Neurociencias: ¿cómo aprovechar nuestras 7 inteligencias?

El cerebro humano tiene dos hemisferios, con funciones bien diferentes. Y existen 7 tipos de inteligencias que deberíamos explorar para las distintas situaciones. ¿Ya las conocés?




El cerebro humano está formado por dos hemisferios diferentes que se encuentran unidos entre sí por millones de fibras nerviosas, el cuerpo calloso. Aunque los dos hemisferios son bastante parecidos, cumplen funciones diferentes y poseen distintas formas de trabajo.

Te lo contamos sintéticamente: el hemisferio derecho es el de la creatividad, de la invención, el que se relaciona con la expresión no verbal, de la imaginación. Esta parte del cerebro se especializa en la percepción global, como un todo.

Al usar esta parte del cerebro se unen cosas, es holístico e intuitivo, piensa en imágenes y ayuda a expresar sentimientos. Tiene capacidad de imaginación, de fantasía, espacial y de percepción. Está interesado en las relaciones y se especializa en lo visuo-espacial, reconoce melodías musicales. Cuando comprendés cosas utilizando este hemisferio, generalmente sucede lo que se llama “insight”, “de pronto” entendiste, te iluminaste.

Este hemisferio utiliza un modo de pensamiento divergente: crea una diversidad y un montón de ideas novedosas, más allá de los patrones convencionales.

El hemisferio izquierdo está más relacionado con lo verbal y con lo lógico-matemático. Con este hemisferio del cerebro se comprende la información teórica, se pueden hacer cálculos, trabaja secuencialmente y realiza análisis de forma lineal, utilizando la lógica.

Este hemisferio abstrae, cuenta, mide el tiempo, planea los procesos paso a paso, verbaliza, piensa en palabras y en números, es decir, contiene la capacidad para las matemáticas y para leer y escribir. Utiliza una forma de pensamiento convergente: consigue información nueva y, al usar datos ya disponibles, forma nuevas redes de ideas o datos.

¿Cuándo usar cada uno?

En el momento de tomar una decisión es conveniente poder utilizar ambos hemisferios cerebrales: poder divergir en los pensamientos y poder converger (es decir, pensar) con los dos hemisferios. Cuando una idea pasa por ambos hemisferios cerebrales es más fácil poder visualizarla, sentirla, vivirla, pero también planearla, ponerle objetivos, dividirla en partes para cumplirla.

Moliere, escritor, dramaturgo y poeta francés, cuando se encontraba estancado en una idea, y necesitaba avanzar desde otro lugar, o simplemente salir del estancamiento, tenía una técnica llamada “la mirada del profano”. La idea de esta técnica es encontrar una persona que no tenga nada que ver y, hasta tal vez no conozca mucho sobre el tema que estás trabajando, puede ser un niño, alguien de una profesión opuesta, una persona mayor. La idea es presentarle el objetivo y que él plantee su forma de llegar al mismo, de esta técnica pueden surgir muchas ideas interesantes.

Hay 7 inteligencias: ¿cómo usarlas a todas?

No hay un solo tipo de inteligencia. Según el estudio de Howard Gardner, en la Universidad de Harvard, hay 7 tipos de inteligencias diferentes: inteligencia lógico-matemática, verbal-lingüística, inteligencia intrapersonal, interpersonal, visual-espacial, musical-rítmica, corporal-kinestésica.

Los dos primeros tipos de inteligencia son los más conocidos, ya que en ellos está basada la mayoría de los sistemas educativos, sino también nuestro concepto de si somos o no inteligentes (y, por eso, muchas veces también nuestra autoestima).

  • La inteligencia lógico-matemática se relaciona con la habilidad para ejecutar cálculos, tener pensamiento lógico y capacidad de abstraer.

  • La inteligencia verbal-lingüística se relaciona con la facilidad para la expresión oral y escrita, y con la comprensión de textos.

  • La inteligencia intrapersonal se refiere a la capacidad de poder hacer una autoevaluación, autoconocerse, ver nuestras potencialidades y limitaciones.

  • La inteligencia interpersonal es la que está relacionada con la capacidad de empatizar, de poder tener comunicación con otro, de llevar adelante un buen liderazgo.

  • La inteligencia visuo-espacial está relacionada con la capacidad de orientación, de imaginación, de dibujar y diseñar, con la lectura de mapas y la memoria visual.

  • La inteligencia musical-rítmica es la relacionada con los sonidos, tonos, la capacidad de ejecutar y crear música.

  • La inteligencia corporal-kinestésica es la que se refiere a la capacidad de articular el cuerpo y la mente para lograr un mejor desarrollo del desempeño físico.

Cuando llega el momento de actuar para poder concretar tus sueños es conveniente saber qué tipo de inteligencia es necesaria para poder trabajar mejor en la consecución de tu objetivo. La siguiente pregunta que es bueno hacerse a uno mismo es: ¿en qué grado poseés ese tipo de inteligencia? Y pensar en estrategias para desarrollarla o en quiénes de tu red de contacto podés ver que claramente la tienen como para aprender o trabajar junto a ellos

Experto consultado: Dr. en Psicología Flavio Calvo. Docente, tallerista y autor del libro Mejores decisiones

¡Compartilo!

En esta nota:

SEGUIR LEYENDO

Ideas originales. 10 ideas para potenciar tu creatividad


por Nathalie Jarast

8 claves para lograrlo. Cómo transformar tu tiempo libre o en algo productivo

. El poder de las palabras (o el libro de neurociencias que todos deberíamos leer)


por Euge Castagnino

Potenciá tu cerebro.  3 emociones positivas para cultivar el bienestar


NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.