Newsletter
Newsletter

Leche materna: qué tenés que saber si querés donar

¿Qué es un banco de leche humana y qué función cumple? ¿Quiénes pueden ser donantes? Te contamos los lugares que existen en el país porque donar leche materna es donar vida, por las propiedades que les aporta a los recién nacidos, en particular, si son prematuros.


La leche materna es más que un alimento: puede salvar vidas.

La leche materna es más que un alimento: puede salvar vidas. - Créditos: Getty



Los estudios científicos nos recuerdan cada tanto que la leche materna es muchísimo más que un alimento. Y esta característica se hace más evidente cuando hablamos de los bebés prematuros.

“Los bebés que  nacen antes de tiempo tienen más riesgo de tener enterocolitis necrotizante, una infección e inflamación intestinal muy grave, que puede llevar a cirugías en las que se tiene que cortar una parte del intestino del bebé”, explica Gustavo Sager, médico pediatra experto en lactancia e impulsor del primer banco de leche humana en Argentina.

Sager advierte que esta enfermedad, que deja secuelas de por vida e incluso puede provocar la muerte, se puede disminuir considerablemente cuando los bebés consumen leche humana en lugar de leche de fórmula.

Este es uno de los principales objetivos de un banco de leche humana, un centro especializado que se ocupa de las actividades de recolección, procesamiento y control de calidad de la leche humana para su posterior distribución a pacientes con necesidades especiales.

Banco de leche: existe una red nacional para donar

El primer banco de leche humana argentino se creó hace 15 años y funciona en el Hospital San Martín de la ciudad de La Plata. Desde entonces se crearon 8 bancos más, que conforman una red nacional que abarca gran parte del país y está integrada a una red internacional.

La red argentina de bancos de leche hoy tiene puntos en CABA, provincia de Buenos Aires (La Plata y Berazategui), Chaco, Córdoba, Mendoza, Neuquén, Corrientes y Río Negro. Puede ser donante en cualquiera de estos centros una mamá que tenga leche en abundancia y apruebe una serie de condiciones (similares a las requeridas de un donante de sangre).

Para donar leche basta con tener una lactancia establecida. “La mujer puede producir el doble de leche de lo que necesita su bebé. Entonces, simplemente con estar sana y tener ganas de sacarse un poco de leche todos los días, frizarla con una técnica especial y tener a mano los análisis realizados en el embarazo, ya es suficiente”, detalla Gustavo Sager y aclara que las mamás no deben ser fumadoras ni estar tomando medicamentos que estén contraindicados en la lactancia. 

Cómo es la entrega

La leche procesada en estos centros se entrega bajo prescripción médica-nutricional a los bebés internados que no cuentan con leche de su mamá, de manera total o parcial.

Los bancos de leche cuentan con un lactario, que es el lugar donde las mamás se sacan leche que conservan en recipientes estériles para darles después a sus propios hijos. Cada envase lleva una etiqueta que indica el nombre, número consignado en la pulsera, la cantidad de leche extraída, fecha y hora. Y se guarda en el freezer.

Cuando pueden, se extraen un poco más para donar a los bebés que no cuentan con esta posibilidad. Esa leche se suma a la que donan miles de mujeres desde sus domicilios y es pasteurizada bajo un estricto protocolo de procesamiento y control de calidad, antes de llegar a los prematuros.

El paso a paso

El primer paso es determinar la acidez de la leche con el acidímetro. “Si tiene hasta 8 grados Dornic, la pasteurizamos. De 9 en adelante, la descartamos”, precisa Ana Tabuenca, médica neonatóloga  y jefa del banco de leche humana de La Plata

Después se realiza el crematocrito, para calcular la cantidad de calorías que tiene cada muestra. “Si el bebé tiene una infección, tratamos de darle leche baja en grasas porque tiene más poder inmunobiológico. Cuando ya está bien, le damos leche de altas calorías porque solo la necesita para engordar”, explica la especialista.

Para la pasteurización se utilizan envases de borosilicato, un vidrio que resiste el choque térmico entre frío y calor. Se calienta la leche durante 30 minutos a 62 grados y medio y después se enfría rápidamente a 5 grados centígrados sobre cero.

“Ese choque térmico mata al 99,99 % de los gérmenes patógenos. De todas maneras, después de la pasteurización, el bacteriólogo toma dos muestras de cada frasco y hasta que luego de 48 horas no nos dice que está todo bien, la leche no se distribuye, queda en cuarentena”, aclara Tabuenca.

El último de los procesos consiste en fraccionar la leche y preparar las tomas de las próximas 24 horas debajo de una campana de flujo laminar, que impide que los gérmenes del ambiente ingresen al envase en el que recibirá la toma el bebé.

“Queremos que todos los bebés sean alimentados con leche humana, de una manera segura”, asegura la neonatóloga y explica que un bebé de 500 gramos va a tomar, en promedio, unos 50 mililitros en todo el día (empezando con un mililitro cada 6 horas). “Son volúmenes muy chiquitos y, sin embargo, para el bebé es algo tremendo. Por eso toda ayuda que las mamás quieran dar es importante”.

La leche humana no solo es alimento, sino que previene muchas enfermedades. En el caso de los bebés prematuros, complicaciones que pueden llegar a ser fatales.

Por eso los especialistas insisten en que donar leche es donar vida.

¡Compartilo!

En esta nota:

SEGUIR LEYENDO

A los 35 años adoptó a Juani

Mamá monoparental. A los 35 años adoptó a Juani


por Ana Gutiérrez Matus
Congelar óvulos: todo lo que tenés que saber si lo estás considerando

Congelar óvulos: todo lo que tenés que saber si lo estás considerando


por Daniela Chueke Perles
3 recetas con leche materna para darle a tu bebé

3 recetas con leche materna para darle a tu bebé


 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.