Newsletter
Newsletter

Ellas hablan: la historia de empoderamiento femenino que fue nominada al Oscar

Nominada al Oscar en dos categorías, esta adaptación va más allá de una historia real para hablar de la mujer y su lugar en el mundo. Para nosotras, es un sí rotundo.


Jessie Buckley, una de las grandes protagonistas de Ellas hablan.

Jessie Buckley, una de las grandes protagonistas de Ellas hablan.  - Créditos: Universal Pictures



A pocos días de una nueva entrega de los premios Oscar, llega a las salas locales Ellas hablan, la última de la lista de nominadas a Mejor Película que quedaba por estrenar. Como se dice por ahí, dejaron lo mejor para el final, aunque la historia de Sarah Polley tenga pocas chances de ganar en la categoría principal.

Con un elenco –y equipo técnico– conformado mayoritariamente por mujeres, el drama intenta ir más allá del aspecto específico donde se concentra la trama y nos invita a reflexionar sobre la cuestión femenina: lo que significa ser mujer y nuestro lugar en un mundo, muchas veces, roto. ¿Por qué no te podés perder este relato? Acá te lo contamos.     

¿Cuál es la historia?

Las decisiones de tres generaciones de mujeres menonitas son el centro de esta historia.

Las decisiones de tres generaciones de mujeres menonitas son el centro de esta historia. - Créditos: Universal Pictures

Es 2010 y las mujeres (incluidas las nenas) de una colonia menonita aislada, en algún lugar no especificado, descubren que han sido drogadas y violadas durante años por los hombres de la comunidad. Uno de los atacantes es capturado y termina acusando a los demás, los cuales son arrestados y encarcelados en una ciudad cercana. El resto viaja para supervisar la fianza, dejando a las mujeres solas durante dos días. Este es el tiempo que tienen para decidir cómo proceder: perdonarlos y no hacer nada, quedarse y luchar o abandonar el lugar sin saber muy bien qué les espera en un mundo exterior que le es completamente ajeno. Lo que sigue, como dice su creadora, es “un acto de imaginación femenina”.

Aunque la historia detrás de estos acontecimientos es violenta, la película no lo es. Nunca vemos la violencia que han sufrido las mujeres. Solo vemos breves destellos de las secuelas. En cambio, vemos a una comunidad de mujeres que deben unirse y decidir, en un espacio de tiempo muy corto, cuál será su respuesta colectiva.

Sarah Polley

Razones para mirarla

Abuelas, madres e hijas reflexionan sobre lo que significa ser mujer.

Abuelas, madres e hijas reflexionan sobre lo que significa ser mujer. - Créditos: Universal Pictures

Comparada con muchas de sus competidoras, Ellas hablan es una película chiquita, casi teatral, intimista y despojada de todo artificio. Pero tiene dos pilares fundamentales: un elenco femenino soñado –Rooney Mara, Claire Foy, Jessie Buckley, Judith Ivey, Frances McDormand– y un guion nominado que se merece todos los premios, basado en la novela homónima de Miriam Toews, publicada en 2018. “Cuando leí el libro de Miriam caló hondo en mí, despertando preguntas y reflexiones sobre el mundo en el que vivo, que nunca había articulado. Preguntas sobre el perdón, la fe, los sistemas de poder, el trauma, la sanación, la culpabilidad, la comunidad y la autodeterminación. También me dejó desconcertantemente esperanzada”, cuenta Sarah Polley, actriz devenida en realizadora, muy apegada al circuito independiente.

Imaginé esta película en el ámbito de una fábula. Aunque la historia es específica de una pequeña comunidad religiosa, sentí que necesitaba un gran lienzo, una envergadura épica a través de la cual reflejar la enormidad y universalidad de las preguntas que se plantean en la cinta.

Sarah Polley

Ellas hablan… y deciden

Rooney Mara es una de las voces más desafiantes de la cinta.

Rooney Mara es una de las voces más desafiantes de la cinta. - Créditos: Universal Pictures

Polley reúne a tres generaciones de mujeres, encargadas de definir el futuro de todas las habitantes de su comunidad. En la charla hay opiniones, experiencias y traumas muy diferentes, pero todas tienen como meta principal construir –o, al menos, anhelar– un mundo mejor para ellas y sus hijos. Una vez descartada la primera opción (permanecer y perdonar a los hombres sin hacer nada al respecto), el debate se divide entre quedarse y enfrentarlos o marcharse para siempre. Una discusión que abarca todos los temas femeninos, miedos, frustraciones y deseos. “Quería sentir en cada cuadro el potencial y las posibilidades infinitas que encierra una conversación sobre cómo rehacer un mundo roto”, asegura la directora, que conmueve, moviliza y nos arranca más de una sonrisa incómoda con cada frase que se pronuncia a lo largo de la cinta.

La historia oficial

La autora Miriam Toews, criada en una colonia menonita de Canadá, se inspiró en hechos reales ocurridos entre 2005 y 2009 en la colonia menonita de Manitoba (Bolivia), donde unas cien mujeres y niñas fueron violadas por los hombres y los jóvenes de la misma comunidad, muchos de ellos sus propios familiares. En 2011, un tribunal boliviano condenó a ocho acusados a largas penas de prisión, pero dos años después hubo nuevas denuncias de agresión entre las mujeres de Manitoba.

La clemencia tiene un papel fundamental en la película. Si las mujeres de Ellas hablan deciden no perdonar a los hombres (o aceptar sus disculpas) se exponen a ser obligadas a abandonar la colonia y la subsecuente excomunión, perdiendo el derecho de entrar en el Cielo. Por eso la opción de partir tiene un peso tan importante en las discusiones que se llevan a cabo, así como un replanteo de su fe, el libre albedrío y la conexión con Dios, en un contexto donde las mujeres pueden valer menos que los animales.   

El aliado

Ben Whishaw es la única cara masculina adulta de toda la película.

Ben Whishaw es la única cara masculina adulta de toda la película. - Créditos: Universal Pictures

Ben Whishaw, en el papel de August (escriba de las asambleas), es el único hombre adulto al que le vemos la cara en toda la película. Polley decide contar una historia 100% desde el punto de vista femenino, donde los agresores son un todo sin rostro y los más jovencitos representan una esperanza que debe ser reencauzada a través de la educación. August acaba de regresar a la comunidad tras años de estar alejado, conocer el mundo más allá de la colonia y asistir a la universidad. Su rol es tomar nota y dejar testamento de lo que allí se debate; es un invitado silencioso que empatiza, esa pequeña luz de esperanza que deja en claro que este es un hecho particular y que no todos los hombres son iguales.

¿Dónde la podés ver?

Ellas hablan llega a las salas de cine este jueves 9 de marzo, justo a tiempo para la entrega de los Oscar. Este adelanto es, apenas, una muestra de la brillantez de Sarah, su guion y sus protagonistas.

¡Compartilo!

En esta nota:

SEGUIR LEYENDO

Kaizen: el método japonés que te ayuda a conseguir lo que te propongas

Kaizen: el método japonés que te ayuda a conseguir lo que te propongas


por Mariana Copland
5 frases célebres de Meryl Streep

5 frases célebres de Meryl Streep

14 hábitos de personas disciplinadas para alcanzar el éxito

14 hábitos de personas disciplinadas para alcanzar el éxito


por Laura Gambale
La menstruación afecta los cambios de humor: por qué sucede

La menstruación afecta los cambios de humor: por qué sucede


por Laura Gambale
tapa de revista OHLALA! de mayo con Zoe Gotusso

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.