Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

Orlando y alrededores, para peatones

Servicios de transporte público en International Drive y Kissimmee que hacen olvidar el auto




Piensa en grande y acertarás es la idea fuerza en Orlando. Todo es enorme, por empezar el enjambre de caminos que da acceso a los parques. Sólo Disney World tiene 122 kilómetros cuadrados, más de la mitad de la superficie de la Capital Federal y el doble de la isla de Manhattan en Nueva York. Uno se pierde con facilidad. Doy fe porque si no salgo a tiempo por los exit con números y letras de la Carretera Interestatal 4 (I-4) que va de Este a Oeste corro el riesgo de desembocar en el Turnpike de la Florida, que es un lío. Cuando alquilo auto pido un navegador satelital para saber dónde estoy.
Usar una autopista, imprescindible para cubrir distancias grandes, es más aburrido que tomarse el agua de los fideos. Todo parece igual, sin cambios en el horizonte hasta que se llega a las atracciones escondidas entre bosques y lagos continuos. Eso de día, y de noche ni hablemos.
La excepción, además del downtown de la ciudad de Orlando, es el International Drive. Es lo más parecido, dentro de este gigantismo, a una calle como las nuestras y en algunos tramos tiene hasta veredas en las galerías comerciales de Pointe Orlando y el Mercado.
Para los que somos peatones de alma es un alivio porque se puede prescindir un rato del auto. Allí hay todo tipo de negocios, restaurantes de comida rápida y gourmet y atracciones (cines, golfitos con piratas y piscinas con algo de montaña rusa). Y tiene la ventaja de un servicio de trolleys, aunque no sea un tranvía porque marcha sobre neumáticos, que funciona desde las 10 de la mañana hasta las 22.30. Parece temprano, pero aquí no es común acostarse tarde. Tiene cien paradas en sus dos recorridos de Norte y Sur, con un intervalo de unos 20 minutos entre coche y coche. Hay que pagar con el cambio exacto, un dólar por viaje, 25 centavos los mayores de 65 años y gratis los menores. Lo que más conviene es comprar un pase para viajes sin límites, 3 dólares por día y 9 por siete días. Lo describo con detalle porque es una alternativa para quien no quiere manejar o busque alojamiento en hoteles con suites (cocina incorporada para familias, con TV), supermercados para aprovisionarse y hasta delivery para no salir a comer afuera. Un lugar parecido en cuanto a diversidad de oferta, sin trolley pero con todo cerca y fácil con auto, es la ruta 192 en la contigua Kissimmee, que es la compañera de ruta de Orlando.
Se congestiona como una avenida de las nuestras en las horas pico porque está cerca del Maingate de Disney. Es una sucesión de villas, hoteles y moteles con microondas y piscinas de costo económico. Incluso ponen carteles luminosos con los precios y sus ofertas que van cambiando hacia el atardecer porque Orlando tiene 500 hoteles con más de 113 mil habitaciones, mucho más que Nueva York. Hay espectáculos con comida, sinnúmero de pizzerías y atracciones tipo parque de diversiones. De la misma manera que en I-Drive, hay en la US 192 una infraestructura más propia de ciudad que las que se encuentran en las cercanías de los parques aislados, rodeados por la naturaleza. Y de la misma manera se alienta el uso de transporte público. Por eso hay servicio de camionetas, shuttles, para llevar y traer pasajeros de los grandes parques.
Por Horacio de Dios
almadevalija@gmail.com

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

LinkedIn: 8 consejos para tener tu perfil actualizado para conseguir trabajo más rápido

LinkedIn: 8 consejos para tener tu perfil actualizado para conseguir trabajo más rápido


por Redacción OHLALÁ!
Tapa para OHLALÁ! de junio con Stephie Demner

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.