Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

El reencuentro y un desencuentro




Cari,
¿Por dónde empezar? Esto que te voy a escribir lo vivimos juntas y revivirlo es doloroso y emotivo, pero quizás necesario.
¿Quién hubiese imaginado que nuestro reencuentro sería delante de una iglesia y en esas circunstancias? Nuestra Omi, o la Omilein, cómo le decíamos cariñosamente en alemán a nuestra abuela, se nos fue... decidió dejarnos el jueves 20 de agosto, en el momento en el que yo estaba viajando con destino a Buenos Aires, con destino a verte a vos y a toda la familia, pero en especial a verla a ella. Sabíamos que el momento se acercaba y bueno... llegué demasiado tarde, nunca tuve ni tendré un desencuentro más grande.
Algunos me dicen que mejor así, que verla como estaba después de tres meses hubiese sido un golpe muy grande para mi, que mejor mantener el recuerdo de la Omi de cuando me fui... Puede ser que sea cierto, pero ella me esperaba, le dije cuando hablé por última vez que faltaba poquito, que ya llegaba y me iba a ver a mi y a la pancita... y no pude cumplir con eso. Pero debo admitir que ese último llamado se sintió demasiado como una despedida. Ambas lo sabíamos.
Es difícil hablar de esto, me siento rara desde que llegué, como agotada y aturdida... como en otro plano de mi existencia. A este triste episodio se me sumó un viaje muy largo, un cambio de vida y entorno después de tres meses... Los reencuentros con la familia y amigos cargados de emotividad extra... Un fin de semana inundado de abrazos, lágrimas y alguna que otra risa. Un remolino de sentimientos encontrados.
Tantas cosas se pueden decir de la Omi, ese ser tan particular, del que nunca sabías qué esperar. Sus arrebatos de amor y abrazos que te dejaban sin aire, venían condimentados de comentarios de un humor a veces un tanto ácido y otros hasta un poco desubicados!! jaja Pero siempre honesta y al frente y con el corazón abierto. Siempre lista para charlas largas, debates y relatos de vidas pasadas y de mucha historia. Y muy, muy graciosa.
Yo voy a atesorar por siempre los momentos que compartimos haciendo en conjunto cuadros de un arte algo extravagante, algunos abstractos y otros collages llenos de ironía, tintes políticos y dobles sentidos, todo extraído de la mente ingeniosa y extremadamente inteligente de nuestra Omi.
Tani, nuestra hermana, tuvo la suerte de estar ahí con ella para despedirla y con increíble amor y coraje le nombró a toda la familia, le dijo que la queríamos mucho y le agradeció darnos la vida y así se fue en paz.
Unos días antes Tani también le había prometido que cuando yo llegue el viernes la íbamos a ir a ver y le íbamos a tocar y cantar una canción.
Con mucho esfuerzo logramos cumplir con nuestra palabra, desde otro plano quizás, es verdad... pero de todas formas, así, rodeados de su familia y amigos, de todos los que la queremos, en la ceremonia sonó está canción...
Vos estuviste ahí Cari, te imaginarás que estos minutos nunca me los voy a olvidar...
Esta llegada, después de recorrer 7000 kilómetros, este reencuentro, fue nada de lo que esperaba que sea, pero así es la vida, ¿no? Cómo te sorprende a veces... todas las expectativas, todo lo que tenías grabado en tu mente de lo que iba a ser, como una película, una premonición, se esfuma en un segundo, reemplazándolo con la realidad. Y a veces esa realidad no la queríamos, no la deseábamos ni en los más oscuros sueños, a veces es demasiado dura. Pero es así como tiene que ser. Siempre impredecible, siempre indómita.
No podía más que usar este pequeño espacio para recordarla juntas, Cari. Ya vamos a retomar nuestras largas charlas en el balcón, ya van a volver las noches de música, ya van a volver las risas.
Porque aún siento que no aterricé, que soy como una espectadora desde el aire, que alguien me saque de este estado de confusión! Quiero volver a ver, a ser... ¡a sentir!
Quiero volver a reencontrarnos.
Te quiero,
Sofi

¡Compartilo!

En esta nota:

SEGUIR LEYENDO

Del reencuentro, las emociones y las sensaciones

Del reencuentro, las emociones y las sensaciones


por Sofía Durn
Evelyn Botto en la tapa de OHLALÁ! de julio

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.