Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

Hong Kong deja su ropaje imperial

Mientras paulatinamente se van borrando las huellas de su herencia de colonia británica, la ciudad ofrece su carácter chino y ambiente cosmopolita; ideal para adentrarse en el cambio




HONG KONG (The New York Times).- Han pasado casi dos años desde que esta antigua colonia británica fue devuelta a China. Sin embargo, algunos residentes aún se sobresaltan al leer Hong Kong, China, en la pantalla del televisor o en un folleto de turismo. Los viejos hábitos no quieren morir y la ciudad todavía se halla en plena -y desmañada- transición de avanzada colonial a metrópoli china.
Ya ha perdido gran parte de su ropaje imperial; tan sólo el Royal Hong Kong Yatch Club conserva el adjetivo real en su nombre inglés. Por dentro, empero, no se ha desprendido totalmente de su herencia de colonia de la corona en el Oriente exótico. La Hong Kong Tourist Association promueve su regusto británico a la par de su carácter chino y su ambiente cosmopolita, proclamándola la ciudad más internacional de Asia.
La crisis económica regional ha agravado su crisis de identidad al retardar los latidos de su corazón capitalista. Todavía se gana dinero aquí, pero la vistosa exaltación de la riqueza que la caracterizó en sus años bulliciosos ha cedido terreno a un reconocimiento más sobrio de que se viven tiempos difíciles.
Con todo, si recorremos las calles desentendiéndonos del estado anímico reinante, Hong Kong no parece haber cambiado mucho. Palpita con la energía de sus 6,8 millones de habitantes que compran, venden o parlotean por los ubicuos teléfonos celulares. En Victoria Harbor, los transbordadores, barcazas, cruceros y sampanes se esquivan y se entrecruzan en una tarantela eterna.
En julio de 1998, se cerró el aeropuerto Kai Tak, el de los legendarios aterrizajes rozando casi las azoteas. El nuevo Aeropuerto Internacional de Hong Kong ha superado una inauguración un tanto accidentada y hoy seduce a los viajeros. Su elevada terminal de mármol y cristal, su perfecto enlace ferroviario con Kowloon y Central, son recordatorios elocuentes de que Hong Kong es, sobre todo, una ciudad que funciona.

Punto de vista

En primavera y verano, un clima tropical invita a bajar al mar. El modo más barato, y el mejor, de conocer Hong Kong es a bordo de una unidad verde y blanca de la Star Ferry.
Entre las 6.30 y las 22.30, zarpan de Victoria Harbor con intervalos de 5 y 10 minutos rumbo a Tsim Sha Tsui (Kowloon), Central y Wanchai (Hong Kong); el pasaje de adulto cuesta 30 centavos de dólar. Desde la cubierta principal, se contempla un panorama maravilloso: el Pico Victoria asoma por detrás de los rascacielos resplandecientes y el techo en forma de manta-raya del nuevo Convention Center.
En ambas orillas, nos tientan varios shoppings fabulosos. Hong Kong es una de las pocas ciudades del mundo en que salir de compras es una manera de ver el paisaje. Ya no es la meca de las gangas, pero sus shoppings son enormes, sus locales deslumbran y en ellos se puede comprar de todo.
Entre los más espectaculares figura el complejo Harbor City, contiguo a la terminal Kowloon del Star Ferry. Comprende 4 paseos comerciales con 700 locales; abre a diario, de 9.30 a 21.
En la isla Hong Kong, está Pacific Place y sus 150 boutiques elegantes; abre a diario, de 10.30 a 20.30. Quien prefiera apartarse de estos grandes centros comerciales, aún encontrará pichinchas en comercios diminutos (antigüedades en Hollywood Road o cámaras fotográficas en Stanley St.) y en los puestos de venta de souvenirs del Mercado Stanley.

El azar tiene su lugar

En esta ciudad loca por el juego, las únicas apuestas legales son la lotería y las carreras de caballos. Una tarde en cualquiera de sus dos hipódromos basta para entrever su pasión en estado puro. El más antiguo, Happy Valley (Hong Kong), funciona desde 1846.
El de Shatin es muy popular entre la población local. La temporada hípica concluye a mediados de este mes; hay carreras nocturnas y vespertinas . Los turistas pueden comprar entradas a 6,50 dólares, exhibiendo su pasaporte con sello de ingreso de hasta 3 semanas de antigüedad. Informes: 2966-8111. Prefijo: 852.
Si la silueta de sus rascacielos es la impronta de Hong Kong, su gloria no cantada es el paisaje natural. El territorio abarca 236 islas, algunas accesibles en transbordador; cada una muestra una perspectiva distinta.
Lamma, una de las más encantadoras, es un refugio de mochileros al sudoeste de Hong Kong. Su costanera, bordeada de restaurantes especializados en frutos del mar. Hay un servicio de transbordadores entre Central y Sok Kwu Wan (Lamma) con salidas cada 70 minutos.
La travesía en junco le hará volver, en el recuerdo, al pasado pesquero de Hong Kong.

Espectáculos permanentes

  • Festival de la Lancha Dragón: se celebra el próximo viernes 18. Estas coloridas regatas chinas, con lanchas de 22 remeros y proa en forma de dragón rugiente, se corren anualmente en varios lugares. El punto de observación más popular es Stanley, sobre la costa sur de la isla Hong Kong. Entrada gratuita.

  • Festival Internacional de la Lancha Dragón: se realiza el 3 y 4 julio. Los aficionados de junio dejan paso a equipos profesionales de diversas procedencias, desde la vecina Macao hasta América del Norte. Compiten en Shatin (Nuevos Territorios).

  • Muestra de fotografías City of Victoria : se exhibe a partir del 31 de agosto próximo en el Museo Histórico (Tsim Sha Tsui, Kowloon; 2724-9042). Hong Kong es un custodio indiferente de su pasado; con excesiva frecuencia, viejos edificios son demolidos y reemplazados por rascacielos indescriptibles. La muestra se remonta casi hasta la ocupación británica (1841) y explora la evolución de la c iudad hasta ahora. Entrada gratuita. Horarios: lunes, jueves y sábados, 10 a 18; domingos, 13 a 18; viernes, cerrado.
Mark Landler
Traducción de Zoraida J. Valcárcel

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

LinkedIn: 8 consejos para tener tu perfil actualizado para conseguir trabajo más rápido

LinkedIn: 8 consejos para tener tu perfil actualizado para conseguir trabajo más rápido


por Redacción OHLALÁ!
tapa de revista OHLALA! de mayo con Zoe Gotusso

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.