Newsletter
Newsletter

Día del Yaguareté: acciones para proteger a esta especie en peligro de extinción

En el Día Internacional del Yaguareté te acercamos una guía para saber qué podemos hacer por su supervivencia.


El yaguareté está en peligro de extinción.

El yaguareté está en peligro de extinción. - Créditos: Getty.



Sabemos que el oso polar está en peligro debido a nuestras actividades. Identificamos al león como gran felino gracias a la película infantil. Vimos a los koalas expuestos a los incendios del otro lado del mundo. Pero ¿conocemos cuáles son las especies de nuestro territorio que también merecen nuestra atención y nuestro cuidado? En esta nota te invitamos a comenzar por una, y no una menor: el yaguareté.

En el Día Internacional del Yaguareté recordamos que recientemente el “gran gato” llegó a los titulares en Argentina por dos motivos en paralelo. Por un lado, por una evidencia de su crítica situación: solo en el Gran Chaco argentino quedan 20 ejemplares. Por otro, por una esperanza para la especie: nacieron dos cachorros en estado silvestre en el Parque Nacional Iberá. Los expertos coinciden en que lo primero que tenemos que hacer por el yaguareté es informarnos sobre su importancia para los ecosistemas, las amenazas que lo ponen en peligro y las acciones que se requiere impulsar para su conservación.

Deforestación en Chaco

Deforestación en Chaco - Créditos: Greenpeace y Fundación Rewilding Argentina

Un felino en peligro

La Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN) califica su estatus en todo el continente como “casi amenazado”, a un paso de “vulnerable”, a dos de “en peligro”.Complementa eso con un dato que enciende la alarma: la población del yaguareté está descendiendo, mucho. Se estima que el yaguareté ha sido erradicado de casi el 50% de su rango histórico. Hoy, solo ocupa entre un 10 y un 15% de la distribución original que lo ubicaba ampliamente por el continente americano. En Estados Unidos se han identificado algunos machos en solitario y dispersos, pero no se ha visto ninguna hembra durante casi 100 años. En El Salvador y Uruguay, la especie está extinta en estado silvestre, los únicos yaguaretés que viven allí están en cautiverio. La situación de este enorme animal en Argentina es crítica.  

El Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible lo clasifica en peligro crítico de extinción. Sí, está en rojo. ¿Por qué? En los últimos 20 años, su población se redujo en un 80%. Durante los últimos dos siglos, la especie ha sufrido una reducción de su distribución en el país de más del 95%. Hoy el yaguareté intenta subsistir en menos de 85.000 kilómetros cuadrados en las ecorregiones de las Yungas, el Chaco y la Selva Paranaense. Se estima que a lo largo del territorio argentino habitan entre unos 200 y 300 individuos. Si ponemos el foco en la zona del Gran Chaco (Chaco, Formosa, Salta y Santiago del Estero), la situación es más preocupante: los últimos monitoreos con recurrencia de huellas y con avistaje permiten estimar que quedan 20 ejemplares. Sí, lo que leés: solo 20.   

Yaguareté: las principales amenazas

¿Por qué estas cifras? ¿Por qué la población del yaguareté disminuyó tanto? ¿Por qué continúa la tendencia en descenso? Profundicemos en las principales amenazas que hoy ponen en peligro a esta magnífica especie. Spoiler: son todas actividades humanas.  

  • Pérdida, destrucción y fragmentación de su hábitat natural. La desforestación, el desmonte, el avance de la frontera agrícola-ganadera están deteriorando esos ecosistemas vitales en los que el yaguareté habita. Todo esto hace que el animal pierda esas grandes superficies de tierra que necesita para vivir. En pocas palabras, que pierda su hogar./p>

  • Disminución de sus presas. Algunos de los animales de los que se alimenta están también desapareciendo producto de actividades humanas. Tal es el caso del pecarí, producto de la cacería furtiva y de enfermedades. Esto afecta directamente al yaguareté reduciendo su capacidad de supervivencia y reproducción.

  • Conflictos con el ser humano. Lo antes mencionado incide en que el yaguareté –animal muy territorial– comience a aproximarse a aquellos espacios con ganado vacuno. Esto hace que los productores los vean como una amenaza para su producción y lleguen a matarlos para proteger su fauna doméstica.

  • Caza furtiva. El pelaje hace del yaguareté un atractivo para las personas que cazan ilegalmente fauna silvestre. En Argentina, la caza del yaguareté está prohibida, pero la normativa y la penalización no son aún suficientes para que esta actividad desaparezca de este listado de amenazas.

  • Atropellamiento en rutas. La falta de obediencia a la señalización en las rutas localizadas en territorio del yaguareté muchas veces significa el atropellamiento mortal de ejemplares. Esto también se produce en áreas donde la población del yaguareté ha crecido, como en Misiones, y frecuenta más el cruce de rutas.;

Lo malo de este punteo de amenazas es que son todas actividades humanas. Es decir, nosotros somos responsables del estado crítico del yaguareté. Lo bueno es que de nosotros también depende modificar esta situación. Y hay mucho que podemos (debemos) hacer.

Un felino por el que debemos actuar

El estado de alerta en el que se encuentra el yaguareté en Argentina es tal que, para despertar conciencia sobre la importancia de su cuidado, desde 2001 se lo considera Patrimonio Natural Nacional. Con ello como símbolo, en la práctica hay un montón de acciones que se deben emprender, cuanto antes, para garantizar la supervivencia de esta especie tan valiosa.

Una de las más importantes es terminar con la desforestación y el desmonte. La Ley de Bosques no ha sido suficiente para combatir estas actividades tan negativas para el hábitat del yaguareté. Concluir con estas acciones y garantizar la protección de los ecosistemas donde vive es de suma importancia, no solo para el yaguareté en particular, sino para toda la vida en general, incluyendo la nuestra. Con esto en mente y en nombre de los 20 ejemplares que quedan en territorio argentino del Gran Chaco, la organización ambientalista Greenpeace presentó en 2019 un amparo con medida cautelar contra los gobiernos de Chaco, Formosa, Salta y Santiago del Estero y el Gobierno nacional para terminar con el desmonte en la región entendiendo que, si bien el yaguareté está protegido como especie, lo que no se penaliza aún es la destrucción de su hábitat. El reclamo es que se garantice la desforestación cero en el hábitat del yaguareté. Conociendo los extensos tiempos de la Justicia, se presentó un principio precautorio para que, al menos por el momento, se suspendan autorizaciones de desmontes. El caso es uno de los cuatro elegidos por la Corte Suprema para tratarse en los próximos meses. De fallar a favor, sería un hito.

Otro punto clave es educar a la población local, así como evitar, combatir y penalizar la caza ilegal: esto implica hacer cumplir la normativa vigente e incluso promover nuevas herramientas legales que acompañen la defensa del felino. Esto incluye también avisar a las autoridades ante la presencia próxima de yaguaretés y denunciar hechos de caza. Y las acciones anteriores se complementan con aquellas que trabajan en la conversación de la especie: en Argentina, el Plan Nacional de Conservación del Yaguareté involucra a las distintas jurisdicciones para mantener las poblaciones saludables, cuidar su hábitat, implementar estrategias de reproducción de la especie, controlar la caza furtiva y proveer educación ambiental.

Una luz de esperanza

Arandu y Jasy son los protagonistas históricos del momento. Son los primeros individuos de yaguareté concebidos y nacidos en libertad en el Parque Nacional Iberá, en Corrientes. Y ello es un hito porque es la primera vez en 70 años que ocurre. Esto es el resultado de un trabajo conjunto entre la Administración de Parques Nacionales y la Fundación Rewilding Argentina para reintroducir al yaguareté en Corrientes. La especie se extinguió de la provincia a mediados del siglo XX. Ante ello, en 2015 comenzó a funcionar el Centro de Reintroducción de Yaguareté, en el que se busca generar yaguaretés –nacidos allí o provenientes de otros lugares silvestres– con las características necesarias para que luego puedan ser liberados. Arandu y Jasy son los hijos de Arami, una de los individuos nacidos en el centro y que comenzó a vivir en libertad en el Parque Nacional en 2021.

Reintroducir una especie no es algo que se haga así nomás de un día para otro. Antes de iniciar tan complejo trabajo, es necesario constatar que la especie esté extinta en ese territorio para evitar conflictos con otros ejemplares. Recordá: el yaguareté es un animal muy territorial y los machos pueden competir entre sí por territorio. Luego, hay que asegurarse de que en ese lugar donde se reintroducirá la especie haya disponibilidad de presas. En otras palabras: que estén los animales de los cuales el yaguareté se alimenta. Por último y no menos importante, hay que confirmar que las causas que llevaron a la extinción de la especie se hayan resuelto o estén controladas. Solo así la reintroducción de la especie, que es un trabajo costoso que lleva mucho tiempo, será exitosa. Esto evidencia que es clave que, a la par que se trabaja en la reintroducción de la especie, se incremente la labor en esas acciones antes mencionadas para proteger el yaguareté.

Expertos consultados: Hernán Giardini, coordinador de la campaña de Bosques de Greenpeace Argentina; Manuel Jaramillo, director ejecutivo de la Fundación Vida Silvestre Argentina; Pablo Berrozpe, director técnico de conservación y Mariana Raño, analista de conservación de la Dirección Regional NEA, de la Administración de Parques Nacionales. 

Datos: National Geographic; Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible y Sociedad Argentina para el Estudio de los Mamíferos (SAREM); Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN). 

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

¿Por qué el 5 de junio se celebra el Día Mundial del Medioambiente?

¿Por qué el 5 de junio se celebra el Día Mundial del Medioambiente?


por Redacción OHLALÁ!
Tapa para OHLALÁ! de junio con Stephie Demner

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.