos malabares, imitamos a nuestros perros y que los chicos (y los grandes también) se entrenen en la clásica "excursión a los yuyos". La naturaleza seguro que no nos traiciona.

VOLVÉS A CASA AGOTADA

Vas a hacer las compras y volvés agotada de la osadía de recorrer las calles.

Vas a hacer las compras y volvés agotada de la osadía de recorrer las calles. - Créditos: Ilustraciones de Brenda Ruseler.

Las pocas salidas que hacemos nos chupan la energía. Vas a hacer las compras y volvés agotada de la osadía de recorrer las calles. Porque ahora todo te cansa (y estresa) más. Necesitás siesta postsúper, llegás liquidada. Además, te solés olvidar de si te lavaste las manos al entrar y ¡te ataca el pánico! (por las dudas, te ponés a oler vinagre para chequear que no se te haya ido el olfato). Pareciera que la batería se termina rápido y necesitamos volver a casa para enchufarnos.

TE OLVIDÁS EL BARBIJO

Cuando te olvidás el barbijo, te sentís más observada que nunca.

Cuando te olvidás el barbijo, te sentís más observada que nunca.  - Créditos: Ilustraciones de Brenda Ruseler.

¿Te pasó de salir y sentirte más observada que nunca? Pensamos mil cosas: que tenemos el cierre bajo, la remera al revés o la cara dibujada por algún niño. No. ¡Te olvidaste el barbijo! (y eso es más grave que todas las suposiciones anteriores). Y así te ves levantando cuellos de las remeras mientras dejás el ombligo al aire o hasta improvisando con un par de medias. Todo con tal de esquivar el dedo acusador.

HACÉS FILAS POR TODOS LADOS

La nueva normalidad: hacer fila en todos lados.

La nueva normalidad: hacer fila en todos lados. - Créditos: Ilustraciones de Brenda Ruseler.

Para hacer cualquier compra hay que hacer fila, esperar y mantener distancia. Ir a comprar pan nos demora tanto como antes nos llevaba ir a pagar una factura. Las puertas de los comercios se parecen más a la vigilia en Vélez antes de un recital de LuisMi: gente esperando y asomando la cabeza para ver cuándo puede ingresar. Hacer filas es moneda corriente y no podemos escapar de ellas, en ninguna circunstancia. Miremos el vaso medio lleno: es un gran ejercicio para trabajar la paciencia.

¿TE VOLVISTE FÓBICA A LAS PERSONAS?

¿Te volviste fóbica a la gente?

¿Te volviste fóbica a la gente? - Créditos: Ilustraciones de Brenda Ruseler.

Estar cerca de las personas en la calle, en el colectivo o en la fila del súper ya no va más. Nos pusimos el chip de "dos metros de distancia" y cualquier cercanía nos activa el estado de alerta. Vamos esquivando a los demás, pasando lo más lejos posible y creando nuestro propio campo magnético de protección. Como si fueran los fantasmitas del Pac-Man, tratamos de evitar a cualquier agente extraño que quiera capturar nuestra vitalidad. ¡Qué estrés, mamita!

¡Compartilo!

En esta nota:

SEGUIR LEYENDO

cuánto sale y en qué lugares podés hacerte el PCR en Buenos Aires

Covid: cuánto sale y en qué lugares podés hacerte el PCR en Buenos Aires


por Ángela Márquez
Covid: llegan al país las vacunas pediátricas

Para niños de 6 meses a 3 años. Covid: llegan al país las vacunas pediátricas

El comediante que conquistó las redes hablando de filosofía mientras limpia su casa

¿Quién es Eial Moldavsky? El comediante que conquistó las redes hablando de filosofía mientras limpia su casa


por Romina Salusso
Carreras en suspenso y trabajos perdidos: más de 1,5 millones de mujeres salieron de la actividad laboral remunerada en pandemia

Knockout profesional. Carreras en suspenso y trabajos perdidos: más de 1,5 millones de mujeres salieron de la actividad laboral remunerada en pandemia


 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.