Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

Chile: región de los Lagos, naturaleza viva

Una ventana de la Patagonia para ver el volcán Villarrica, el parque Puyehue, Valdivia y Puerto Pirihueico




OSORNO, Chile.- Ciudades como Santiago, Viña del Mar y Valparaíso han estado durante mucho tiempo en nuestro horizonte turístico, pero los chilenos quieren apostar más fichas. Tal es el caso de la Décima Región, rebautizada Región de los Lagos, que desempolvó sus joyas para merecer la visita del turismo argentino.
Hasta ahora, la región era reconocida por Osorno, su capital, y Puerto Montt, un poco más al Sur. Sin embargo, la Patagonia chilena es un paraíso que no se agota en dos poblaciones.

Tesoros por descubrir

Por aquella zona Chile es dueño de cinco parques, seis reservas nacionales y tres monumentos naturales, que suman 610.000 ha de tesoros vivos. Los Andes ofrecen volcanes nevados hasta en verano, saltos y vertientes termales, espejos de agua azul y cañones cordilleranos.
El valle central enlaza un collar de 30 lagos y lagunas con una tupida selva húmeda, y en la costa oceánica hay archipiélagos, fiordos, playas y acantilados. La región, además, es el segundo productor mundial de salmón, estanque de reserva de agua de origen glaciar y sede de un notable bosque nativo.
La historia local entrecruzó las vidas de mapuches-huilliches, colonizadores españoles e inmigrantes alemanes, y todo en la región, desde la arquitectura hasta los gustos, refleja una paciente transculturación. El curanto, el pulmai y el chancho en piedra conviven con el mazapán y el strudel. Y la chicha de manzana y el mudai, los licores autóctonos, junto a las cervezas artesanales.
En la Región de los Lagos, los ecoturistas podrán esquiar, navegar, hacer trekking y canopy. También practicar kayak y rafting en los ríos más caudalosos o elegir los más tranquilos para descender en balsa. Entre el segundo viernes de noviembre y el primer domingo de mayo se permite la pesca con mosca.
En esta entrega, invitamos al turista a explorar el norte de la Región de los Lagos, entre el volcán Villarrica y el Parque Nacional Puyehue, y desde Valdivia hasta el puerto Pirihueico.

Selvas, ríos y montañas.

Desde el paso Cardenal Samoré, a 127 km de Bariloche, 80 km más separan Puyehue de la frontera con la Argentina. Puyehue no es una ciudad, sino un parque nacional de 107.000 ha, superpoblado de riquezas. Es el más visitado del país (recibe 150.000 turistas por año) y tiene tres sectores: Aguas Calientes, Antillanca y Anticura.
El primero es un complejo urbano en medio del bosque, donde se ofrecen deportes de montaña, tratamientos con aguas termales, caminatas y charlas educativas a cargo de la Corporación Nacional Forestal.
A 22 km de Aguas Calientes, Antillanca es un centro de esquí sobre la falda del volcán Casablanca, con infraestructura, hotelería y excursiones de 8 km hasta el lago Paraíso. Anticura es una zona de saltos (Del Indio, Princesa, por ejemplo) sobre el río Gol-Gol, donde se realizan excursiones para ver la flora y la fauna del parque nacional.
Si quiere ser dendrólogo por un día (experto en especies), emprenda una caminata por su cuenta o con los guardaparques en Aguas Calientes. Acá no sólo abundan helechos, líquenes y musgos, sino que también descubrirá alerces de 3600 años junto a arrayanes con olor a limón y ricos en vitamina C. No se pierda los canelos, el árbol sagrado de los araucanos, símbolo de paz y con notables propiedades curativas.
Dentro del Parque Nacional Puyehue funciona Termas Puyehue, hotel construido en la década del 30 por el alemán Guillermo Schiss, que en 2000 comenzó a operar como spa.
El complejo ocupa 31.000 ha, y el mayor de los atractivos es que de todas las canillas del predio sale una exquisita agua termal proveniente del volcán Puyehue, a 2240 m de altura. Las propiedades termales de esta vertiente se descubrieron en 1851.
El hotel Termas Puyehue es famoso en todo Chile por la calidad de los sofisticados tratamientos estéticos.
El spa funciona bajo las órdenes y los saberes de la cubana Consuelo Santana, doctora en ciencias químicas y especialista en fango. El producto estrella es la talasoterapia termal (US$ 42) y consiste en una exfoliación de toda la piel del cuerpo con sales y barro volcánico, aplicación de miel y algas del Pacífico, masajes linfáticos con aceites y, para terminar, 20 minutos adentro de una cápsula que emana agua a 40°C. La variedad de terapias es tan amplia como los precios (2 a 40 dólares); desde baños de azufre hasta otros como los de Cleopatra, sumergiéndose en una tina con leche y miel.
Por Mónica Martin
Para LA NACION

Datos útiles

Cómo llegar

A la Región de los Lagos se puede llegar por avión hasta Bariloche y luego seguir en coche por la RN 231, bordeando el lago Nahuel Huapi hasta el paso Cardenal Samoré (127 kilómetros).
Además de la documentación del vehículo, es indispensable que el coche tenga los vidrios grabados.
Para llegar a la Aduana de Chile hay que recorrer 37 km más.
La RN5 recorre la Región de los Lagos. Vale recordar que buena parte de los caminos de la Patagonia chilena es de ripio.

Alojamiento

Puyehue
Puyehue Hotel Spa US$ 100
Habitación doble, con desayuno. (56-2) 293-6000. www.puyehue.cl En el Parque Nacional Puyehue hay cabañas en Aguas Calientes, reservas@termasaguascalientes.com
Valdivia Naguilán Hotel US$ 60-120
Habitación doble, con desayuno. (56-63) 212851/52; www.hotelnaguilan.com
Liquiñe Termas río Liquiñe US$ 52
Cabaña para 2 personas, con desayuno.

Más información

En Valdivia: Servicio Nacional de Turismo, infovaldivia@sernatur.cl

Internet

Los bosques están bien regados

Gracias al encuentro de dos masas de aire (una polar, del Pacífico, y otra húmeda tropical, del Atlántico), en toda la Región de los Lagos llueve la mayor parte del año, y a mayor altura, las precipitaciones van en aumento (en Antillanca, por ejemplo, llueve casi el doble que en Anticura).
El bosque exuberante de la zona, que la literatura denomina siempre verde y los lugareños selva valdiviana, es una espesa mata de ulmos, coihues y olivillo en las tierras bajas, y de tepas, mañíos y portentosos coihues de 800 años en las mayores alturas de la montaña.
Hay flores y frutos durante todo el año, y le sorprenderá encontrar hermosos capullos de colores a metros de los picos nevados de los volcanes.

Con corazón silvestre

Al sur de Coñaripe, la Reserva Nacional Mocho-Choshuenco, también en Valdivia, depara varias sorpresas. Dicen que por estas tierras anduvo refugiándose el Che Guevara y que bajo las órdenes del comandante Pepe, en la década del 70, se entrenó la guerrilla chilena.
Para acceder al lugar, lo mejor es acercarse a la Reserva Huilo-Huilo, publicitada como "la reserva biológica del sur del mundo". El sitio, con 60.000 ha de vida silvestre, tiene 250 km de caminos que permiten seguir huellas de ciervos, zorros y pumas; cabalgar; hacer ciclismo; pescar con mosca entre cascadas y cavernas subterráneas del río Blanco; bañarse en aguas termales; practicar canopy a 70 m de altura, o rafting, kayak y vela en los ríos Fuy, Enco y Pirehueico.

Tierra de volcanes

Luego de una travesía de 40 minutos en camiones militares que surcan una selva impenetrable, primero, y un infartante desfiladero rocoso, después, ascenderá al grupo volcánico Mocho-Choshuenco.
Podrá contratar un picnic sobre la nieve y darse un festín de pisco y salmón patagónico, mientras a su alrededor los chicos hacen snowboard y los grandes esquían.
La mayor sorpresa es que será igual aunque aterrice acá en pleno febrero y con 34°C en la base, porque el lugar es el primer parque de snowboard de verano en América del Sur.

Grandes escenarios lacustres

En Panguipulli, dentro de la provincia de Valdivia, al norte del lago Riñihue, comienza lo que se ha llamado El sendero del jabalí, un recorrido que une las ciudades de Freire, Villarrica, Lican Ray, Coñaripe, Liquiñe y el Salto del Huilo-Huilo.
En la Comuna hay siete lagos (Panguipulli, Calafquén, Pirehueico, Pellaifa, Riñihue, Neltume y Pullinque) en los que se puede pescar truchas arco iris y fario. Una comunidad mapuche, ubicada en el km 7 del camino Coñaripe-Lican Ray, abrió las puertas al turismo con un camping, para compartir sus usos y costumbres.

Ruta de la salud

Panguipulli también tiene su ruta de la salud, con 13 centros termales de distintas cualidades, equipamiento y confort. Allí acuden muchos chilenos para embadurnarse con el fango negro (cuando contiene hierro, silicio y litio) o verde (cuando predomina el azufre, potasio o litio) que ellos mismos rescatan del fondo del río.
Otras termas interesantes son las Geométricas, en Coñaripe, una rara mezcla de selva y paisaje japonés.
El lugar es un verdadero trabajo de ingeniería de un millón y medio de dólares. Un grupo de geólogos encontró un curso de agua termal (a 85°C) en un ojo del volcán Villarrica. Torcieron el curso de las aguas, las enfriaron y las volcaron en 18 piscinas. En invierno, bañarse en aguas de 40°C, rodeado por paredones de nieve, puede ser una experiencia majestuosa.

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

Método Pathwork: ¿qué es y de qué se trata esta técnica de transformación personal?

Método Pathwork: ¿qué es y de qué se trata esta técnica de transformación personal?


por Euge Castagnino
Tapa para OHLALÁ! de junio con Stephie Demner

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.