Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

QUIETUD




La noche fue pacífica. No feliz, pero pacífica.
Ayer llevé a Luján a la psicóloga. A la salida los llevé a todos a tomar el té y volvimos a casa.
Le había mandado un mail a Nicolás, avisándole que a la noche tenía una comida con amigas. No me respondió.
Cuando llegó, le pregunté si lo había recibido, a lo que respondió: "Sí sí, solo necesito saber a qué hora te vas, para ver si salgo a correr o no". Había tiempo, así que se fue. Nunca me dio un beso. Ni cuando llegó, ni cuando se fue.
Me cambié y salí. Llamé en un momento para ver cómo estaba todo, pero no atendió. No comprendo este temita de no responderme los llamados. En fin.
Volví bastante temprano. Los chicos dormían y él estaba en el living, con la compu. Lo saludé y me senté.
Me dijo: "Yo sé que tendríamos que hablar, pero no tengo ganas. No tengo energía y nunca me parece un buen momento. Te pido disculpas por tardar tanto, pero necesito más tiempo".
No me quería pelear. No quería irme a dormir con violencia contenida. No quería llorar.
Le dije: "Como quieras, me voy a dormir, hasta mañana".
"Ahora voy", me dijo, pero no me enteré de cuándo subió.
Fea forma de terminar la semana.

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

¿En dónde encontrar los mejores precios para comprar útiles escolares?

Clases 2024. ¿En dónde encontrar los mejores precios para comprar útiles escolares?


por Sole Venesio

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.