Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

No llores por mí, mamá... ya llegamos

Viajar en avión con un bebe se puede convertir en un martirio, pero la madre de Nicolás sabe que no y da la solución




LIMA (El Comercio, de Lima).- Leche, mamaderas, pañales, cremas, juguetes y cuanta cosa pudiera cargar, sólo para el camino. Luego, el equipaje . "¡Ya es suficiente. Esto no tiene nada de vacaciones!", le decía a mi esposo.
Viajar con bebes en un avión siempre es y será un gran temor para los padres, más aún si éstos son primerizos. Algo así como tomar la decisión después de mucho pensar de con quién dejar al bebe en mención: la abuela, la suegra, la hermanas... en fin, posibilidades sobran y de mucho confiar.
Pero ahí está el gusto. Que sabiendo que contamos con esa ayuda una siempre quiere estar y compartir todo en familia. Recuerde además que este niño sólo paga un porcentaje reducido del boleto, o sea, bastante económico como para dejarlo, ¿verdad?.
Así sea que cuando crezca nos pregunte si el de la foto colgada en la pared de la sala es él, el asunto es que, para entonces, ya sabremos qué responderle y por cierto habrán pasado muchos años.

Una pregunta clave

Decidido el viaje entonces, lo fundamental es pensar cuántas horas durará el vuelo y si el pequeño podrá soportarlo. Nadie como una madre para saberlo, ¿cierto? Somos lo máximo.
Si el vuelo tendrá escalas tenemos que saber también cuántas serán. Eso es muy importante, pues en la bolsita de dos metros que cargue para este niño tendrá que guardar varias mudas de ropa, que usted inteligentemente combinará si éste no la ensucia.

Mamaderas y pañales

Pero sigamos como si no hubiera subido al avión todavía, que eso es otro rollo. Cuando vaya a adquirir los boletos de viaje no olvide decirle repetidamente al personal de la compañía que está viajando con un bebe, porque éste tiene derecho a una canastilla llamada baby bassine , que es un plástico pegado a la pared y hace las veces de una hamaca pequeña, donde la criatura descansa, y de pasadita nos deja descansar a nosotros.
Pero ojo con esto, esa canastilla sólo soporta hasta 12 kilos de peso, así que tome sus precauciones porque la mayoría de las líneas aéreas le dirán que ellos reservan los espacios para bebes de hasta 7 meses.

Hay que estar alerta

Pero eso no tiene mucho que ver porque usted puede tener un bebe al que las piernitas se le rebalsen de la canastilla, aun cuando pese menos de lo reglamentado. En todo caso es cuestión de conversarlo.
Yo le aconsejo hacerlo con bastante anticipación pues tal vez a otro sujetillo se le ocurra ir de vacaciones y termina ganándonos por puesta de mano la veintiúnica canastilla con que cuentan todos los aviones que salen del país.
Sigamos. La comida para bebe tendrá también que pedirla con anticipación, aunque en realidad esa información sale en la pantalla de las reservas. Allí dice infant , o sea una persona que no protesta y es más pequeña que un children. Ya está en días previos y corre por gusto pues con sentarse a hacer una lista de lo que meterá en la maleta arreglará todo. No lleve mucho, sólo lo necesario. Es mejor tener aquello que no podrá conseguir en otro lugar, como la ropa especial o sus propios biberones.
Viajar con pañales tamaño jumbo es sólo bulto, porque adonde vaya siempre habrá tiendas, y si no alguna solución se le ocurrirá para conseguirlos. Calcule nomás cuántos usará hasta que se instale.

Pequeños derechos

Bueno, está yendo al aeropuerto y no olvide lo más importante, ¡el cochecito! Ese objeto maravilloso que creó algún cansado padre. Cuando llegue al mostrador no se le ocurra despecharlo o dejarlo allí.
Este va con usted hasta que llegue a la entrada misma del avión donde lo recibirá un encargado para guardarlo y tendrá que reclamarlo cuando llegue a destino.
No lo olvide, pues tal vez corra con la misma mala suerte que yo, que hasta ahora estoy esperando que llegue.
Un dato importante, el impuesto de salida de este aeropuerto es igual para todos, sin importar la edad. Y sobre todo se hace realidad aquello de los niños y los ancianos primero , escuchado tantas veces en las series o películas.
Usted tendrá prioridad en todo. Pero su bebe sólo tiene derecho a un equipaje pequeño, no maleta, así que no piense en más encargos.
Si está pensando quedarse en un hotel no olvide avisar para que le instalen una cuna en el dormitorio y todo sea más cómodo.
Ya en el avión sólo relájese y siente a su bebe.
Si no duerme dentro del baby bassinet con los juguetes que usted seleccionó para el viaje, siempre habrá un comedido pasajero que le hará morisquetas y lo distraerá por un momento.
Otra cosa, no todos los baños del avión cuentan con cambiadores. Ubique cuál de ellos lo tiene antes de llevarlos.
Cuando finalice el vuelo no olvide recoger el equipaje y sobre todo a su hijo, que seguramente comenzará la siesta. Ya en busca de maletas consiga un coche para ellas y échelo encima para que no se le pierda.

A la hora de llegar

Si tiene algún pariente o amigo, si es el padrino mejor, que va a recibirlos al aeropuerto, no dude en entregarlo a esos brazos. Ahí empezará a disfrutar del viaje.
Cuando vaya a pasear tenga pocas cosas en su cartera o maletín pequeño: una mamadera, la cucharita engreída por él, en fin, pocas cosas que usted sepa que utilizará para la caminata.
Ponga muchos paños húmedos, es lo que más se usa, pañales y sobre todo tenga a mano muchas ganas de divertirse y pasarla bien. Le garantizo que no se arrepentirá.
(Todos estos datos fueron conseguidos gracias a l a experiencia con mi Nicolás, el bebe mencionado)
Inés Menacho

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

LinkedIn: 8 consejos para tener tu perfil actualizado para conseguir trabajo más rápido

LinkedIn: 8 consejos para tener tu perfil actualizado para conseguir trabajo más rápido


por Redacción OHLALÁ!
Tapa para OHLALÁ! de junio con Stephie Demner

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.