Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

Chascomús, a los piques

Pescar en la laguna es una tentación irresistible, pero el centro y la costanera también merecen una visita




CHASCOMUS.- Durante más de medio siglo Chascomús fue el más famoso pesquero de pejerreyes de la Argentina. Una legión de aficionados lo visitaba desde Buenos Aires a través del Ferrocarril del Sur, luego ferrocarril Roca. Desde la estación de cría instalada en 1941 se sembró de pejerreyes al país, y a distantes y disímiles puntos del exterior, como Japón e Italia. Los nipones continúan concurriendo a esta ciudad bonaerense para perfeccionar la cría artificial de esta especie e incluso donaron los hermosos cerezos que luce la estación hidrobiológica.
Hacia fines de la década del ochenta, el pejerrey que poblaba la laguna de Chascomús -la más grande las Encadenadas- comenzó a escasear. Los viajes se hicieron más sencillos y económicos por las nuevas rutas asfaltadas. En consecuencia, los pescadores empezaron a frecuentar otros espejos. Además, el campo perdió sus enormes producciones y, por lo tanto, la ciudad tuvo que cambiar su fuente de sustento. La solución llegó por medio del miniturismo. Actualmente, Chascomús guarda su rica historia en los frontis de las casas que, por ley municipal, no pueden ser destruidos, y a su vez mantiene fresco el presente en las múltiples actividades que ofrece al turista.

Casonas, parques y teatros

La plaza Independencia, con la cual el visitante se topa cuando ingresa viniendo de Buenos Aires por la ruta nacional 2, agrupa los edificios más caracterizados de esta localidad bonaerense. El Palacio Municipal, una verdadera joya arquitectónica, data de 1941 y suplió a la vieja construcción de 1858.
Girando en el sentido de las agujas del reloj se encuentra, sobre Mitre, una antigua casona en la que vivió el ex presidente de la Nación Raúl Alfonsín. Enmarcada por dos torres se erige sobre la calle Lavalle la vieja catedral de Nuestra Señora de la Merced. Se construyó en 1879, con un clásico estilo poscolonial rematado por un pórtico señorial de cuatro columnas. Ya por Sarmiento se alzan el teatro Brazzola -vieja sede del Círculo de Obreros Católicos- y la casa de Vicente Casco.
Esta última fue edificada en 1831, con una escalera movible que los propietarios eliminaban, en caso de ataques de malones, para garantizar que nadie accediese a la planta alta donde se alojaban sus propietarios. Sirvió más tarde como hogar del poeta Baldomero Fernández Moreno y como set de filmación de la película Camila .
Frente a su esquina sin ochava se alza el Club de Pelota, edificio de estilo vasco -como sus pelotaris fundadores- que está a punto de cumplir tres cuartos de siglo. Fuera de este corazón histórico, vale la pena visitar el Museo Pampeano. Posee siete salas y un amplio parque donde contemplar piezas arqueológica indígenas, objetos del arte gauchesco y recuerdos de la ciudad, especialmente de la Revolución del Sur, que se levantó contra Rosas, en 1839. Veintitrés años más tarde se construyó la Capilla de los Negros, uno de los escasos atisbos de la presencia morena en nuestro país.
Sirvió como centro asistencial durante las epidemias de cólera y fiebre amarilla de 1866 y 1871, respectivamente. En su interior hoy se halla una gran y variada cantidad de objetos dejados por los fieles en este centro místico, custodiado muchos años por Eloísa González Soler de Luis, una de las últimas negras de Chascomús, fallecida hace pocos años.

Jóvenes al sol

Tantos reflejos del ayer contrastan con la febril actividad de la avenida Costanera. A la altura del parque Libres del Sur los fines de semana se llena de jóvenes, adolescentes y familias que buscan el amparo del sol bajo las frondosas copas de los árboles o presenciar la caída del astro detrás de la laguna. Frente a esta área verde se levanta el balneario de Las Escaleras, el espigón de pesca, la confitería ribereña Macoba y una de las tantas plazas con juegos infantiles que adornan la urbe. Siguiendo la línea hacia el Sur, una serie de aparts, hoteles y confiterías se pueblan de jóvenes de todas partes a partir del ocaso.
Al llegar al camino de tierra se emplaza una reconstrucción del fuerte San Juan Bautista con su capilla y comienzan los campings y las estancias que se suceden circunvalando el espejo. A la altura del Castillo de la Amistad, un ostentoso palacete de la década del treinta, la Municipalidad prevé distanciar el camino hacia el interior para crear un área de turismo ecológico, con el castillo como cabecera y diversos puestos de observación de aves en el sector de mayor concentración vegetal de la laguna.
Saliendo por el Acceso Norte y la ruta 20 que va a Ranchos se accede a la laguna Vitel, donde se levanta otra de las nuevas empresas: el Laguna Club, un predio para acampar con todas las comodidades que precisa el pescador que busca buenos pejerreyes en esta primera laguna encadenada.
Siguiendo esta línea, numerosos clubes de campo nacen al conjuro de las divisiones de las estancias, de modo que los alrededores de Chascomús van adquiriendo una nueva fisonomía que hace juego con el flamante siglo, en una conjunción de modernidad e historia que bien vale una visita.

Datos útiles

Cómo llegar

  • En auto desde Buenos Aires se accede por autopista (ruta 2) recorriendo 120 kilómetros (pago de tres peajes con un total de 11,80 pesos de ida). En ferrocarril desde Plaza Constitución; la clase turista, 6,40 pesos; en primera, 8,50; y en pullman, 10,70). En ómnibus, alrededor de 7 pesos.
Alojamiento

  • En los últimos diez años se construyó una veintena de aparts, que se suma a la oferta de hoteles y campings. Un apart para cuatro personas cuesta entre 50 y 70 pesos.
Más información

  • Casa de Buenos Aires, Callao 237, de lunes a viernes, de 9 a 17; 4371-7045.

  • Secretaría de Producción y Turismo; (02241) 430405/436623.

Cuna de pejerreyes

Desde los trabajos científicos de la primera década del siglo, Chascomús se destacó por el trabajo de cría y reproducción del pejerrey en cautiverio.
En la avenida Lastra funciona desde hace sesenta años la estación técnica y de laboratorio, dedicada a la problemática de los cuerpos de agua, biología pesquera y piscicultura del pejerrey. En las afueras se yergue el INTE Ch, proyectado para la difusión de la tecnología para el sector agropecuario, que incluye también piletas para la incubación de ovas de los flecha de plata.
En los últimos tiempos se abrieron otras lagunas de la zona a la consideración de los cultores de este deporte.
Laguna del Burro: camping, recreo, baños con duchas, parrillas, buffet, alquiler de botes (154-526-7413). Ruta nacional 2, km 136.
La Salada: camping, recreo, baños con duchas, parrillas, mesas juegos para chicos, bungalows, botes (02241-155-07379). Ruta nacional 2, km 144.
Vitel: vestuarios, camping, baños, proveeduría, venta de carnada, alquiler de botes y motores, remolque. 154-558-1464.
Guía de pesca, Jorge López: 02243-453348.
Néstor Saavedra

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

¿En dónde encontrar los mejores precios para comprar útiles escolares?

Clases 2024. ¿En dónde encontrar los mejores precios para comprar útiles escolares?


por Sole Venesio

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.