Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

Trinidad geográfica perfecta

Así define el músico su preferencia por Córdoba, Montevideo y Buenos Aires




Córdoba es una de las provincias argentinas que más he visitado, haciendo música o viajando. Con los años se ha convertido en un lugar importante para mí. Forma junto con Montevideo y Buenos Aires mi trinidad geográfica perfecta. Cuando llega la hora de agarrar el auto y salir a la ruta, siempre pienso en la posibilidad de desplazarme hasta allá y alguna vez incluso he fantaseado con vivir una temporada en algún lugar de las sierras.
Córdoba sigue siendo un misterio y también un espacio familiar. Este verano hicimos un recorrido amplio y primero fuimos hasta Capilla del Monte, al norte de la capital, después pasamos por Tanti, cerca de Carlos Paz, y terminamos en nuestra zona favorita: Traslasierra (¡hablo tanto de este lugar que bien podría parecer un promotor turístico!). Pero esta vez no llegamos hasta San Javier y la Paz, bien al sur de la provincia, casi en el límite con San Luis, sino que preferimos hacer base por la zona de Los Hornillos, en una hostería de montaña. Una vez instalados, fuimos a ver a Mario, un amigo que conocimos en anteriores viajes y que lleva adelante una radio fenomenal que se llama Triac.
Nos tomamos unos mates con él, nos pusimos al día y, como pasa tantas veces, el azar de la conversación nos descubrió un lugar que se transformó en un clásico durante nuestra estada: Gaynor, restaurante regenteado por Juan y Elina, su mujer, cerca de Nono. Comida soberbia y simple, un paisaje subyugante y el trato de ellos dos convierten a Gaynor, es el apellido de Juan, en un sitio imperdible. A unos kilómetros de allí esta Paso de las Tropas, donde es posible bañarse en el río, en ollas profundas, en grutas donde la luz rebota en el agua y produce reflejos. Exactamente ahí, hace casi cuatro años, fue mi desembarco en el paraíso Traslasierra, y fue ahí donde por primera vez ese entorno me inspiró para componer: "Arenisca de mica, nos bañamos en la acequia, remontando el río, descubriendo el rumor de las ollas, el bullir del agua. En esa cueva se refleja el sol, ondulaciones perfectas, son caricias en la piel, la mirada más blanda. En las cumbres más altas me escondí, para aprender a decir que sí", escribí y canté en una canción que se llama Altas Cumbres.
Después llegaron más palabras y más canciones zonales y rurales. Todo lo que sucede en Traslasierra tiene un encanto especial. Tal vez porque las altas cumbres siempre presentes siguen siendo, a pesar de la buena ruta que la cruza, una barrera, una frontera natural que divide la Córdoba más conocida de esta otra zona, más oculta y aún por descubrir. Fue muy fácil y muy tentador creer una vez más en la posibilidad de instalarme un tiempo allá y vivir, justamente, ese otro tiempo, esas maneras y esas costumbres. Convertirme, también yo, en uno de los tantos "vyq": venido y quedado. Después de fin de año vino la despedida y la promesa lógica de la vuelta pronta. Nos llevamos, como siempre, el baúl y la memoria llenas de instantes plenos cordobeses. Nos subimos al auto, enfilamos hacia las Altas Cumbres y cruzamos buena parte del país hasta llegar a Uruguay. Pero ese fue otro viaje.
El autor es músico. Está presentando su último disco, "Tiempo y espacio", todos los jueves de este mes, a las 21, en el Club del Vino.
Por Antonio Birabent
Para LA NACION

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

LinkedIn: 8 consejos para tener tu perfil actualizado para conseguir trabajo más rápido

LinkedIn: 8 consejos para tener tu perfil actualizado para conseguir trabajo más rápido


por Redacción OHLALÁ!
Tapa para OHLALÁ! de junio con Stephie Demner

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.