Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

Ruta 40: donde se entona Salta

Paisajes para el asombro desde los valles que riega el río Calchaquí hasta la puna desértica




CAFAYATE.-- Son muchos los que aseveran que el sector salteño de la ruta nacional 40 es el tramo más espectacular de los casi 5000 kilómetros de longitud que comunican Jujuy con Santa Cruz. Desde los valles que riega el río Calchaquí hasta la puna desértica, el camino asciende más de 3000 metros buscando las cumbres eternamente nevadas.

Punto de partida

Para quien viene viajando desde el Sur, el primer pueblo salteño que atraviesa la ruta 40 es Tolombón, sede de los dos levantamientos más grandes de las llamadas Guerras Calchaquíes: el comandado por el cacique Juan Calchaquí en 1651 y el que encabezó años después Pedro Bohórquez, el Falso Inca.
Aquí empiezan a verse los viñedos que acompañarán parte del trayecto y en los que madura la uva que da origen al reconocido vino salteño.
Diez kilómetros al norte de Tolombón se encuentra Cafayate, centro turístico indiscutido de los Valles Calchaquíes. Este es el sitio indicado para hacer un alto en el trajín de la ruta 40 y salir a recorrer los alrededores cautivantes.
Tomando la ruta provincial 68, que lleva directo a la ciudad de Salta, a los pocos kilómetros comienzan a aparecer extrañas formaciones de piedra roja y arenisca. Talladas durante siglos por vientos y lluvias, hoy representan figuras que el ingenio popular no pudo dejar de nombrar: El Fraile, La Garganta del Diablo y Los Castillos, entre otras.
Retomando la ruta 40, al poco tiempo de marcha se encuentra San Carlos, uno de los pueblos más antiguos del valle, fundado en 1551. Aquí se realiza cada enero la Fiesta del Barro Calchaquí, donde artesanos de todo el país se dan cita para moldear con arcilla todo tipo de piezas de cerámica.
De San Carlos al Norte el camino se vuelve más áspero y el paisaje más crudo y solitario.
En este tramo, el valle es muy ancho: lejos, al Este y al Oeste se yerguen las estribaciones cordilleranas de un tono cada vez más rojo. De repente el camino se angosta y queda encajonado entre paredones de piedra gris.
Es la quebrada de las Flechas, que durante ocho kilómetros enmarca la ruta, confiriéndole al paisaje un aspecto lunar. Al final de la quebrada llegamos a Angastaco, antiguo pueblo agrícola oculto tras paredones de arenisca blanca.
Siguiendo hacia el Norte se ve a mano derecha la pequeña iglesia del Carmen, que tiene fama de ser la más antigua del valle.
De aquí en adelante el camino se hace sinuoso y el paisaje más árido. Aparecen cerros de roca desnuda de colores que van del gris claro al morado, con vetas azules, violetas y anaranjadas, y al pie de los cerros alguna pequeña casa con galería que protege del sol calchaquí.
De pronto, un verdor inusitado altera la sequedad del valle. Son campos donde se siembra ají, protegidos por álamos y aguaribayes. Luego de recorrer los campos se llega a Molinos, un pueblo chico de calles arboladas que aún conserva el espíritu colonial.
Fundado en 1659, posee una iglesia bellísima que data de ese mismo año, aunque su dintel está fechado en 1692, cuando fue refaccionada.
La ruta 40 sigue hacia el Norte buscando el nacimiento del río Calchaquí y las tierras desoladas de la Puna.

Tamales y empanadas, delicia local

La comida regional de los valles viene de una larga tradición en la que se mezclan la herencia andina con la influencia criolla.
Hijos de esta noble unión son algunos de los platos que se pueden probar en cualquier restaurante o casa de familia de los pueblos que acompañan el derrotero de la ruta 40.
Entre los más populares están los tamales, suerte de bollo de harina de maíz relleno de carne bien condimentado con comino y ají y envuelto en chala de choclo seco, lo que le confiere un característico tono amarillo. En verano se preparan humitas con el choclo fresco rallado, tanto dulces como saladas, envueltas en chalas verdes.
El locro y las empanadas de carne son patrimonio indiscutido de la región. Entre los postres se destaca el quesillo de cabra acompañado de miel de caña o dulce de cayote.

Datos útiles

Cómo llegar

Desde el Sur (Mendoza) por ruta nacional 40. Desde Tucumán, por ruta provincial 307. Desde Salta, por ruta provincial 68.

Alojamiento y servicios

En Cafayate, San Carlos, Angastaco y Molinos.

Más información

Casa de la Provincia de Salta en Buenos Aires, Roque Sáenz Peña 933; 4326-1160.

Internet

www.magicaruta40.com.ar

Alejo Schatzky

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

Método Pathwork: ¿qué es y de qué se trata esta técnica de transformación personal?

Método Pathwork: ¿qué es y de qué se trata esta técnica de transformación personal?


por Euge Castagnino
Tapa para OHLALÁ! de junio con Stephie Demner

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.