Mundial Qatar 2022: qué llevar en la valija

Josefina de Cabo, nuestra periodista ohlalera en Qatar, nos cuenta acerca de los contrastes culturales entre las mujeres qataríes y las occidentales. Cómo lo vive en primera persona, qué le impacta y qué admira.


Mundial Qatar: una mujer llega al estadio a ver el primer partido.

Mundial Qatar: una mujer llega al estadio a ver el primer partido. - Créditos: LA NACION



Desde Qatar.- Cuando llegó el día de hacer la valija para viajar al Mundial Qatar 2022 tuve muchas dudas en cuanto a lo que sí y lo que no. Todos sabemos que la moda qatarí es un tanto restrictiva para las mujeres. La moda y la vida en general, pero ese es otro tema. Volviendo a mi valija, me enfrenté con todo mi vestuario y preparé lo “correcto”: faldas por debajo de la rodilla, pantalones y remeras de manga corta.

Pasaban los días y no podía sacarme el tema de la cabeza. Me habían dicho que como extranjera podía vestirme como quisiera, que no prestara atención a eso. Pero yo, obediente como soy, no podía olvidarme de eso (ni hablar del conflicto interno que me generaba toda esta situación). Decidí llevarme un poco de todo, por las dudas.

Al llegar acá empecé a observar que las extranjeras no están para nada sujetas a las normas de etiqueta de las locales. Musculosas, polleras cortas (cortísimas), tops y vestidos con recortes. Nadie te mira ni te dice nada, se sobreentiende que al ser extranjera estas normas y restricciones no aplican para vos, salvo para entrar a edificios como mezquitas o museos en los que sí o sí tenés que cubrirte la cabeza y hombros con un pañuelo. Claro que si tu pollera es muy corta o tu vestido tiene muchos recortes te van a mirar. Te van a mirar igual que te mirarían en tu casa, tal vez un poco más por ser una “excentricidad”, pero eso es lo más grave que vas a tener que soportar.

Hinchas occidentales en el Mundial Qatar.

Hinchas occidentales en el Mundial Qatar. - Créditos: LA NACION

Charlando con otras chicas extranjeras (todas vestidas “a lo occidental”) llegamos a la conclusión de que lo raro de usar ropa de este tipo es que empezás a sentir que tu manera de vestir es un recordatorio permanente a las mujeres locales de lo que ellas no pueden usar. Es entrar a su cancha a jugar con reglas diferentes. Es mostrarles permanentemente lo que ellas no pueden.

Es, por lo menos, extraño. Es, por lo menos, para cuestionarse. Es para pensar, para analizar los privilegios que tenemos (aunque no sean privilegios, en este contexto sí lo son), el terreno ganado por las mujeres en tantas partes del mundo y el que todavía tenemos que ganar en tantas otras, como Qatar.

Del otro lado están ellas, las musulmanas. Tan observadas este último tiempo por el resto del mundo. Tan estudiadas y analizadas por ojos que no viven lo mismo que ellas, que juzgan sin realmente comprender (porque nadie comprende del todo a nadie si no vive lo mismo). Ellas lo asumen como su realidad, para ellas las extrañas y faltas de modestia somos nosotras.

Las estuve observando estos días. Son mujeres bellísimas, con sus ojos rasgados, narices fuertes y pieles morenas. El pelo negro que asoma bajo el hiyab siempre brillante y bien peinado. Ellas buscan la manera de estar hermosas dentro de lo que se les permite: se maquillan los ojos con delineador grueso, colores y brillos; bocas pintadas de colores fuertes; las manos dibujadas con henna. Tienen las uñas siempre impecables, y carteras que ya quisiéramos nosotras tener. Sus atuendos tienen brillos, mangas con ruedos irregulares o encajes. Ni hablar de la calidad y los colores de los géneros con los que hacen los trajes. Es todo de una hermosura que me dejó muy sorprendida.

Las mujeres musulmanas no tienen mucho de lo que nosotras tenemos. Ellas no son libres como nosotras (y acá estamos hablando de la ropa, pero ya todas sabemos que los sometimientos de estas mujeres son mucho más graves y profundos). Ellas se embellecen dentro de lo que se les permite y eso es entre enternecedor y esperanzador. Es su manera de empoderarse y de ir corriendo un poquito los bordes que se les imponen. Y eso, para mí, es valentía.

Mujeres llegando a la ceremonia inaugural del Mundial Qatar 2022

Mujeres llegando a la ceremonia inaugural del Mundial Qatar 2022 - Créditos: LA NACION

SEGUIR LEYENDO

¿Sabías que ayuda al medio ambiente? 5 buenos motivos para adoptar un perro


por Ezequiel Brahim

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.