Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

Cruceros: destino de grandeza

Con nuevos barcos cada vez más espectaculares e inmensos, las compañías navieras compiten por la flota con mayor capacidad, confort, entretenimientos y avances tecnológicos




La industria de los cruceros está en la cresta de la ola. Las compañías navieras más importantes prácticamente incorporan un barco nuevo por año a su flota, con inauguraciones memorables, con estrellas del espectáculo, como Sofia Loren y Eva Herzigova, que cumplen el ritual de cortar la cinta y estrellar una botella de champagne contra el barco.
Los nuevos cruceros son cada vez más grandes, con más áreas recreativas y comodidades a bordo. En los astilleros, la mayoría ya tiene encargadas embarcaciones para botar en los próximos años, hasta el 2010.
Los representantes de las compañías en la Argentina coinciden en que los nuevos barcos responden a una creciente demanda del mercado de los cruceros, que está en plena expansión. Los barcos son más grandes, pero también más cómodos. La tendencia es construir navíos con cabinas más amplias, y la mayoría externas y con balcón. También que se comuniquen, ideal para familias con chicos.
Además, se incorporan cada vez más servicios y entretenimientos, que a veces rozan lo excéntrico, como pista de patinaje sobre hielo, olas artificiales para practicar surf y palestra para escalar.
La idea dominante es que sean destinos en sí mismos, con todo lo necesario para que los pasajeros de todas las edades, si así lo quieren, puedan pasar las vacaciones a bordo, sin bajarse, con mil propuestas para entretenerse a toda hora. Los barcos dejaron de ser un medio de transporte para convertirse en protagonistas y los itinerarios que realizan, muchas veces, pasan a segundo plano.
Otra mirada, más económica, señala que a mayor capacidad genera un menor costo por huésped, se ahorra en combustible y tasas portuarias, ya que no aumentan en proporción al tamaño.
Actualmente navegan por los mares del mundo alrededor de 100 navíos de los grandes, los monumentales, los que llegan a un puerto y la gente se queda con la boca abierto contemplándolos. Esta cifra creció exponencialmente en los últimos 10 años, sobre todo desde que comenzó el milenio. Son las naves que transportan desde 1500 pasajeros hasta 4375, como el Freedom of the Seas, de Royal Caribbean, que hizo su viaje inaugural en mayo último. Es el más grande del mundo, el nuevo rey de los mares, con 158 mil toneladas.
El Freedom destronó al Queen Mary 2, de Cunard Line, que tuvo un reinado de dos años, desde enero de 2004, cuando fue botado.
La carrera por construir el barco más grande está en marcha y Royal Caribbean tomó la delantera, aunque Carnival (dueño de Cunard) lo sigue de cerca.

Megacrecimiento

¿Cuáles son los límites? Todavía no se conocen. Sin ir más lejos Royal Caribbean, a pesar de haber estrenado recientemente el Freedom, ya encargó a un astillero finlandés un nuevo barco de 220 mil toneladas (60 mil más que el Freedom) con capacidad para 5400 pasajeros y un costo de 1200 millones de dólares. El Proyecto Génesis, (el barco aún no tiene nombre) comenzará a navegar en 2010, tendrá un largo de 360 metros y una altura de 65 (casi como el Obelisco).
Según las compañías, son los pasajeros los que piden barcos gigantes, pero en la industria ya son muchos los que opinan que esta carrera desenfrenada por el barco más grande estaría llegando a su fin. La pregunta del millón es si los pasajeros se sienten cómodos de estar rodeados por 5000 personas en un viaje de vacaciones, si encuentran reposera vacía cuando quieren tomar sol en la cubierta o si no maldicen cuando se olvidan algo en la cabina y tienen que caminar tres cuadras para ir a buscarlo.
Otra limitación la impondrían los puertos. Llegará un momento en que los megabarcos sólo podrán entrar en pocos puertos en el mundo, porque muchos no están habilitados para recibir barcos de semejante calado. Por ejemplo, el Queen Mary 2, en su viaje por América del Sur, en el verano último programó su escala en Montevideo, porque no puede entrar en la terminal porteña.
Algunas compañías, como Holland America, Seaborn, Windstar entre otras de alto nivel, a pesar que cada barco nuevo es más grande que los anteriores, prefieren mantenerse al margen de la competencia, con cruceros no tan masivos, atención más personalizada, y mayoría de cabinas amplias y externas.
Las flotas de las compañías más importantes se renovaron casi un ciento por ciento en los últimos 10 años. Son tantos los nuevos barcos que hasta se repiten los nombres entre una compañía y otra.
Los itinerarios ofrecidos por los cruceros son de lo más variados: desde Alaska hasta la Antártida. El Caribe, el Mediterráneo y las playas de Brasil, entre muchos otros.
Aunque no hay cifras oficiales, se estima que alrededor de 30.000 argentinos toman un crucero por año. Esta modalidad de vacaciones resulta mucho más económica: en promedio, cada día cuesta desde 100 dólares diarios por persona, aunque hay diferencias entre temporada alta, baja y le tipo de cabina y la compañía naviera que se elija.

Wi-Fi, spa y tecnología satelital

Un largo tiempo ha pasado de los antiguos transatlánticos a estos barcos modernos, que son como miniciudades flotantes.
Antes había una neta división de clases con mucho lujo y cabinas enormes y obligación de smoking en primera. En tercera clase, cabinas múltiples, hasta 20 camas, con baños comunes y un servicio mínimo. Ahora hay una única clase (aunque sí diferencias en las cabinas) y la vestimenta informal domina a la hora de las comidas.
Los nuevos cruceros vienen equipados con tecnología de punta, servicios y entretenimientos de última generación.
Los barcos se manejan por vía satelital. No necesitan usar remolcadores y pilotos especiales ya que todo es electrónico, y tienen hélices de popa y de proa que giran hasta 180 grados para desplazar el barco en pocos minutos.
La seguridad, el tratamiento de residuos, higiene, oscilaciones y el sonido son retos superados por las navieras.
Los pasajeros tienen acceso a telefonía satelital y ahora también a servicio de telefonía celular, para que puedan recibir llamadas en sus teléfonos. Además, por supuesto acceso a Internet y desde hace poco Wi-Fi.
Cada vez son más amplios y específicos los tratamientos que ofrecen los spa de abordo, con terapias para volver como nuevo a casa. Las cabinas ofrecen frigobar, televisión, aire acondicionado y balcones.

Proyectos a punto de ser realidad

La lista de los barcos que están en los astilleros, los que ya están a punto de ser botados y los encargados es extensa.
En noviembre comenzará a navegar el Norwegian Pearl, con capacidad para 2466 pasajeros y cuatro líneas de bowling, y en 2007, el Norwegian Gem, gemelo del Pearl.
MCS Cruceros inaugurará en 2007 el MSC Orchesta, en 2008 los MSC Serenata y MSC Poesia, y en 2009 el MSC Fantasia, estos últimos de 133.000 toneladas.
Costa Cruceros presentará en mayo al Costa Serena, gemelo del Concordia, recién estrenado.
Freedom será el nuevo barco de Carnival, con capacidad para 2974 pasajeros, que navegará, desde marzo, por el Mediterráneo y las islas griegas. Contará con un diseño de interior temático, que llevara a los huéspedes a un viaje a través de los siglos, década por década.
En Holland están construyendo un barco en Italia (aún sin bautizar), con capacidad para 2044 pasajeros que entrará en actividad en 2008. Un barco similar está programado para principios del 2010.
El Emeral Princess, gemelo del Crown, se botará en abril y realizará itinerarios en Europa.
Cunard presentará su tercera embarcación, el Queen Victoria, que comenzará a navegar en diciembre del año próximo.
Royal Caribbean, en 2007, botará el Liberty of the Seas (gemelo del Freedom). En 2008 otro gemelo más, aún sin nombre, y en 2010, el primer barco del Proyecto Génesis, con capacidad para 5400 huéspedes.
Celebrity, en 2008 botará el Solstice, en 2009 el Equinox, y en 2010, otro igual, aún sin bautizar, los tres de 118.000 toneladas y capacidad para 2850 pasajeros.

Pride of Hawaii

2400 pasajeros; 93.000 toneladas
El 5 de junio último se unió a la flota de Norwegian Cruise Line, para realizar itinerarios de una semana por Hawaii. La construcción del navío insumió más de quinientos millones de dólares. Cuenta con 10 restaurantes con horarios libres, 12 bares y salones, tres piscinas, spa y centro de conferencias. Ofrece canchas de basquet, voley y tenis, y además una pista para caminatas y fitness center. Se destacan dos lujosas Garden Villas y diez Courtyard Villas.

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

¿Qué hacer en Mar del Plata?: las mejores 6 atracciones para disfrutar de la ciudad

¿Qué hacer en Mar del Plata?: las mejores 6 atracciones para disfrutar de la ciudad


por Euge Castagnino
Tapa para OHLALÁ! de junio con Stephie Demner

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.