Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

La Alhambra eleva el arte árabe a la cumbre

Desde lo alto de una colina, el monumento que más visitantes recibe en el país despliega el refinamiento de la dinastía nazarí




GRANADA.- Entrar en la Alhambra es dar un salto en el tiempo, de casi 800 años, para introducirse en una de las realizaciones artísticas más importantes -junto con la mezquita de Córdoba- del dominio islámico en la península ibérica.
Actualmente, en España es el monumento histórico que más visitantes recibe: diariamente se ponen en venta 7700 entradas -que se agotan- para pasear por esta pequeña ciudad amurallada que, desde una colina, domina la ciudad de Granada y los alrededores.
La Alhambra, que significa la fortaleza roja, para los árabes, reúne el refinamiento del arte nazarí en paredes, techos, columnas y patios adornados con fuentes de agua. Nada se puede ver del mobiliario de aquel entonces, pero un buen ejercicio es cerrar los ojos e imaginarse los palacios revestidos de alfombras y tapices y a los entre 2000 y 3000 personas que lo habitaron recorriendo las instalaciones.
Es fácil ver a las odaliscas, las concubinas y las mujeres legales esperando por el sultán en el harén, o a los hombres en sus momentos de rezo a Alá arrodillados en el piso.

Leyendas en rojo

A pesar de estar deshabitado, y los colores de los interiores atenuados por el paso del tiempo, todavía conserva esos aires de vida árabe y, sobre todo, muchos recuerdos y leyendas.
Una de ellas remite al nombre con que se conoce este monumento. Se sabe que se elevaba blanca y brillante, pero contrariamente se la conoce por su color rojizo.
Una de las razones la dio el escritor Ibn Al-jatib, que cree encontrar el motivo en su apresurada construcción.
Eran muchos los obreros que trabajaban y se dice que el rojo provenía de sus hachas brillando al sol y de las fogatas que encendían a la noche para iluminar los trabajos de construcción, que daban un aspecto rojizo para quien lo mirase de la vega granadina. La Alhambra comenzó a levantarse en 1239, cuando el sultanato nazarí estableció su reino en Granada. Era un lugar estratégico, desde lo alto, para vigilar y observar un posible ataque.
Años más tarde, de la mano de Muhammad V alcanzó su apogeo.
El complejo se estructura en cuatro recintos. La Alcazaba era la fortaleza militar, que se encontraba en la parte más alta de la colina.
La Medina, que era como una ciudad en miniatura, estaba al servicio de las necesidades de la corte. Aun conserva ruinas de casas, baños y pequeños talleres entre sus callejuelas.
Los palacios nazaríes son cinco grandes dependencias, entre las que se destaca el Palacio de los Leones, dominado por una fuente vigilada por 12 leones y rodeado por 124 columnas de capiteles diferentes.
Sin duda, la zona de los palacios es el sector más atractivo de la Alhambra. Los recintos y patios se destacan por su imponente y refinada decoración.

Manos a la obra

Tres materiales se repiten: cerámica, madera y estuco, una pasta a base de polvo de mármol, agua, cal y clara de huevo.
En las paredes, techos y columnas se destacan dibujos geométricos, del mundo vegetal e innumerables citas religiosas, donde se sucede la frase: No hay otro conquistador como Alá . Como indica la tradición islámica, se prohibe la representación humana y animal.
A un costado de la Alhambra, está el Generalife, un gran jardín florido que servía de recreo y subsistencia para los reyes. Era la huerta que abastecía el palacio y la residencia de campo del sultán, cuando quería huir de los problemas de la corte.
Sólo unos metros lo separan de la Alhambra, pero ciertamente parece otro mundo, donde el canto de las aves y el perfume de las flores seguramente relajaban al sultán.
Ahora con los visitantes sucede algo similar. Llegar al Generalife es una pausa necesaria. Después de unas horas de caminata entre palacios, sentarse bajo un naranjo es una buena idea antes de bajar a la ciudad en busca de unas tapas.

Datos para no quedarse afuera

Conseguir entradas para visitar la Alhambra y el Generalife, sobre todo de abril a septiembre, no es tarea sencilla.
Si se va en una visita guiada no hay de qué preocuparse porque las agencias reservan cupos, pero si el paseo es en forma individual es conveniente comprarlas por anticipado en cualquier sucursal del Banco Bilbao Vizcaya o por Internet en: http://www.alhambratickets.com.
El horario de visita es todos los días, de 8.30 a 20, y las visitas nocturnas (sólo a los palacios) de martes a sábado, de 22 a 23.30.
Debido a la cantidad de gente que visita la Alhambra, debieron establecer cupos de entrada.
Hay que optar por turno mañana o turno tarde. Además de esta división cada una de las entradas tiene un horario especial para entrar en los Palacios Nazaríes, que se debe respetar. La Alcazaba y el Generalife no poseen horarios asignados, salvo el de los períodos mañana y tarde.
La entrada en ventanilla cuesta 6 dólares (hay que tener mucha suerte para conseguir una); por medio del banco, 6,50, y las visitas guiadas, de 3 horas con traslados, cuestan 23.

Tras los pasos de García Lorca

GRANADA.- Los versos de Federico García Lorca todavía resuenan por las calles de Granada, la tierra que lo vio nacer, crear y morir.
Para conocer un poco más de su vida y gustos, además de sentarse a leer sus poesías junto al río, se puede visitar una de las residencias donde dejó su marca.
La Huerta de San Vicente, entre la ciudad y la vega, fue la casa veraniega de la familia hasta 1936, año de su trágica muerte. Se conservan los muebles, cuadros y objetos originales, entre los que se destaca el piano de cola, un dibujo de Salvador Dalí y el escritorio donde redactó Bodas de sangre y Diván del Tamarit.
"Desde la Huerta de San Vicente, donde vivo, entre magníficas higueras y nogales corpulentos, veo el panorama más bello de Europa", le escribió a un amigo. Además de Sierra Nevada, desde sus balcones se puede ver el Generalife. La residencia-museo está en Parque García Lorca, calle Arabial. Abre de martes a domingo, de 10 a 13 y de 17 a 20. La entrada cuesta 2 dólares.
A 19 km de la ciudad, en la vega granadina, entre maizales, plantaciones de tabaco y alamedas también se puede conocer Fuente Vaqueros, el pueblo agrícola donde nació García Lorca. La casa, que fue restaurada, está abierta al público.

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

¿En dónde encontrar los mejores precios para comprar útiles escolares?

Clases 2024. ¿En dónde encontrar los mejores precios para comprar útiles escolares?


por Sole Venesio
Tapa de revista OHLALÁ! de abril con Gime Accardi

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.