Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

Hasta para casarse son ideales los viajes

Por Horacio de la Peña




En 1993 estábamos viajando con un grupo de tenistas a un torneo en Naples, en la costa oeste de Florida, y tuvimos la mala suerte de que en Ezeiza el vuelo se demoró dos horas. Mientras esperábamos, había un grupo de tres chicas muy divertidas que estaban aburridas como nosotros.
Empecé a observar cómo distintos pasajeros se le acercaban a una de ellas con diferentes excusas. Uno para ver si la podía invitar con un café, otro para hacerle un chiste; y yo miraba... Era una situación bastante entretenida.
Después de dos horas de espera subimos al avión, y como vi que no le habían asignado atención a ninguno, me dije... vamos a probar suerte ahora.
Justo en ese viaje yo tenía un pasaje en clase business. Entré, dejé las raquetas en mi lugar, y me fui para el fondo a ver dónde estaban.
Ese día el vuelo iba bastante vacío, y había una línea de cuatro libre, dos adelante de donde estaban ellas.
Así que decidí quedarme allí, y como estaba muy cansado me estiré en los asientos y me quedé dormido. Al despertarme ya eran las 8, habíamos parado en San Pablo y faltaban sólo dos horas para llegar. Entonces escuché: ¡Estoy muerta de hambre! Levanté la cabeza y la vi a ella, protestando con sus amigas porque el desayuno de ese día no les gustaba.
Me fui adelante, hablé con la azafata y me hice preparar una bandejita de desayuno con todo lo que podía; Me conseguí un florerito, le puse una rosa y me fui para el fondo. Me acerqué con la bandeja y me presenté: -Perdón, chicas, escuché que tenían hambre.
Y las tres -principalmente porque estaban muertas de hambre- me dieron la bienvenida.
Lo primero que hicieron fue comer, y después empezamos a jugar un truco. La típica, qué hacen, dónde van, les dejé mi teléfono y ellas me dejaron el de ellas. Y como se iban a hacer un crucero, también les pedí el nombre del barco para encontrarnos.
-Las llamo por teléfono, a ver cómo están, les dije. Y se pensaron que era un chiste.

Intento frustrado

Sin embargo, me dieron el nombre y yo las llamé. Me atendió el capitán y me dijo que lo lamentaba, pero las chicas no querían atenderme. Con todo el esfuerzo que yo había hecho para llamarlas a un barco en medio de las Bahamas, no me atendían. A los dos días volví a intentarlo. Y volvieron a no atenderme.
Claro, ella me había comentado que estaba de novia. Entonces, pensé, habrá vuelto el novio. Yo suponía que era un viaje sólo de chicas, pero tampoco habíamos hablado tanto.
Cuando a las dos semanas volví a Buenos Aires, nos hablamos, nos encontramos; ella se separó de su novio y empezamos a salir.
Después me enteré de que su ex estaba en el crucero, y no había subido a ese avión porque tenía la visa vencida.
Coincidencias de la vida. Ahora hace ocho años que estamos casados y tenemos dos hijas.
El autor es tenista profesional.

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

¿En dónde encontrar los mejores precios para comprar útiles escolares?

Clases 2024. ¿En dónde encontrar los mejores precios para comprar útiles escolares?


por Sole Venesio
Tapa de revista OHLALÁ! de abril con Gime Accardi

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.