Newsletter
Newsletter
 • Salud

Cuáles son los síntomas del cáncer de esófago

El cáncer de esófago presenta síntomas como problemas para tragar, vómitos, pérdida de peso, anemia, entre otros; el tabaquismo y el reflujo ácido no tratado están entre los factores de riesgo


Los principales síntomas del cáncer de esófago son tener problemas para tragar, sentir o tener náuseas, acidez estomacal o reflujo, síntomas de indigestión

Los principales síntomas del cáncer de esófago son tener problemas para tragar, sentir o tener náuseas, acidez estomacal o reflujo, síntomas de indigestión - Créditos: GETTY IMAGES



El cáncer de esófago es el que afecta el conducto que se extiende desde la garganta hasta el estómago. El tabaquismo y el reflujo ácido no tratado correctamente son los principales factores de riesgo para el cáncer de esófago, que se da más en varones (2,2%) que en mujeres (0,9%).

¿Cuáles son los síntomas puede producir el cáncer de esófago?

  • Disfagia (problemas para tragar sólidos inicialmente)
  • Vómitos o sensación de comida atascada (por disminución del calibre del esófago)
  • Dolor retroesternal (dolor en el pecho)
  • Pérdida de peso (en estadios avanzados)
  • Anemia
  • Ronquera y tos crónica (por compromiso de vía respiratoria)
  • Sangrado (vómitos con sangre o materia fecal negra oscura por sangre digerida)

¿Qué tipos de cáncer de esófago existen?

Los más frecuentes son el carcinoma escamoso, que se encuentra principalmente en los dos tercios superiores del esófago, y el adenocarcinoma, que es más frecuente de hallar en el tercio inferior del esófago. Hay otros tipos, pero son muy infrecuentes, como el linfoma, melanoma, sarcomas, entre otros.

¿Cómo se puede tratar?

Para definir el tratamiento oportuno y correcto es necesario evaluar y establecer el tipo de cáncer de esófago, el estadio de invasión y progresión, comorbilidades del paciente, entre otros. De eso depende qué opción terapéutica podremos ofrecerle al paciente.
Dentro de los tratamientos disponibles para cáncer de esófago se encuentran:
  • Tratamiento endoscópico: resección endoscópica por mucosectomía de lesiones precursoras (aquellas con displasia) y en ciertas condiciones de algunos tipos en estadios muy iniciales. También se cuenta con la técnica de ablación con radiofrecuencia, principalmente usada para el tratamiento de lesiones con displasia en esófago de Barrett.
  • Tratamiento oncológico: radioterapia, quimioterapia, inmunoterapia. A cargo de oncología, evaluando tipo de cáncer, estadio, invasión, indicación previa a cirugía, entre otras.
  • Tratamiento quirúrgico: resección quirúrgica del esófago (esofagectomía). Frecuentemente debe resecarse también la parte superior del estómago. El tipo de cirugía se realiza por un equipo de cirujanos especializados en dicha patología.

¿Cómo juega la prevención?

Dentro de los múltiples factores de riesgo de adenocarcinoma de esófago se encuentra la obesidad, principalmente en aquellos pacientes que presenten un IMC (índice de masa corporal) mayor o igual a 30. Es uno de los principales factores de riesgo de cáncer en general. Mientras que el alcohol lo es para el carcinoma escamoso de esófago.
La enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE) se produce por el pasaje del contenido ácido del estómago hacia el esófago. Este puede producir inflamación de la mucosa esofágica (esofagitis) la cual si se prolonga o es severa puede llegar a producir cambios que terminen generando lesiones precursoras de cáncer esofágico.
Este es el caso del esófago de Barrett. Es un tipo de cambio en la mucosa esofágica como respuesta adaptativa a la exposición de factores de riesgo (alcohol, tabaco, esofagitis severas, entro otros) que puede progresar a displasia (cambios en las células esofágicas que tienen mucho mayor potencial de transformación maligna). La detección y tratamiento precoz de estas lesiones reduce el riesgo de aparición de cáncer de esófago.
Otros factores de riesgo descriptos el excesivo consumo de carnes procesadas, la falta de actividad física, acalasia, lesiones causticas, infección por HPV (virus papiloma humano), entre otros.
La endoscopía permite, además del tratamiento de ciertas lesiones, el diagnóstico precoz y el seguimiento de los pacientes para controlar la respuesta al tratamiento, evaluar complicaciones y detectar recidivas.
Recordar realizar una consulta precoz ante la presencia de factores de riesgo o síntomas, para un diagnóstico temprano pudiendo así realizar un tratamiento terapéutico eficaz con menores riesgos y complicaciones, lo que se traduce en una mejor calidad de vida.
Expertos consultados:
  • Fernando J. Bocelo, Gastroenterólogo – Endoscopista de Cam Doctor de Medife
  • Jorge Olmos, Jefe de Sección de Neurogastroenterología, División de Gastroenterología, Hospital de Clínicas

¡Compartilo!

En esta nota:

SEGUIR LEYENDO

Dolor de cuello: estos son 4 ejercicios que te van a ayudar a aliviarlo

Dolor de cuello: estos son 4 ejercicios que te van a ayudar a aliviarlo


por Sole Venesio
3 recetas con leche materna para darle a tu bebé

3 recetas con leche materna para darle a tu bebé

Tapa para OHLALÁ! de junio con Stephie Demner

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.