Newsletter
Newsletter

8M: ¿cuáles son las deudas y desafíos de la agenda de género hoy?

Hoy es el Día Internacional de la Mujer y por eso, nos propusimos repasar cuáles son los temas pendientes en la agenda de género de nuestro país. Que sea una jornada para concientizarnos y seguir luchando por más derechos e igualdad para las mujeres.


.

. - Créditos: Flor Gutman



Como cada 8M, la fecha del calendario nos invita a reflexionar, especialmente sobre esos temas en los que todavía existe una brecha en cuanto a la igualdad de derechos y oportunidades. También es un momento para repensar nuestra percepción sobre el concepto de violencia de género. A veces puede ser algo que tardamos en entender, pero la realidad es que las mujeres, desde que nacemos, estamos atravesadas por ella. Por ejemplo, cuando somos niñas y queremos vestirnos de una determinada manera y no nos dejan porque no es “femenino” o cuando queremos jugar a algo y nos dicen que no porque “es de varón”, o sea, esto ocurre desde el momento en que alguien nos dice qué es lo que podemos y lo que no podemos hacer, sentir y pensar. ¿Pasa menos que antes? Sí, es verdad. ¿Pero todavía nos falta mucho? También es verdad.

Por eso es clave destacar que la violencia de género va mucho más allá de los femicidios –que es el reclamo principal de las movilizaciones del colectivo #NiUnaMenos–, está presente a lo largo de nuestras vidas como mujeres, tanto en las familias y en los discursos como en las diversas instituciones y ámbitos por donde transitamos. ¿Cuál es el estado de situación de la lucha por nuestros derechos según los diversos aspectos en que la violencia de género impacta en nosotras? ¿Por qué desafíos debemos seguir luchando?

1. CORPORALIDAD Y EXIGENCIAS ESTÉTICAS

Probablemente, todas sufrimos alguna observación o crítica sobre nuestro cuerpo de personas a las que jamás les pedimos opinión. La consecuencia es que, a partir de estos discursos y exigencias respecto de nuestra apariencia, muchas veces nos cuesta considerarnos sujetos de deseo, de aceptación, de amor y autoestima. Ojo, no es que al varón no le suceda, el tema es que en su proceso de socialización ellos aprenden a vivir una libertad que, en general, nosotras todavía no tenemos. Al varón se le permiten y habilitan otras cosas, y si bien esto está cambiando con las nuevas generaciones, sabemos que es y será una lucha constante. 

2. PARTICIPACIÓN EN EL TRABAJO Y TAREAS DE CUIDADO

En Argentina hace 15 años que no varía la proporción de mujeres que participan en el mercado laboral. ¿Qué pasa con ellas? No buscan trabajo o no están incluidas en trabajos formales porque no pueden: hacen tareas de cuidado (trabajo no remunerado). La forma de achicar esa brecha será generando un sistema de cuidados integral que acompañe a las familias con hijos. Mientras tanto, es muy difícil que la mujer pueda salir a trabajar de la misma manera o con la misma libertad que lo hace un hombre. Necesitamos cambiar el paradigma que dice que quienes cuidamos somos las mujeres y que cuando el varón lo hace es porque “ayuda” o “colabora”. 

3. DISCURSOS SOBRE MATERNIDAD

Es importante centrarnos en cómo varía la inserción laboral de las mujeres con hijos respecto a los varones con hijos y, además, cómo se asocia ser mujer con ser madre y eso tiñe todo en el ámbito laboral. Además, los discursos alrededor de la maternidad afectan a todas las mujeres, quieran ser madres o no, porque no importa tu realidad o lo que elijas, la persona que mira, mira siempre con ese filtro. Así deduce que en algún momento de nuestra vida ese deseo “florecerá” y, supuestamente, perderemos el interés en lo profesional, bajará nuestro rendimiento y terminaremos siendo un problema. Cuando las tareas de crianza y cuidado de las infancias estén centradas en el concepto de corresponsabilidad y no recaigan solo en nosotras, los sentidos y mandatos asociados al binomio mujer = madre irán cayendo. 

4. VIOLENCIA DE GÉNERO Y MACHISTA

Estamos inmersas en entornos donde la violencia de género es cotidiana. En los mensajes que recibimos, en los libros que leemos, las canciones que escuchamos... Entonces, una de las deudas es encontrar espacios masivos en donde las masculinidades puedan repensarse. Que el hombre común logre resignificar cómo construir sus masculinidades lejos de la violencia, los mandatos y los estereotipos. 

5. JUSTICIA CON PERSPECTIVA DE GÉNERO

Otra gran deuda es que la justicia cuente con perspectiva de género. Que no tengamos que pedirlo, sino que suceda por default; esto es justamente el objetivo de la Ley Micaela, que fue promulgada el 10 de enero de 2019. Establece la capacitación obligatoria en género y violencia de género para todos los funcionarios de los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial de la Nación. También la Justicia debe entender cuáles son las desigualdades estructurales que nos atraviesan a las mujeres y disidencias, para que al momento de juzgar lo hagan entendiendo los contextos. 

Más desafíos para encarar la lucha

  • Promover la corresponsabilidad institucional y la transformación cultural: legislar sobre estos temas o impulsar la transformación cultural, sino que es un tema que nos afecta a todos y a todas. En los sindicatos, las empresas, las ONG, los organismos internacionales y en todos los espacios debería haber compromiso con la agenda de género. Y si como sociedad no nos terminamos de apropiar del concepto de equidad de género, cualquier avance siempre podrá volver para atrás. 

  • Trabajar sobre los mandatos: esos que llevamos debajo de la piel, para concebir la posibilidad de nuevos discursos y modos de actuar.   

  • Saber que estamos en un tiempo de transiciones: leyes como la Ley Micaela, la de Educación Sexual Integral (ESI) y la de interrupción voluntaria del embarazo nos obligan a reflexionar sobre cosas que tal vez individualmente no haríamos. El desafío está entonces en saber que lo característico de esta época es que convive todo: las nuevas leyes que amplían derechos, las viejas estructuras, las nuevas generaciones que llevan adelante los temas de agenda, con otros grupos que se oponen. 

EN NÚMEROS

  • 51,8% fue la tasa de actividad laboral de mujeres en 2022, mientras que la de varones fue del 70,3%.

  • 328 fueron los femicidios y travesticidios en 2022 y 25 en lo que va del 2023.

  • 29 infancias fueron asesinadas en femicidios durante 2022.

  • 28,1% es la diferencia entre el salario de varones y el de mujeres. Nosotras ganamos menos, obvio.

UNA FECHA EMBLEMA

Por Marisol Andres. Coordinadora de Comunicación de Grow - Género y Trabajo. 

El 8 de marzo quedó instaurado en 1975 como el Día internacional de la Mujer Trabajadora para reflexionar sobre la situación de las mujeres en el ámbito del trabajo en todos los países del mundo. Sin embargo, a lo largo de los años, la fecha fue perdiendo su intención original y se terminó convirtiendo en un día en el que se felicitaba a las mujeres mientras se les regalaba chocolates, flores y descuentos en productos estéticos o del hogar. Así, quedaba invisibilizado un aspecto central de la efeméride: la conmemoración de una larga tradición de luchas por la conquista de derechos –especialmente laborales– que, a lo largo de los siglos, han liderado las mujeres y disidencias en el mundo.

En este sentido, los reclamos actuales por el acceso al trabajo decente y libre de violencias, así como también por las mismas oportunidades de desarrollo profesional que sus pares varones, se entrelazan con demandas históricas como las de las trabajadoras textiles que en 1857 y 1867 pararon en Estados Unidos para reclamar mejores condiciones laborales. En los últimos años, hemos visto cómo las organizaciones empleadoras han comenzado a llenar de contenido el 8M, promoviendo acciones para reflexionar sobre las deudas que todavía persisten y asumiendo un mayor compromiso con ellas. La transformación cultural, política y económica necesaria para vivir en un mundo más equitativo requiere acciones concretas y sostenidas en el tiempo que involucre a todas y todos.
 

Experta consultada 
Georgina Sticco 
Cofundadora y directora de Grow - Género y Trabajo. 
www.generoytrabajo.com.

¡Compartilo!

En esta nota:

SEGUIR LEYENDO

¿Qué pasó con el caso de Chiara Páez, que inició el Ni Una Menos?

¿Qué pasó con el caso de Chiara Páez, que inició el Ni Una Menos?


por Nathalie Jarast y Laura Gambale
8M: qué significa el doodle que le dedicó Google al Día de la Mujer

8M: qué significa el doodle que le dedicó Google al Día de la Mujer


por Cristian Phoyú
Cambio de reglas 🙌🏻 Cómo este año la Academia eligió las Mejores películas

Cambio de reglas 🙌🏻 Cómo este año la Academia eligió las Mejores películas


por Georgina Sticco
Tapa para OHLALÁ! de junio con Stephie Demner

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.