Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

Recuerdos de Dubrovnik

Por Mario Moavero




Hice el trayecto Bari-Dubrovnik cruzando el mar Adriático recostado en una reposera en cubierta con una suave brisa que acompañaba el movimiento del barco. Desde el puerto me sentí atrapado por esta ciudad marítima, al observar sus casas desparramadas en las montañas, como queriendo abrazar la ciudad vieja.
En la ciudad vieja vi un diminuto cartel con el dibujo de una cama, y debajo la palabra kobe. Así conocí a Kotka, que alquilaba habitaciones de su casa. Hoy todavía recuerdo su sonrisa y unos dulces de higo sabrosos que preparaba. A veces comíamos juntos mientras se esforzaba en relatarme los duros tiempos vividos en la guerra, cuando durante los bombardeos de la aviación serbia, lo único que podía hacer era sentarse alrededor de la mesa y rezar, mientras las bombas caían y caían.
Desde la ventana de mi habitación podía observar parte del muro que rodea la ciudad y el fuerte de Minceta del siglo XIV. La ciudad vieja está rodeada por un muro medieval, con torretas y fuertes que servían de defensa. Caminar por su entramado de callejuelas y escalinatas me transportaba al pasado.
La ciudad ha sido reconstruida, aunque aún quedan vestigios de la guerra de los Balcanes, como el dolor en la población que perdurará hasta su muerte.

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

¿En dónde encontrar los mejores precios para comprar útiles escolares?

Clases 2024. ¿En dónde encontrar los mejores precios para comprar útiles escolares?


por Sole Venesio
Tapa de revista OHLALÁ! de abril con Gime Accardi

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.