Newsletter
Newsletter

Destetar: la angustia de las madres de la que nadie habla

La culpa es algunos de los sentimientos que afloran a la hora de destetar. Este proceso puede ser vivido como una experiencia de gratitud, según los especialistas. Esta es la Semana Mundial de la Lactancia.


Destetar: cómo enfrentar esta etapa que despierta ciertos miedos

Destetar: cómo enfrentar esta etapa que despierta ciertos miedos - Créditos: Getty



No existe un “momento ideal” para destetar a un hijo, coinciden los especialistas. Es un proceso que pertenece a la intimidad de madre e hijo y nadie puede opinar sobre el tiempo que eligen para llevarlo a cabo. Las madres son las únicas que saben cuándo están listas, ya sea por motivos físicos o psicológicos, pero, en cualquier caso, pueden generar una situación de angustia o ansiedad.   

“Tanto el 'entete' (establecimiento de la lactancia), como el 'destete' son momentos críticos en la alimentación de los bebés que requieren el acompañamiento y apoyo del equipo de salud y la familia. Pueden presentarse dificultades por parte de la madre o del bebé”, explica Jennifer Waldheim, psicóloga especialista infanto juvenil con orientación en salud mental reproductiva y perinatal, del Hospital Pediátrico Dr. Humberto Notti.

El destete es un proceso complejo porque tiene que ver con una reconfiguración personal de las mujeres. “Después de un tiempo de disfrutar la lactancia, comienzan a sentir la necesidad de mirarse más allá de la maternidad, más allá de la propia lactancia, más allá de la entrega que ha marcado esta primera etapa de la vida de sus hijos”, comenta la puericultora Daniela Cimma.

Pero, una vez que comienza la ambivalencia, cuando las mujeres sentimos cierta aversión o rechazo se empieza en el proceso de despuerperio. “La culpa es una característica frecuente, ya que la mujer se enfrenta a muchos cuestionamientos internos y externos sobre este proceso”, señala Waldheim.

Despuerperio y destete

“En la mujer hay una necesidad personal de 'salir al mundo', de volver a descubrirnos como mujer, madre, pareja, profesional (y en todas las facetas) después de la gran crisis de identidad que trae la maternidad, que sin duda nos conecta con lugares más genuinos, pero nos tenemos que dar el espacio para recorrerlo”, comenta Cimma.

De acuerdo a Waldheim, el período perinatal es una etapa de enorme vulnerabilidad para la salud mental de la mujer y la presión por amamantar puede tener efectos nocivos. Por lo tanto, el escenario del destete no siempre es el adecuado.

Cuáles son los principales sentimientos que experimenta la mujer:

  • Miedo
  • Culpa
  • Entornos que juzgan
  • Desinformación
  • Profesionales de la salud opinando sobre la lactancia

¿La clave para un destete sin culpa? “Si el destete es vivido desde el deseo, partiendo desde la gratitud y llevado adelante con conciencia y respeto (hacia nosotras mismas, y hacia el niño/niña) conlleva un crecimiento vincular descomunal”, concluye Cimma.

Trabajar la culpa

La culpa es un sentimiento que nos ha sido dado sobre la cabeza, cuerpo y corazón, y que no nos pertenece. “Una madre que se ha entregado para acompañar la sobrevida de su cría y que ha donado su cuerpo para ser alimento, sostén y abrigo yo diría que más que culpa tiene que sentir compasión, orgullo y agradecimiento consigo misma. El problema es que no nos han enseñado a valorar la titánica tarea que llevamos adelante”, sostiene Cimma.

Para las especialistas, el destete debe ser visto no como un fin sino como un inicio. “El destete es una reconfiguración en el vínculo, un gran paso que da la mujer para crecer como madre cuando logra desplazar esa “teta todopoderosa” que cree tener. El destete es un ´despertar´ que llevamos adelante, donde podemos reconocer que la todopoderosa es la madre, no la teta”.

  • Consejos para destetar de manera feliz

    • No hacerlo abrupto: solo en situaciones de fuerza mayor.
    • Buscar acompañamiento y la información certera y oportuna.
    • Vivido como proceso, conlleva un gran crecimiento, personal y vincular, y permite que la lactancia quede en el mejor de los recuerdos, para ambos.
    • No tomarlo como un fin sino como un inicio a otra etapa.
    • Permitirse llorar de gratitud y dar un paso hacia adelante en el amor a nuestro cuerpo y a nuestro trabajo como madres.
    • La teta se reemplaza mediante la comprensión que, con nuestra mirada, nuestra voz, nuestros brazos y nuestro tiempo tenemos todo lo que nuestros hijos necesitan, y que seguimos estando disponibles para acompañarlos siempre.
    • Apoyarnos en la red familiar y social de las madres. Una buena red de apoyo social es fundamental para mantener el bienestar y prevenir problemas emocionales.
    • Las redes sociales online facilitan el contacto con otras mujeres y el acceso a internet permite la búsqueda rápida de información.

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

¡Compartilo!

En esta nota:

SEGUIR LEYENDO

¿Qué es el Mommy Brain y por qué hace que crezca nuestra materia gris?

¿Qué es el Mommy Brain y por qué hace que crezca nuestra materia gris?


por Natalia Miguelezzi
Fertilización asistida: ¿por qué es importante hacer terapia?

Fertilización asistida: ¿por qué es importante hacer terapia?


por Cecilia Taburet
A los 35 años adoptó a Juani

Mamá monoparental. A los 35 años adoptó a Juani


por Ana Gutiérrez Matus
Congelar óvulos: todo lo que tenés que saber si lo estás considerando

Congelar óvulos: todo lo que tenés que saber si lo estás considerando


por Daniela Chueke Perles
Evelyn Botto en la tapa de OHLALÁ! de julio

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.