Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

Hagamos catarsis




Antes de leer, si tienen ganas, denle play a este tema. Desconéctense un minuto , olvídense de todas las corridas, de lo que queda por hacer y de lo que todavía no hicieron. Piensen en algo de todo lo que tienen que las haga felices, que las tranquilice...


La verdad es que estos días estoy subida a una montaña rusa de esas en las que los pies quedan colgando en el aire y las vueltas parecen infinitas. Esas que te revuelven el estómago y que van tan rápido que hacen que se te escapen las lágrimas sin siquiera sentirlo.
Llego a mi casa agotada, me desplomo en el sillón a "desconectarme" con alguna pavada que encuentro en la tele pero mi cabeza sigue dando vueltas. Se cruzan palabras, caras, expresiones y silencios. Revivo reacciones, preguntas, pedidos y ausencias. ¿Cómo viven este momento los que nos quieren ? ¿Alguien puede acompañarnos de verdad? Nosotros dos estamos a pleno disfrutando cada instante pero... ¿los demás?
Hay quienes parecen demasiado preocupados por que todo salga bien, están los que no paran de hacer preguntas como si quisieran ponernos nerviosos a toda costa y también están las desaparecidas... las que creíamos que iban a estar al pie del cañón y, de repente, se esfuman.
En momentos de cambios donde las emociones están a flor de piel y las susceptibilidades a la orden del día, nos cuesta entender por qué los que nos quieren reaccionan de maneras tan impredecibles.
Pero a la noche, cuando me voy a dormir, descubro una verdad que me tranquiliza. Es una verdad simple, no es que haya descubierto nada en definitiva, pero al decirlo en voz alta se hace todavía más cierto. HAY MUCHAS FORMAS DE DISFRUTAR. Cada uno tiene la suya y hay que entender que no todos estén tan al mango como nosotros.
A mi me gusta vivir a pleno el presente , disfrutar concientemente de cada prueba de peinado, de cada elección, de cada 152 camino a la modista... Me gusta vivir estos días de felicidad al 100%, descubrirme feliz y ponerme contenta por mi felicidad y la de mi novio.
Como soy así, me cuesta entender las preocupaciones banales, los silencios y los olvidos. Me cuesta lo negativo, lo fugaz. No entiendo al que vive pensando en lo que va a venir y no logra colmarse de presente en una panzada de buenos ratos. No entiendo al que no sonríe cuando tiene un póker en la mano.
Pero me envuelvo en la sábana, me tapo hasta arriba (¡qué frío que está haciendo!) y me consuela entender que no es contra mí, que no hay aguafiestas ni mala onda, que no es cuestión de prioridades, de presencias o ausencias. Cada uno vive los momentos felices a su manera. Algunos sonríen, otros ríen a carcajadas, otros lloran sin motivo y algunos gritan, gruñen o se quejan…no es que no sean felices ni que no se pongan contentos por uno. Es que son así y, en el fondo de mi corazón, me tranquiliza pensar que ellos también están felices, que nos acompañan y nos quieren... a su manera.


No sé si me pasa a mi sola o le pasa a alguien más. No sé si es un mal de las novias o la hiperquinesia de mi propia ansiedad. No sé si este post tiene algún sentido pero, por las dudas, abro mi corazón y escribo.
¿Cómo viven o vivieron ustedes los preparativos? ¿Cómo lo vivieron sus familiares? ¿Y sus amigas? ¿Sintieron su compañía? ¿Su apoyo? ¿Su alegría?
P.D.: sé que hoy era "viernes de especialistas" pero necesité hacer catarsis. ¿Me bancan? ¿A ustedes qué las hace felices en este momento? ¿Les cuesta disfrutar el momento o logran conectarse con el presente fácil? Espero que todas puedan descargar como yo...

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

LinkedIn: 8 consejos para tener tu perfil actualizado para conseguir trabajo más rápido

LinkedIn: 8 consejos para tener tu perfil actualizado para conseguir trabajo más rápido


por Redacción OHLALÁ!
tapa de revista OHLALA! de mayo con Zoe Gotusso

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.