Newsletter
Newsletter

Por qué el tarot es una herramienta para nuestro bienestar: 5 claves que deberías conocer

Victoria Arderius, tarotista y coach ontológica, nos cuenta que ambas disciplinas pueden ayudarnos al autoconocimiento. Brinda herramientas para que generen mayor bienestar en nuestras vidas.


Tarot: ¿es cierto que nos ayudan a adivinar nuestro futuro? ¿Cuánto importa eso?

Tarot: ¿es cierto que nos ayudan a adivinar nuestro futuro? ¿Cuánto importa eso? - Créditos: Getty



“La gente cree que predecir el futuro es lo más valioso que puede ofrecer el Tarot, cuando en realidad la verdadera joya que puede entregarnos es el autoconocimiento”, dice Victoria Arderius, tarotista y coach ontológica. Hace 22 años que de trabaja con las cartas: “Las personas suponen que una consulta de Tarot es coser y cantar y la verdad que no es así. Los consultantes revelan las heridas de su corazón y se acercan con problemas bastante graves, por eso decidí estudiar los dos años de Coaching Ontológico, sentí que necesitaba más recursos para acompañar esos procesos”.

¿Qué tienen en común el Tarot con el Coaching Ontológico? Ambos son herramientas de autoconocimiento. “La gran diferencia es que mientras el Tarot describe a través de sus imágenes lo que te pasa, en el Coaching hacemos preguntas poderosas para que la persona reflexione por sí misma. Como siempre usé el Tarot como una máquina de pensar la vida, me resultó muy natural integrar las dos disciplinas en mi mesa de Tarot”, reflexiona la tarotista, quien junto a su grupo El Mundo del Tarot de Facebook, por votación popular, fundaron el “Día Mundial del Taromante”, que festejan desde 2010 cada 22 de noviembre (22/11, dos números “cabalísticos”). 

 

“Así como el quiromante es el que se dedica a la lectura de manos, el taromante es el que lee el Tarot; pero a mí me gusta sentir que también es Tarot amante”, dice Arderius que, en su búsqueda de poner más recursos al servicio del bienestar del consultante, estudió Eneagrama, Psicología Junguiana, interpretación de sueños y coordinación de grupos centrados en la tarea. Dedicada a la docencia desde 2005, en su “Curso de Tarot on line para la vida cotidiana, abrir la intuición sin usar la memoria” propone aprender a hablar con las cartas en cinco meses, integrando todas estas herramientas:

Tarot y coaching: 5 claves para el bienestar

  1. 1

    Podemos identificar el MIEDO en varias cartas de Tarot, pero sobre todo con LA LUNA y con el NUEVE DE ESPADAS. El miedo es una emoción humana orientada a la supervivencia, sirve para protegernos del peligro. Aparece cuando la persona siente que le faltan recursos para enfrentar algo que interpreta como una amenaza.

    Ejercicio: Elegí una cosa que te da miedo y analizala respondiendo los siguientes interrogantes. ¿De verdad me faltan recursos para afrontar? Si así fuera, ¿qué puedo hacer, por un lado para bajar la amenaza y por otro, para aumentar las herramientas? ¿Lo que considero una amenaza, realmente lo es?

  2. 2

    La carta de LA JUSTICIA y el CINCO DE ESPADAS invitan a trabajar el PERDÓN. El RESENTIMIENTO es un estado de ánimo caracterizado por la sensación de que se ha cometido una injusticia y la persona no ha podido hacer su reclamo ni obtener compensación por el daño causado. Por eso secretamente tiene un deseo de venganza.

    Ejercicio: ¿En qué momentos te sentiste así? y si lo superaste, ¿cómo lo hiciste? La ACEPTACIÓN es el estado de ánimo contrario al resentimiento. Vivimos en paz cuando aceptamos las pérdidas que no están en nuestras manos cambiar. Como el resentimiento consiste en volver a sentir la ira original, cuando perdonamos elegimos liberarnos de la amargura y de la intención de vengarnos, del pasado y de la injusticia por la que no pudimos reclamar. Declarar “te perdono” es un acto de liberación personal porque nos permite romper la cadena que nos ata al victimario y nos constituye como su víctima o su esclavo.

    Por otro lado, PEDIR PERDÓN es asumir la responsabilidad de no haber cumplido con una promesa o por haber cometido acciones que dañaron a otra persona. Implica también reparar el daño o compensar al otro.

  3. 3

    De VÍCTIMA a PROTAGONISTA. Una buena consulta de Tarot debería motivar a la acción. El resentimiento hace sentir a la persona VÍCTIMA de una situación. Una víctima es la persona que sufre un daño o perjuicio, que es provocado por una acción u omisión, ya sea por otra persona que no respeta sus derechos humanos, o por alguna causa de fuerza mayor. La carta que la ilustra este rol es el OCHO DE ESPADAS. Sin desconocer que es quien sufre un daño, muchas veces la persona queda inmovilizada en esta posición subjetiva sin tomar las acciones pertinentes. La VÍCTIMA hace cargo de su malestar a alguien más. Se expresa con frases como: "me hacen, yo no puedo, yo no sé, pobre de mí". Y a veces no diferencia si hubo PROMESAS incumplidas o si lo que no se concretaron fueron sus EXPECTATIVAS. En cambio el PROTAGONISTA, que podemos ilustrar con la carta de EL CARRO, asume su parte de responsabilidad en la escena y capitaliza la situación transmutándola en APRENDIZAJE para que eso que sucedió, no se repita.

    Ejercicio: Si sentís que estás en víctima, ¿qué tendrías que hacer para pasar a ser protagonista, el personaje principal de tu historia de vida que no se deja doblegar por los desafíos?  ¿Llamar un abogado? ¿Hacer una denuncia? ¿Cambiar de trabajo? ¿Poner fin a un vínculo?

  4. 4

    ¿Esta CULPA es mía? Cuando con nuestras acciones honramos nuestros valores nos sentimos tranquilos, centrados y coherentes. Por eso la CULPA surge de sentir que hemos transgredido un valor importante para nosotros. 

    Ejercicio: Pensá en algo que te de culpa y pregúntate: ¿El valor transgredido (llegar tarde, no dar algo, estar en pareja sin casarse, abortar, etc.) es realmente un valor propio o proveniente de un mandato familiar o social que no te representa?

  5. 5

    ¿Tengo que… o quiero? Hay varias formas de hacer las cosas. Podemos REACCIONAR con nuestros patrones de conducta habituales y desde la INTERPRETACIÓN que hacemos de lo que sucede o RESPONDER tomando en cuenta los HECHOS, decidiendo lo que queremos hacer. Es interesante darnos cuenta de que hay varias formas de decidir. Una es buscar ser “el bueno de la película”, hacer lo que una madre, una hermana, una amiga, una esposa debería hacer. Y otra, es decidir honrando nuestros valores en función de los objetivos que queremos conseguir. En esta segunda modalidad en lugar de cargar sobre mi espalda con todo lo que TENGO QUE HACER, tomo fuerza y me motivo en acercarme a las metas que QUIERO expresando mi ser en el mundo. Decidir implica elegir lo que voy a hacer desde un lugar de LIBERTAD que me lleva a andar liviano por la vida.

    Ejercicio: preguntarme ¿QUIERO cuidar mi salud/recibirme/trabajar/viajar o TENGO QUE adelgazar/estudiar/progresar/ahorrar?

View post on Instagram
 

Experta consultada Victoria Arderius: la encontrás en Instagram: @victoriaarderius. O en su grupo de taromantes de toda Hispanoamérica en Facebook: El mundo del Tarot de Victoria Arderius. 

Por Andrea Albertano, gentileza para OHLALA!

Las más leídas

Te contamos cuáles son las notas con más vistas esta semana.

¡Compartilo!

En esta nota:

SEGUIR LEYENDO

Cómo despertar a tu diosa interior con ayuda del Tarot

Cómo despertar a tu diosa interior con ayuda del Tarot

cómo elegir tu primer mazo de cartas

Tarot: cómo elegir tu primer mazo de cartas


por Ivonne L'Estrange Wallace

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.