Newsletter
Newsletter
 • Libros

La mutilación genital femenina, en la nueva novela de Sergio Olguín, Los últimos días de Julio Verne 

El escritor Sergio Olguín acaba de publicar Los últimos días de Julio Verne, de V&R Editoras. Es un policial que se enfoca en la vida del escritor francés. Sin embargo, la protagonista mujer de la ficción atravesó la mutilación genital en su niñez. Es uno de los ejes de la novela.


Sergio Olguín publicó Los últimos días de Julio Verne (V&R Editoras).

Sergio Olguín publicó Los últimos días de Julio Verne (V&R Editoras). - Créditos: Gentileza Alejandra López



Quienes seguimos a Sergio Olguín a través de sus libros -más si somos periodistas- siempre queremos saber cómo está Verónica Rosenthal. “A Verónica recién la dejé en el living de la casa de su padre charlando con un amante; ahí estaba antes de venirme para acá”, dice, en la mesa del bar Cortázar, en Almagro, este escritor que inventó la saga policial que tiene a esa periodista como heroína. 

Pero, esta vez, la protagonista mujer principal de su último libro no es Verónica, sino Leyla. Este es uno de los personajes más atrapantes de la nueva novela de Sergio Olguín, Los últimos días de Julio Verne, editada por V&R Editoras. “V y R, las iniciales de Verónica Rosenthal; pura coincidencia”, dice Olguín y se ríe.  

Si tuviéramos que sintetizar la historia de su último libro, diríamos que transcurre en París, entre fines del siglo XIX y principios del XX. Michel Verne, el hijo de Jules, recibe de su padre, el reconocido escritor de libros como La vuelta al mundo en ochenta días, el pedido de que, a cambio de dinero, se deshaga de un cadáver. Junto con sus amigos El Lobo y Gandolfo, y a su compañera Leyla, la más audaz del grupo, afrontan esa tarea. Todo se complica y empiezan una deriva que pone en riesgo sus propias vidas. Son 400 páginas de una combinación de suspenso, policial, aventura y erotismo.  

Los últimos días de Julio Verne, la novela recién publicada por Sergio Olguín.

Los últimos días de Julio Verne, la novela recién publicada por Sergio Olguín. - Créditos: V&R Editoras

Olguín empezó a tramar este libro hace 20 años, cuando leyó la biografía de Verne que escribió Herbert Lottman, clave para que se apasionara con esta historia. Había demasiadas zonas oscuras en la vida del escritor con el que había hecho Veinte mil leguas de viaje submarino, entre tantas otras aventuras de juventud.  

El escritor, periodista y guionista cuenta que siempre le interesó la literatura francesa; además, lee en ese idioma, así que empezó la pesquisa. Hubo un personaje de la época al que, una vez que descubrió, no dudó en señalarlo como su villano: el doctor Démétrius Zambaco. Eso le cambió todo el libro que tenía en mente. 

La investigación de Olguín también tuvo mucho de búsqueda en librerías y bibliotecas virtuales: las guías de la Francia del siglo XIX y sus mapas le dieron detalles que necesitaba para que sus personajes cobraran vida en un contexto lejano al nuestro.  

Investigó en profundidad y luego se dedicó a la creación. Tal como el escritor aclara en el comienzo del libro, algunos personajes existieron, pero lo que se dice de ellos es en gran parte inventado. El doctor Démétrius Zambaco existió y el informe médico que cita en dos capítulos es una traducción resumida del original publicado en 1882 en la revista francesa de medicina L’ Encéphale. Se titula: “Onanismo con trastornos nerviosos en dos niñas”. 

El libro de Démétrius Zambaco sobre la mutilación de genitales femeninos fue clave en la investigación de Olguín.

El libro de Démétrius Zambaco sobre la mutilación de genitales femeninos fue clave en la investigación de Olguín. - Créditos: Gentileza Sergio Olguín

Cuando Olguín conoció la historia del médico descubrió que el informe se había publicado como libro y había un ejemplar en una librería francesa de usados. Lo pidió, lo leyó y supo que ese sería su villano, aunque en la realidad no había estado vinculado a Verne. 

“El informe contaba que, a dos nenas muy pequeñas, les había aplicado la ablación de clítoris. Se contaba que supuestamente estas nenas sufrían de onanismo y él a pedido de su padre las había curado quemándoles sus órganos sexuales femeninos”, relata. “Me pareció que era un gran personaje de novela. Ahí cambió la trama que tenía en mente y empezó a inventarle a su villano una historia de enfrentamiento con Julio Verne”.  

Leyla y su hermana son, en la ficción, esas nenas que, con 8 y 10 años, fueron torturadas como parte de un tratamiento que en la Francia del siglo XIX se aceptaba como la “cura” para la masturbación.  

“Cuando construí el personaje de Leyla, que es adulta, y es la protagonista femenina del libro, lo que no quería era que fuera una víctima. La hermana entra en un estado de demencia que la lleva al psiquiátrico, pero Leyla intenta una vida normal”, cuenta Olguín. “Obviamente que está cargada de miedo, de fantasmas, de obsesiones, que hace que la trama tome la forma de un policial y que Leyla se plantee la venganza de todo eso, pero intenta ser una persona plena, pese a todo”.  

En contraposición, su hermana no puede salir de ese trauma infantil. “Porque cuando se vive una experiencia tan traumática no siempre podés salir. Una pudo llevar una vida adelante y la otra entró en la locura”. 

Por eso Leyla transita la novela, llena de obstáculos por salvar, y lo logra: llega a ser una mujer que, pese a su niñez de horror, se sobrepone y arma su vida con la fortaleza de quien lucha por lo que quiere y lo que no, de quien explora en los terrenos del deseo. Es alguien que puede bailar sobre sus propios escombros. “Y es tan hermoso poder bailar...”, dice. Ella logra ser bailarina profesional: trabaja en el Théatre Olympia, como una de las bailarinas principales. 

La mutilación femenina se hace aún hoy

Desde 2012, la Organización de Naciones Unidas, fijó un día - el 6 de febrero- para conmemorar el Día Internacional de Tolerancia Cero contra la Mutilación Genital Femenina, una violación a los derechos humanos que suele ejecutarse contra las niñas mientras son infantes o adolescentes. Son procedimientos que dañan o alteran los órganos genitales femeninos con objeto de eliminar el placer sexual. 

Estas prácticas, que son parte de las desigualdades de género, aún se realizan hoy, sobre todo en África y Oriente Medio. Más de 230 millones de niñas y mujeres vivas actualmente han sufrido mutilación genital, según un informe de este año de Unicef. 

Olguín trae nuevamente al villano de su novela y aporta un dato real de la biografía, que, incluso, está citado como epígrafe en Los últimos días de Julio Verne. Zambaco publicó un libro sobre los eunucos en Egipto y dice: “Se practicaba una cauterización con hierro candente al rojo vivo. Podemos imaginar cuáles eran los sufrimientos soportados por estos desgraciados niños varones, torturados con métodos dignos de la inquisición”. Y Olguín pregunta: “¿Un varón sí sufre? ¿Una mujer no? ¿Si a un hombre le quitan la posibilidad de tener goce sexual es terrible, pero si se lo quitan a una mujer es parte de un tratamiento médico?”.  

El escritor suma: “Me parece que se mantuvo muy presente toda la convención de que se podía hacer esto con las mujeres, hasta que se conoce la sexología como parte de la medicina contemporánea. Zambaco es anterior a todo eso y tiene una mirada muy salvaje para nuestros ojos”. Y apunta: “Que, en esa época, en Francia, fuera un tratamiento que se podía llegar a hacer nos muestra que no está tan lejos de nuestra cultura, no es algo que sólo suceda en países del África: en uno de los hospitales franceses que hoy sigue funcionando (ya no con esas prácticas) se mutilaban mujeres”. 

 

Con la publicación de este libro Olguín cierra una etapa de 20 años: empezó el proyecto en 2003-2004. En ese lapso y hasta hoy publicó novelas juveniles, como El equipo de sus sueños, Springfield, Boris y las mascotas mutantes; nació la saga de Verónica Rosenthal, hasta ahora formada por las novelas La fragilidad de los cuerpos, Las extranjeras, No hay amores felices y La mejor enemiga. Publicó, también 1982, una novela sobre Malvinas, entre otros.  

“Los últimos días de Julio Verne me dejó la dulce sensación de que, si quiero, puedo escribir novelas de época. Y me gustaría escribir otra”, se desafía. Sigue leyendo literatura francesa del siglo XIX.   

Pero, por ahora, puede adelantar que lo próximo será una novela de la saga de Verónica Rosenthal. "Sigo hablando de Jules Verne y en mi cabeza está Verónica”, dice.  

“¿Qué estás leyendo?”. Es casi el final de la conversación. “Estoy releyendo Cumbres borrascosas”, dice. “Que es la novela que está leyendo Verónica Rosenthal. La estamos leyendo juntos”. Se ríe y es la despedida.  

Sergio Olguín, en la Feria del Libro

- 29 de abril, 18 hs: presentación del podcast Le voci di fuori en el stand del Instituto Italiano de cultura.

- 3 de mayo 17 hs: homenaje a Fontanarrosa, en el stand del diario Clarín.

- 5 de mayo entre las 16 y 17 hs: firma ejemplares de Los últimos días de Julio Verne en el stand de V&R Editoras.

- 5 de mayo 18 hs: "Construyendo Personajes Inolvidables en la Novela Negra”. Conversan Sergio Olguín y Juan Sasturain.

- 10 de mayo 17.30 hs: presentación del nuevo libro de la editora alemana Michi Strausfeld.

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

5 libros increíbles que exploran la maternidad desde diferentes ángulos

5 libros increíbles que exploran la maternidad desde diferentes ángulos


por Sole Venesio
tapa de revista OHLALA! de mayo con Zoe Gotusso

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.