Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

AMAZONAS: el corazón de la selva late en Manaos

Entre las facetas más exóticas de esta región del norte brasileño asoma la ciudad, moderna y pujante, entre bosques y malezas




MANAOS.- Muchos rascacielos adornan la ribera en contraste con el aspecto selvático que los rodea hasta en los más mínimos rincones de la urbe. Esta es un mundo distinto: tiene muchos vestigios de su época de esplendor, desde fines del siglo XIX hasta comienzos del siglo XX, cuando creció velozmente su economía alrededor de la industria del caucho. Ahora, es improbable ver a alguien haciendo incisiones en el tronco de un árbol con el fin de obtener el látex lechoso para formar la goma. La explotación del caucho está hoy en otros territorios, en Asia e Indonesia. La mayor industria por estos años en el Amazonas es la turística, aunque también son importantes la madera, la pesca y el cacao, entre otras.
Manaos es la capital del estado de Amazonas. Allí se llega en avión, pero también en barco desde importantes ciudades del norte brasileño: Belén, Porto Velho, Leticia, etcétera. Una hotelería variada refuerza la hospitalidad. No hace falta un programa exhaustivo para conocerla y, con un guía, mejor, para que ayude a identificar los lugares.
MANAOS.- Desde el avión, la selva parece perdida de la mano de Dios. Su lado salvaje y deshabitado le ha valido el sobrenombre de Infierno Verde y la comparación con un paraíso o una anaconda.
La pequeña porción que asoma ante los ojos, desde la ventanilla del avión, pertenece al Amazonas, el 42 por ciento de la superficie de Brasil, solamente poblada por la décima parte del total de habitantes de ese país, con frontera con nueve países sudamericanos.

Refugio animal y vegetal

Pero es ante todo el sitio del planeta que oxigena el mundo, un inmenso refugio de especies vegetales y animales casi desconocidas. La esperanza de vida parece interminable, su aliento clorofílico que atrajo a los hombres desde hace siglos.
En sus intrincados bosques y malezas se esconden miles de historias y leyendas de traficantes, depredadores, contrabandistas, cazadores de cabeza, además de las que hablan de los peligros de la naturaleza.
Escritores y directores de cine inspiraron sus obras en esta gigantesca y misteriosa región. Viene a la memoria la novela Hombres sin piedad, de Jose Mauro de Vasconcelos, que reflejó la vida dura de los garimpairos, buscadores de piedras preciosas, hombres que se debatían entre la ilusión de la riqueza y la realidad de su eterna penuria.
Todos aquellos que deseen escuchar los latidos de la selva sin exponerse demasiado y en medio del confort están en condiciones de viajar a esta ciudad.
Un destino exótico para conocer, tal vez después de haber marcado muchas equis en la agenda de viajes. Un destino, digamos, apreciado particularmente por los ecoturistas.
El Amazonas es el ecosistema tropical forestal más vasto del mundo, con 3,3 millones de kilómetros cuadrados. Aloja numerosas formas de vida vegetal y animal. Las miles de especies catalogadas representan el 10% de todas las existentes en el planeta.
A pesar de una deforestación inquietante, el Amazonas sigue constituyendo por sí solo cerca del 30 por ciento del total de las selvas tropicales del mundo. Estas acogen el 90 por ciento del patrimonio biológico del planeta.
La capital de la jungla más famosa brinda un fuerte sabor a aventura y hasta puede ser el punto de partida o final de otros itinerarios fascinantes como, por ejemplo, Belén, ciudad situada no muy lejos de la desembocadura del Amazonas, en el Atlántico, otro punto de este viaje, pero que relataremos más adelante.
Explorar la jungla es más fácil de lo que se cree. Eso sí, hay que hacerlo en compañía de un experto guía que lleve un machete en la mano por cualquier eventualidad, y estar dispuesto a ser víctima del calor y la humedad, agobiante por cierto.
De los mosquitos y otros insectos voladores no identificados, mejor no hablar. Tampoco de las hormigas, que son muy laboriosas como en todo el mundo, pero impiadosas.

En la ribera

La capital del Amazonas no está, como todos creen, sobre el río homónimo, el más importante de la Tierra por su caudal, sino a orillas del Río Negro.
Esta gran ciudad asoma extensa y moderna, con una población de tres millones de habitantes. El clima es ecuatorial, con abundantes lluvias que han dado lugar al desarrollo de una vegetación compacta, impenetrable en algunas zonas. Los ríos son las únicas vías de comunicación a través de la selva.
Manaos se presenta como la ciudad ganadora en su pulseada con la fuerza de la naturaleza.

Datos útiles

Cómo llegar

En avión US$ 532
El pasaje de ida y vuelta por TAM, Hay que sumarle US$ 83,10, de impuestos.

Alojamiento

En el Tropical Manaus Ecoresort, cinco estrellas, US$ 111. Habitación doble standard con desayuno, por día con impuestos incluidos. En el Taj Mahal Hotel, de cuatro estrellas, US$ 103. Habitación doble standard con desayuno, por día, impuestos incluidos. Hotel Mónaco, de cuatro estrellas. Habitación doble estándar con desayuno US$ 52 por día, impuestos incluidos.

Paquete

Amazon Ecopark Lodge, de dos noches. Incluye alojamiento, tour nocturno en canoas enfocando yacarés, visita a una casa de caboclos para conocer sus costumbres, con oportunidad de pescar pirañas y visita a la Selva de los Monos. Por persona, con pensión completa y todas las actividades US$ 273.

Sanidad

Se recomienda vacunarse contra la fiebre amarilla diez días antes de partir y tomar pastillas contra la malaria. No es obligatorio.

Clima

Es ecuatorial, con un promedio de temperatura anual de alrededor de 28°C.

Más información

Comité Visite Brasil, embajada de Brasil en Buenos Aires, Cerrito 1350, entrepiso. E-mail: turismo@embrasil.org.ar

En la jungla, rascacielos

MANAOS.- Muchos rascacielos adornan la ribera en contraste con el aspecto selvático que los rodea hasta en los más mínimos rincones de la urbe. Esta es un mundo distinto: tiene muchos vestigios de su época de esplendor, desde fines del siglo XIX hasta comienzos del siglo XX, cuando creció velozmente su economía alrededor de la industria del caucho. Ahora, es improbable ver a alguien haciendo incisiones en el tronco de un árbol con el fin de obtener el látex lechoso para formar la goma. La explotación del caucho está hoy en otros territorios, en Asia e Indonesia. La mayor industria por estos años en el Amazonas es la turística, aunque también son importantes la madera, la pesca y el cacao, entre otras.
Manaos es la capital del estado de Amazonas. Allí se llega en avión, pero también en barco desde importantes ciudades del norte brasileño: Belén, Porto Velho, Leticia, etcétera. Una hotelería variada refuerza la hospitalidad. No hace falta un programa exhaustivo para conocerla y, con un guía, mejor, para que ayude a identificar los lugares.
Por Julio Aguirre Chaneton
De la Redacción de LA NACION

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

¿En dónde encontrar los mejores precios para comprar útiles escolares?

Clases 2024. ¿En dónde encontrar los mejores precios para comprar útiles escolares?


por Sole Venesio

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.