Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

Maraú, aguas templadas por descubrir

Aunque parece una isla, es una península; el resort inaugurado en 2003 garantiza seguridad, buenas comidas y un mar agitado




MARAU.- Es una península, un brazo que se desprende de la generosa geografía bahiana. Pero por su dificultad de acceso y sus encantos Maraú -a poco más de media hora de vuelo de Salvador de Bahía- parece más bien una isla.
Llegar por tierra no es nada sencillo, los caminos no están en buen estado. Y si la opción es por agua, preste atención. A casi 370 kilómetros de Salvador está el puerto de Camamú. De allí zarpa la embarcación que cruza la bahía de Camamú (la tercera más grande de Brasil) con destino a Barra Grande, el principal asentamiento en el extremo norte de la península, donde viven cerca de 2000 moradores.

Paraíso a la brasileña

Las aguas templadas de Maraú, la arena blanca y fina, el paisaje y la intimidad de sus playas valen la pena. Y con la ventaja de que la oleada de turistas aún no descubrió este rincón de Brasil, el descanso está asegurado.
Preocupado por preservar sus encantos naturales, el municipio declaró recientemente a la península, que tiene una superficie de 18.850 hectáreas, Area de Protección Ambiental (APA), por eso la infraestructura hotelera también es muy limitada y, como se sabe, la exclusividad tiene su precio.
La bienvenida al Kiaroa Beach Resort, un complejo que fue inaugurado en diciembre de 2003, tiene algo de escenográfico, como si se tratase de un nuevo capítulo de La isla de la fantasía. La naturaleza se impone en cada metro cuadrado del lugar: infinitas tonalidades de verdes, flores silvestres, inmensos cocoteros, micos saltando entre los árboles, papagayos y, apenas unos metros más allá, la playa?
El complejo, a tres kilómetros de la villa de Barra Grande, convive en armonía con el espíritu de Maraú. Todo es rústico y confortable, con un extremo cuidado hasta en los mínimos detalles. El proyecto arquitectónico fue diseñado por Ivan Smarcevski, y la decoración de sus 24 departamentos y bungalows quedó a cargo del artista plástico Fabio Delduque. Así, cada uno tiene una ambientación diferente, pero con características que recuerdan a la Polinesia. El nombre del resort está inspirado en una perla negra típica de esas costas.
De los 240.000 m2 de superficie, la tasa de ocupación edilicia del complejo es mínima, sólo 3500 m2, y toda la infraestructura de servicios como el restaurante, el gimnasio, la isla central de piscinas (de 800 m2), la recepción y los bungalows están conectados por senderos y puentes de troncos.
Los huéspedes también tienen a su disposición una cancha de tenis, Internet, spa y una miniacademia de baile, al menos como para no quedar fuera de ritmo durante las noches, cuando en los bares los lugareños dan cátedra de forró, samba y otros estilos.
"Es difícil encontrar un sitio en el mapa que reúna tantas cualidades -dice el experimentado Feruccio Bonazzi, un italiano que después de viajar por todo el mundo y abandonar su último proyecto en el Morro de San Pablo se decidió por Maraú-. Y el concepto de Kiaroa lo tomé de un hotel de Bali, donde todo se conecta con la naturaleza."
Y dice más: "Hay que tener en cuenta que recibimos a una clase de turista que puede gastar alrededor de 1500 dólares por día".

Datos útiles

Cómo llegar

A Salvador, pasaje ida y vuelta, por Gol, con escala en San Pablo y Brasilia, tasas e impuestos incluidos, 1912 pesos. Desde allí, taxi aéreo hasta la península de Maraú, 35 minutos de vuelo, 100 dólares.

Alojamiento

Kiaroa Resort, una semana en base doble con pensión completa, 5400 dólares por persona en Carnaval (entre el 22 de febrero y el 1° de marzo). Fuera de Carnaval, 493 dólares por día por persona con todo incluido. Traslado aéreo Salvador/Kiaroa kiaroa@kiaroa.com.br

Mas información

Para agendar Playas con piscinas naturales

Una de las playas más bellas es Taipú de Fora, con siete kilómetros de extensión. Su mayor atracción se esconde bajo la marea, cuando el mar se retira y deja al descubierto una gran piscina natural, un acuario óptimo para el buceo, de casi un kilómetro de largo por 500 metros de ancho. Con sólo alquilar un snorkel, peces, corales y un mundo submarino se presenta a nuestros pies.

Recomendaciones

Lagoa Azul, Tres Coqueiros y Bombaca son otras de las playas con mar abierto más recomendadas, porque del otro lado de la península y recostadas sobre la bahía hay un puñado de islas con aguas mucho más tranquilas. Lo ideal es reservar un día completo de excursión, subir a una lancha temprano y recorrerlas.
Se puede almorzar en Ilha do Gato, en la entrada de Camamú, desde donde se divisa el campanario de la capilla de Nuestra Señora de Asunción de Macamamu, construida por los jesuitas en 1565.

Una isla encantada

Alejandro y Mariza Ciciliani son los dueños de la posada y restaurante que inauguraron a fines de 2005.
"Dejamos San Pablo hace más de 20 años para venir a Camamú y ahora nos trasladamos a la Ilha do Gato", cuenta Alejandro, que luego invita a conocer el lugar, la huerta y hasta los secretos de la cocina local.
Siempre cuesta abandonar los placeres bahianos, especialmente cuando uno comienza a tomarle el gusto.
Por Soledad Vallejos
Enviada especial

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

¿En dónde encontrar los mejores precios para comprar útiles escolares?

Clases 2024. ¿En dónde encontrar los mejores precios para comprar útiles escolares?


por Sole Venesio
Tapa de revista OHLALÁ! de abril con Gime Accardi

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.