Newsletter
Newsletter
 • FINANZAS

Incertidumbre económica: ¿qué hacer con los pesos?

Tras el resultado de las PASO, ¿cuál es el estado de situación? ¿Qué pasa con nuestros pesos?


Impacto económico electoral: ¿qué hacer con los pesos?

Impacto económico electoral: ¿qué hacer con los pesos? - Créditos: Archivo LN



Diversas emociones inundaron el país tras los resultados de las recientes PASO, que dejaron a Javier Milei como el candidato presidencial más votado. También, las elecciones fueron una demostración de que las encuestas fueron ineficaces. A grandes rasgos, son detectados dos grupos prominentes.

Por un lado, están aquellos llenos de entusiasmo, optimismo e ilusiones acerca de un posible cambio drástico en el país, lo cual no necesariamente implica claridad respecto de cómo será materializado exactamente. Por otro lado, tenemos a otro grupo invadido por el miedo, la angustia y la frustración ante la perspectiva de un futuro sombrío, aunque quizás con un atisbo de esperanza de que octubre les traiga sorpresas positivas.

Sin importar cuál sea nuestra posición individual, está claro que una creciente inquietud nos une a todos: la incertidumbre sobre las decisiones financieras más acertadas a tomar en este momento crucial. Y la certeza de que, ocurra lo que ocurra en las elecciones presidenciales, hay que estar preparadas para cuatro años que serán, cuanto menos, muy desafiantes.

¿Qué esperar de aquí en más?

Lo primero es reconocer que las PASO, en lugar de proporcionar claridad, nos dejaron una incertidumbre exacerbada, tal vez en niveles que ni siquiera imaginábamos posibles.

¿Por qué? Porque cualquiera de los tres principales frentes (La Libertad Avanza, Juntos por el Cambio y Unión por la Patria) podría ascender al poder. Además, el candidato más liberal, independientemente de nuestra afinidad con sus propuestas, sigue siendo una incógnita. Por ejemplo, ha manifestado repetidamente su intención de dolarizar la economía y eliminar el Banco Central. No obstante, las tácticas con las que alcanzaría tales objetivos siguen siendo un interrogante.

El resultado de esta situación es una volatilidad creciente en los mercados financieros. Para aquellas personas que no están directamente involucradas en inversiones bursátiles, basta con observar el valor del dólar paralelo cada hora para sorprenderse por las fluctuaciones en un escaso período de tiempo. Pero adicionalmente, sin adentrarnos en un mercado que se maneja por fuera de la legalidad, todo parece indicar que nos dirigimos hacia una inflación acelerada antes de que termine el año.

La devaluación inevitablemente se traduce en aumentos de precios, y a esto se le suma un esperable aumento en la emisión monetaria para cubrir los gastos gubernamentales, que parece ser la última carta que se juega para el oficialismo de modo de revertir un resultado desfavorable antes de octubre.

¿Qué estrategias adoptar?

Frente a este panorama, a menos que busquemos adoptar una posición especulativa, lo más prudente es evitar decisiones financieras impulsivas y, en cambio, adoptar una actitud cauta y conservadora. Esto significa, por ejemplo, no convalidar cualquier precio del dólar. Pareciera a veces que cuanto más caro más nos atrae. Siempre es preferible buscar la opción más económica.

El Gobierno incrementó el tipo de cambio oficial en más del 20% en un solo día, situándolo en alrededor de $366. A este valor se deben sumar un 30% correspondiente al impuesto PAIS y un 45% como adelanto del impuesto a las Ganancias. En consecuencia, el valor total se acerca a los $641. No obstante, este precio se encuentra aproximadamente un 12% por debajo del mercado paralelo.

Otra alternativa es el dólar MEP (o dólar bolsa), cuyo precio ($668), aunque superior al dólar solidario, permite adquirir hasta 30 mil dólares semanales aproximadamente, considerablemente por encima del límite de $200 mensuales. Además, al comprar dólares de manera legal, se puede invertir este dinero para generar intereses, en lugar de dejarlo juntando polvo bajo el colchón perdiendo valor.

Por otra parte, es esencial recordar que no todo es blanco o negro. Aunque sin dudas mantener una porción de nuestros ahorros en moneda extranjera es prudente durante un año electoral, lo recomendable es no poner todos los huevos en la misma canasta. En esta línea, hay que destacar que la tasa de interés ofrecida por el plazo fijo ha aumentado significativamente esta semana. La Tasa Efectiva Anual (considerando la reinversión de capital e intereses cada 30 días) se encuentra actualmente en un 208,4%. Un porcentaje que en principio parecería (y rogamos que así sea) mucho más bajo de la inflación esperada para los próximos 12 meses.

Finalmente, numerosos expertos financieros están instando a utilizar la tarjeta de crédito en cuotas. Más allá de que las ventajas de aprovechar las cuotas sin interés en un país con una inflación de más del 100% no son una novedad, es crucial proceder con cautela en este aspecto. Primero que muchos precios ya fueron remarcados la semana pasada, ante la especulación con una posible suba del dólar pos-PASO. 

Y, segundo, no deja de tratarse de una decisión cortoplacista. Es decir, corremos riesgo de ceder ante la tentación de gastar debido a la sensación de que los pesos "queman" en las manos. Pero, a pesar de que el consumo puede parecer atractivo a corto plazo, precisamente debido a la incertidumbre económica ya característica de nuestro país, lo más sabio es desde hoy mismo tomar decisiones de ahorro e inversión que aseguren tu bienestar financiero futuro. Porque si algo quedó claro es que no podemos dejarlo en manos de nadie más, mucho menos del político de turno.

Las más leídas

Te contamos cuáles son las notas con más vistas esta semana.

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

Esto es lo que podés deducir del Impuesto a las Ganancias para pagar menos: cómo hacerlo


por Luciana Osacar

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.