Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

La temporada de nieve entra en calor

Todas las pistas para llegar a los centros invernales de los Andes. ¿Qué hay de nuevo? ¿Cuándo ir? ¿Dónde se puede esquiar? Respuestas para todos




El panorama por venir supone una buena temporada de nieve y de esquiadores. Aumentó la reserva hotelera respecto del año último, y aunque el consumo fuera del paquete turístico es acotado, los resultados que ahora calculan lugareños y operadores turísticos son alentadores.
Las novedades no abundan en materia de infraestructura, pero se destaca el esfuerzo operado en Las Leñas, que inauguró su sistema de fabricación de nieve, y en Cerro Bayo, que estrenó una aerosilla. Desaparecieron algunos patrocinantes y ciertas empresas acotaron sus inversiones.
Para el esquiador, la temporada 2000 podrá resultar provechosa ya que las tarifas se mantienen y en algunos casos bajaron.
Chapelco ofrece atractivos pases estudiantiles y familiares, y por su parte La Hoya se mantiene a diez pesos diarios, y hasta el 14 de julio su tarifa promocional para los medios de elevación.
Los viajeros invernales contarán con algunas sorpresas a la hora de disponer su partida, ya que hacia Chapelco volvieron los vuelos de Austral Líneas Aéreas , y el 7 de julio comienzan los vuelos diarios de Dinar hasta San Carlos de Bariloche.
Para los automovilistas también hay novedades, ya que encontrarán nuevo pavimento en el acceso a Las Leñas. Se trata de la ruta provincial 222, tramo que arranca en la ruta nacional 40 y llega a la estación de esquí.

Las Leñas

En Las leñas, las huestes de Roberto Thostrup, gerente y jefe de montaña, el eficaz Coco Torres, terminaron de apisonar la totalidad de sus pistas, y el viernes 16, décimoséptimo aniversario de la inauguración de ese centro de esquí, no hubo festejos, pero sí tickets sin cargo para los medios de elevación. Se esquió en el área de las aerosillas Venus, Eros, Minerva, Vesta, Caris, Urano y Vulcano, mientras al arrancar esta semana Neptuno, Júpiter y Apolo quedaron disponibles. Es decir, todo.

Chapelco

Se esquió en Chapelco en toda la cara que baja desde el Filo hasta el refugio Gref, y luego hasta la estación de salida de las telecabinas, con retorno hacia arriba por medio de las aerosillas 63 y cuádruple Del Gref.
Ya se aprestaba en el pomita (medio de elevación) Palito (corto de buen atractivo para los vertiginosos) y el pisanieve con malacate trabajaba en las empinadas pistas negras que bajan del cerro Teta.

Cerro Bayo

También los esquiadores se atrevieron a inaugurar la temporada en Cerro Bayo Principiantes I, II y pista 18, mientras que Catedral Alta Patagonia elevó a sus esquiadores desde el shopping de la base por medio de sus aerosillas séxtuples con marquesina plástica para combinar con la cuádruple cumbrera y utilizar las muy bien provistas pistas de esas alturas.
La Hoya convocó a sus fervorosos vecinos regionales, que fueron mayoría, por el lugar, con aerosillas más actualizadas y pistas que pasaron de ser mortificantes acarreos de piedras, al parecer más alisadas. El milagro también tiene que ver con el paciente y casi oriental trabajo de sembrar pasto en esas cumbres, que aunque mínimo ayudará en el futuro a retener nieve y disponer de esas pistas con la menor nevada.

Cerro Castor

La prudencia promocional del Cerro Castor, en Tierra del Fuego, con 17 kilómetros de pistas y tres aerosillas cuádruples, modernas y con protección paravientos acrílica, hace que pocos pongan la mirada de este lugar prolijo, nuevo y que quiere crecer en atención y servicios.
Es la estación de esquí alpina más austral del mundo, a un paso de la encantadora bahía y su nutrido grupo de restaurantes, que no dejan de ofrecer centolla y sus más sabrosas variantes.
La base de Cerro Castor está apenas a 195 m. sobre el nivel del mar supervisada por un experto del esquí: el campeón nacional y representante olímpico Gastón Begué. Una garantía.

Casinos

Mucha nieve en Mendoza, bastante en Neuquén y lo necesario en Río Negro y Chubut, resultó la aceptable condición meteorológica que acondicionó las pistas de todos los centros de deportes invernales de la falda oriental de los Andes. Los centros fueron invadidos el último fin de semana largo por un turismo deportivo que desafió el frío, consumió suculentos platos (también eligió vinos con sabiduría), y le sobraron fuerzas para concretar la primera invasión a los casinos.
Probaron suerte -en Piscis, de Las Leñas; en el Magic, de San Martín de los Andes; en Catedral, y en Ushuaia- y hasta incursionaron por las discotecas, para demostrar el rutilante estado físico fuera de la pista.
"Si se mide por este primer fin de semana, la temporada será buena", aseguró Fernando Larreategui, un veterano agente de viajes especializado en esquí, que despachó para esa ocasión los vouchers de un centenar de clientes esquiadores.
El 60 por ciento debió esquiar en Chile -abundan las frecuencias hacia el aeropuerto de Santiago- debido a los pocos vuelos de línea a San Carlos de Bariloche y de los que combinan para viajar a Las Leñas.

En Chile

Sin embargo, quienes llegaron el viernes 16 a la capital chilena con sus esquíes de base encerada y cantos afilados debieron postergar una día la subida a las pistas de Valle Nevado, ya que los inusuales 200 milímetros de lluvia caídos en la trasandina ciudad, no sólo provocaron inundaciones, sino que en la altura una formidable nevada cerró el camino de acceso.
Salvados ágilmente parecidos problemas hacia Portillo, la veterana estación de esquí que fue sede del Mundial de 1966, volvió rápidamente a lucir su viejo estilo, único que se conserva así en toda la cordillera.
Francisco N. Juárez
Para La Nación

Teléfonos útiles

  • Las Leñas:

    (02627) 471100 (montaña) 4313-1300
  • Catedral Alta Patagonia:

    (02944) 423776
  • Robles Catedral:

    (02944) 460051/56 (montaña)
  • Cerro Castor:

    (0291) 422244
  • Caviahue (hotel Farallón):

    (02948) 495116
  • Cerro Bayo:

    (02944) 494189
  • Cerro Chapelco:

    (02972) 427158 (montaña)
  • La Hoya:

    (Sec. de Turismo):(02945) 451927
  • Portillo:

    (56-2) 2630606
  • Valle Nevado

    (56-2) 2060027 (56-2) 6980103 (montaña)

Los accesorios no son lo de menos

Para que el equipo de nieve esté completo, hay que acordarse de los accesorios. Guantes, gorros, cuellos y antiparras son tan necesarios como una buena campera.
Los gorros se usan de tela de polar y rondan los 15 pesos.
Por un par de guantes impermeable habrá que pagar 50 pesos, y si están confeccionados con tela Gore-Tex, 90.
En cuanto a las antiparras es recomendable que tengan sistema antifog, que evita empañamientos, y que también tengan protección UV. Cuestan entre 55 y 120 pesos.
Para los que quieren gastarse unos pesos y tener el equipo completo, los esquíes más modernos son los que tienen sistema carving o parabólico (más anchos en las puntas). Los precios oscilan entre 300 y 800 pesos. En botas se imponen las de cuatro ganchos que dan más confort y precisión (entre 250 y 600 pesos) Las fijaciones oscilan entre 120 y 420 pesos.
Los que se deslizan en tablas de snowboard tendrán que pagar entre 200 y 400 pesos por botas, 100 y 350 por fijaciones y entre 250 y 400 por las tablas.

Bien equipados

Con las nuevas texturas que año tras año se perfeccionan, el frío en las zonas de nieve hace tiempo que ya no es problema.
Camperas, pantalones, guantes, buzos y hasta medias se confeccionan con telas especiales para que los días que se viven en la montaña o sobre tablas de esquí sean cálidos y, sobre todo, confortables. Antes de armar las valijas hay que tener presente que la ropa es fundamental para que la estada sea placentera. No estar preparado como corresponde puede provocar que la semana de esquí haga agua.
En cuanto a camperas, el elemento principal del equipo de nieve, la tendencia de la moda se inclina hacia las nuevas texturas, que se caracterizan por ser respirables, impermeables y cortaviento. Aunque de acuerdo con la marca de la campera varía el nombre de las telas con que están realizadas; en general, presentan cualidades similares.
Gore-Tex, Omni-Tech, Ultrex, Fibrexs, entre otras texturas, están compuestas por capas que permiten que la transpiración salga y no se seque en el cuerpo; no producen condensación. Esto evita enfriarse cuando se transpira.
Al ser impermeables evitan la filtración de agua durante lluvias por períodos prolongados. Para que la impermeabilidad sea efectiva debe, ir acompañada por costuras y cierres sellados a prueba de agua.
Los modelos de las camperas más modernos son desmontables; tanto el abrigo interior de tela polar, como el exterior se pueden usar en forma independiente, por lo que uno tiene tres camperas en una.

Livianas y cómodas

Las camperas se caracterizan por ser muy livianas. Los modelos abultados e inflados ya no se usan más.
Los colores y modelos de este año son bastante similares a los de 1999. Se destacan los clásicos, negro, azul, gris, rojo y amarillo. También se usan el celeste y el beige. Los modelos preferidos son las parkas.
Los precios varían de acuerdo con los accesorios que tengan (capuchas, cierres, bolsillos), la textura en que estén realizadas, si son desmontables, y por supuesto según las marcas. Las más económicas rondan los 90 pesos y las más caras llegan a 500 (estas últimas son ideales para condiciones de frío extremo).
Para usar debajo de las camperas lo mejor son los artículos de tela polar, muy abrigada y liviana. Los buzos y camperas oscilan entre 50 y 190 pesos de acuerdo con el grosor de la tela. Puede ser polar 100, 200 o 300; a medida que aumenta el grosor es más abrigado.
La novedad de esta temporada son las camperas de polar con windstopper, una membrana que recubre la tela y ayuda a evitar que penetre el viento. Esta nueva textura es ideal para compensar las características negativas del polar: penetra el viento y no es impermeable. Estas camperas rondan los 150 pesos.
Con respecto a los pantalones para la nieve, las mujeres siguen prefiriendo los modelos que se adhieren al cuerpo y resaltan la figura. Los colores más solicitados son negro, azul, rojo y blanco. Los precios oscilan entre 90 y 140. Los modelos más caros tienen más cierres y bolsillos.
Los pantalones de snowboard son los preferidos por los hombres. Tienen la particularidad de ser anchos, con cierres y bolsillos en las piernas. Están confeccionados con telas riftoc o cordura, un material duro, resistente e impermeable. Esta textura evita que la tela, ante un enganche, se desgarre. Cuestan entre 120 y 200 dólares. Los pantalones tradicionales se consiguen por alrededor de 80 pesos.
Andrea Ventura
Asesoramiento:
Eurocamping, Paraná 761; La casa de las camperas, Uruguay 310.

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

LinkedIn: 8 consejos para tener tu perfil actualizado para conseguir trabajo más rápido

LinkedIn: 8 consejos para tener tu perfil actualizado para conseguir trabajo más rápido


por Redacción OHLALÁ!
tapa de revista OHLALA! de mayo con Zoe Gotusso

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.