Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

Catamarca se pone el poncho en Belén, al pie de los Andes

Esta ciudad es conocida por la calidad de sus hilados de oveja, llama y vicuña




BELEN, Catamarca.- "Vendo leña de árbol, vendo leña de árbol", pregona un niño por las calles de Belén, con la espalda encorvada por el atado de troncos. "¿Leña de qué árbol?", pregunta un turista desconcertado. "Leña de madera de árbol", contesta el niño naturalmente y se aleja con su pregón.
El árbol, que los diaguitas llamaban tacú, es el algarrobo, padre de todos los árboles (que por estas zonas aún son considerados plantas mayores, incluso el quebracho). Deidad vegetal, era venerado por su resistencia a las sequías, por su madera dura y de buen fuego, y por sus vainas dulces con las cuales se preparaban aloja, arrope y patay, bebida, remedio y alimento de los antiguos habitantes.
A unos trescientos kilómetros al noroeste de San Fernando del Valle de Catamarca, al pie de unos cerros rojos adornados de poleo, Belén es un oasis agraciado por la geografía: de un lado la cordillera, el Ande , como lo llamaba Atahualpa Yupanqui; del otro lado las salinas, que nadie describió mejor que Daniel Moyano en su libro Tres Golpes de Timbal : "Un mar afantasmado que de noche, al entrar en contacto con las constelaciones y la luna, vibra entre impulsos de mareas invisibles, donde los peces muertos en otras edades, convertidos en polvo de sal por los milenios, reproducen ante la luz lunar el brillo de sus escamas".
Pueblo grande que mantiene vivas sus raíces indígenas y su herencia criolla, Belén es conocido como la cuna del poncho, título que le hace justicia a la alta calidad de los ponchos tejidos artesanalmente en lanas de oveja, llama, vicuña y alpaca, considerados de los mejores del país.
Un lugar que reclama una visita es el Museo Provincial Cóndor Huasi, que posee una valiosísima colección de objetos pertenecientes a lo que hoy conocemos como culturas diaguitas. Los diaguitas eran una de las parcialidades de la cultura mayor que habitó este sector de los Andes y que provenía de Tiahuanaco. Esta parcialidad, a su vez, estaba conformada por diversos subgrupos como los aguada, los belén y los calchaquíes. Maestros de la orfebrería, también dejaron un legado inmenso de motivos y piezas de cerámica. En el museo se destacan las urnas funerarias, los instrumentos musicales y unas curiosas mascarillas.

Un rumor de acequias

La ruta nacional 40, que comunica Jujuy con Santa Cruz, pasa por Belén. Hacia el Norte se pierde buscando los Valles Calchaquíes y la Puna. Hacia el Sur, el primer punto que toca es Londres, a sólo quince kilómetros.
A orillas del río Quimivil, Londres es un pueblo de calles de tierra roja y casas de adobe rojo rodeado de cerros que a la luz de un sol atardecido tiñen el paisaje de bermellón; pueblo de siestas largas y silencios hondos apenas perturbados -o evidenciados- por una canción de acequias por donde corren las aguas que llevan el riego a los campos del valle.
Fundado en 1558, es uno de los pueblos más antiguos de la Argentina, y debe su nombre a un capricho de su fundador, don Juan Pérez de Zurita, que lo llamó Londres de la Nueva Inglaterra en homenaje a María Tudor, que era esposa de Felipe II, príncipe heredero de la corona española.
El río Hondo separa al pueblo en dos núcleos urbanos, cada uno con su plaza y su iglesia. En su sector este se encuentra la iglesia de la Inmaculada Concepción, declarada Monumento Histórico Nacional, y en su sector oeste la iglesia de San Juan Bautista, ambas testimonio de la arquitectura religiosa.
El pueblo y sus alrededores son un gran nogalar. Dicen los lugareños que las noches de plenilunio los troncos plateados se iluminan y los duendes de las nueces salen a festejar la redondez de la luna. En esas noches los duendes son muy traviesos. Algunos se convierten en rocío y caen sobre los campos regalando la humedad que el clima niega. Pero otros se apoderan de la gente y salen a robar el vino patero que ha quedado en los patios. Ya borrachos, cantan y bailan abrazados hasta que los descubre el sol del nuevo día.

Escenario de los incas

Cuatro kilómetros al oeste de Londres, donde juntan sus aguas los ríos Hondo, Simbolar y Quimivil, se encuentran las ruinas de Shincal, uno de los asentamientos incaicos más importantes de la Argentina. El sitio -enclavado en un lugar estratégico desde donde se domina el valle- ocupa veintitrés hectáreas en las cuales hay dos cerros ceremoniales y más de setenta recintos, presumiblemente viviendas.
Construida a fines de la época expansionista incaica -entre 1470 y 1530- fue ocupada luego por los diaguitas y fue escenario de una de las batallas más cruentas del Gran Alzamiento Calchaquí, en 1632.
En el Museo Arqueológico de Londres se exhiben los objetos encontrados en Shincal, entre ellos puntas de flechas, vasijas, urnas y una gran variedad de utensilios y herramientas.

Datos útiles

Cómo llegar: el pasaje aéreo de Buenos Aires a San Fernando del Valle de Catamarca cuesta 240 pesos (ida y vuelta). Allí hay que tomar un ómnibus a Belén, que cuesta 15 pesos (ida).
Alojamiento: en Belén la hotelería es modesta pero confortable. El precio de una habitación doble oscila entre los 20 y los 45 pesos. Tanto aquí como en Londres es posible acampar en campings bien equipados.
Cuándo ir: todo el año es temporada en estos sitios tan secos. En verano, los días suelen ser un poco más húmedos y las noches frescas, mientras que el invierno se distingue por sus días calurosos y soleados, y sus noches frías.
Excursiones: hay tres circuitos para hacer en auto. Estos son: Circuito de Aguas Termales, que pasa por los baños de Hualfín, Los Nacimientos y Villa Vil; Circuito Chico, que visita las localidades de La Puerta, Las Juntas, Las Barrancas y Cóndor Huasi, y el Circuito de Culampajá.
Información: Casa de la Provincia de Catamarca en Buenos Aires: 4374-6891.
En Internet:
  • http://www.catamarca.gov.ar
Alejo Schatzky

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

¿En dónde encontrar los mejores precios para comprar útiles escolares?

Clases 2024. ¿En dónde encontrar los mejores precios para comprar útiles escolares?


por Sole Venesio

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.