Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

Olas de diversión y buena vida

El Costa Classica, de la naviera italiana Costa Cruceros, zarpa desde Buenos Aires




Visitó por primera vez el puerto de Buenos Aires el Costa Classica, uno de los barcos de Costa Cruceros con un estilo marcadamente europeo. El sábado 29 de diciembre último, la proa de esta moderna y lujosa nave inició su plan de cruceros que sale y retorna siempre desde y hasta el puerto de Buenos Aires, para realizar programas de ocho noches por el cálido litoral brasileño hasta Río de Janeiro, con escalas en Punta del Este, Porto Belo y Santos.
Este transatlántico, que fue premiado numerosas veces en Europa, ofrece una equilibrada armonía entre áreas públicas y estructura de servicios. Se trata de un verdadero hotel flotante, ya que en sus 220 metros de largo y 31 de ancho aloja a 1680 cruceristas.
Con tantas personas a bordo, el Costa Classica se las ingenia para que todos puedan disfrutar de sus instalaciones mientras la tierra se aleja. Tiene dos piscinas, que refrescan las mejores horas de sol; cuatro jacuzzis, para relajarse después de tantas horas de ocio; un circuito de jogging de 250 metros con vistas panorámicas hacia dentro y fuera del barco y un completísimo centro fitness, el Caracalla, provisto de los aparatos más modernos.
En cuanto a la gastronomía, las opciones atienden todos los gustos no sólo por la comida, sino también por la formalidad requerida. Está el elegante restaurante Tivoli, para más de 700 comensales; el buffet La Trattoria, dedicado a los menús informales, con 230 plazas; Al Fresco Bar, sobre la popa y caracterizado por alegres colores así como el muy distinguido bar Piazza Navona, ideal para los encuentros distendidos con música en vivo.

Noches infinitas

Si los placeres culinarios y la variada actividad deportiva tienen un fuerte protagonismo en el Classica, no menos sucede con los sectores dedicados a la diversión. El teatro Colosseo, por ejemplo, de tres pisos puede albergar hasta 710 espectadores, el salón de baile Puccini combina las mejores vistas panorámicas del Atlántico con la alegría contagiosa que se propaga a bordo.
Para los que se niegan a terminar el día hasta pasada la medianoche, la disco Galileo es el reducto que congrega entre sus paredes transparentes y la enérgica marcha de los DJ.
Mientras en otras épocas las travesías marítimas insumían 40 días o más, hoy las compañías han diseñado programas de tres a ocho noches, que hace que muchos cruceristas encuentren una opción a la medida de su disponibilidad de tiempo. Una propuesta muy dinámica de la actividad de los cruceros se plantea a partir de un cambio en el producto. La programación que Costa Cruceros ofrece a nuestro mercado durante el verano estará atendida por tres de sus grandes naves: El Costa Allegra, el Costa Classica y el Costa Tropicale.
Los itinerarios diseñados por la naviera italiana ofrecen una gran ventaja: el que elija alguno de sus programas saldrá y retornará desde y hasta el puerto de Buenos Aires. Es decir, vacaciones desde el primero al último minuto, sin necesidad de tener que hacer conexiones aéreas.
La vida activa a bordo está ideada para que se disfrute de todo el confort de estos resorts flotantes, que trasladan a los diferentes destinos del recorrido pautado. El barco navega habitualmente de noche y permanece anclado en la escala durante el día. En uno de los minicruceros de ocho días del Costa Allegra o el Costa Classica, el crucerista amanece un día en Porto Belo, Brasil, y al día siguiente en las playas de Río de Janeiro.
La consigna de estos cruceros es "Navegamos para que usted se divierta". Y a esa propuesta adhieren todos los huéspedes del barco. La animación, la música, los shows y las actividades ininterrumpidas borran fronteras de edades y sexos. En alguna, el crucerista se engancha... Si no lo hiciere, la oferta gastronómica a lo largo del día y de la noche, con miles de tentaciones dulces y saladas, que convocan y seducen como Eva en el Paraíso, lo obligarían seguramente a bajar rodando por la planchada...
Finalmente, el estilo informal que reina a bordo tanto en vestuario como en las relaciones personales contribuye al clima de vacaciones o descanso que el viajero anhela.

Promociones para la temporada

  • Siete cruceros totalizan la oferta de este transatlántico para la temporada argentina de verano con precios que se inician en U$S 990 en cabina interna. Actualmente se están ofreciendo promociones que hacen aún más atractivo subir al barco: traslados gratis desde el interior, y para la programaciones de febrero y marzo, segundo pasajero gratis. Para mayor información comunicarse por el 4590-7777.

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

Método Pathwork: ¿qué es y de qué se trata esta técnica de transformación personal?

Método Pathwork: ¿qué es y de qué se trata esta técnica de transformación personal?


por Euge Castagnino
Tapa para OHLALÁ! de junio con Stephie Demner

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.