Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

Por Lavapiés, barrio de Joaquín Sabina

Por Horacio de Dios Para LA NACION




En mis paseos por el viejo Madrid pasé por el locutorio El Nuevo Siglo, en Tribulete 17, sin que me llamara la atención. Al comprar una tarjeta telefónica pude haber conocido a Jamal Zougam, detenido como uno de los responsables de la matanza del 13 de marzo. El local está a diez minutos de caminata desde la Puerta del Sol y a metros de la entrada del metro de la plaza de Lavapiés. Es una pena que un vecindario tan singular, por su fascinante presente multicultural y su pasado tan castizo (casi la patria del chotis), esté asociado con las noticias del terror. No es fácil ubicar la plaza Agustín Lara en un laberinto de calles medievales. El mexicano se ganó la estatua pensando en María Félix, al prometerle: "Cuando llegues a Madrid, chulona mía, voy a hacerte emperatriz de Lavapiés, y alfombrarte con claveles la Gran Vía, y a bañarte con vinillo de jerez". Por ahí está la Corrala, entre Tribulete y Sombrerete, donde se presenta todos los veranos una zarzuela en su propia salsa porque usan ropas y costumbres de la época de majas y majos. En Madrid quedan todavía unas 400 corralas y la mayoría está en la zona sur, mientras se trata de restaurarlas. Joaquín Sabina vive por allí y mucho le ha cantado a la vida en falsa escuadra de sus vecinos. Lo seduce el mercado del Rastro que está a pocas cuadras: "Para mí es fantástico porque me gustan mucho las cacharrerías, los barquitos de madera y otras cien mil tonterías que, aunque no valen nada, calientan el corazón". Recuerda su retrato de aquella argentina que vendía monigotes hechos con miga de pan: Te morías por volver/ Con la frente marchita cantaba Gardel/ Y entre citas de Borges, Evita bailaba con Freud. El cantautor recomienda pasear por el día y buscar las tascas antiguas, donde dan callos y calamares fritos con vino suelto. Fue un barrio judío hasta la expulsión de 1492 con los Reyes Católicos. Desde ese momento se autobautizaron Manolos al convertirse para sobrevivir. Y la calle de la Sinagoga paso a llamarse de la Fe. Hoy es una ONU en pequeño, porque en sus 20 manzanas hay inmigrantes de 50 países. Hay más chinos que españoles y no son menos los que llegan del Magreb (Marruecos y Túnez). Que se suman a bengalíes, senegaleses, turcos y latinoamericanos, incluyendo a los argentinos. Y cerca, porque todo está a distancia peatonal, se encuentra el Centro de Arte Reina Sofía con su Guernica, la catedral de San Isidro dedicada al patrono de la ciudad, la basílica de San Francisco con pinturas de Goya y por último, pero no menos importante, la estación de Atocha.

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

LinkedIn: 8 consejos para tener tu perfil actualizado para conseguir trabajo más rápido

LinkedIn: 8 consejos para tener tu perfil actualizado para conseguir trabajo más rápido


por Redacción OHLALÁ!
Tapa para OHLALÁ! de junio con Stephie Demner

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.