Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

Una gira con función sólo para siete personas

Fue en Arequipa, para la pequeña comunidad judía local




El autor es actor. Actualmente presenta su espectáculo HumorErlich II , en el interior y exteriorLa primera gira de mi vida, hace 40 años, fue larga e imprecisa. Eramos una compañía de teatro judío que actuaba en idish. Un pianista, dos actores y dos actrices. No es que se iba a un teatro, se ponía un cartel y la gente venía. Las entradas se vendían puerta a puerta.
Arrancamos por el interior de la Argentina y seguimos hasta Arequipa, Perú. No pensábamos actuar allí porque no sabíamos de una colectividad judía, aunque en la plaza principal descubrimos un cartel que decía Goldstein . Como era el único cartel judío que había en los alrededores, un compañero entró en el negocio. Al día siguiente nos llegó un escrito donde los integrantes de la comunidad judía nos invitaban a realizar una función para ellos. A cambio nos ofrecían una paga de mil dólares, una fortuna.
Sorpresa total. No sabíamos cuántos espectadores iban a ser. El lugar de la función era el living de una casa, con sillas dispuestas como una platea, sin escenario, pero con un piano cuyo intérprete tocaba de espaldas a nosotros. Presentamos todo el programa. Nos cambiamos, hicimos distintos personajes hasta completar una hora veinte de show para siete espectadores y las dos mucamas.
Cuando terminamos la función abrieron una puerta corrediza que comunicaba a un salón comedor. Allí aguardaba una mesa cubierta por los manjares más deliciosos que uno pueda imaginar: latas importadas, pollos y pavos, frutas, palmitos, whisky y champagne de las mejores marcas. Una cena fastuosa. Luego nos llevaron al hotel, agradecidísimos, porque hacía años que no pasaba por allí una compañía de teatro. A la mañana siguiente, a punto de partir, encontramos que la cuenta del hotel estaba paga.
Salimos a Guayaquil. En el camino nos encontramos con un puesto de frontera, en plena selva, donde no había nadie. Tuvimos que esperar media hora al guardia, pero como eran más de las 12 no nos quiso sellar el pasaporte, y nos dijo que teníamos que esperar hasta las 15.
Había llovido, el camino tenía como dos metros de barro y no había cómo salir de allí. Hasta que apareció un camión muy grande, con doble tracción, que transportaba a la gente del lugar, entre chivos, gallinas y pavos. Con ese camión cruzamos la selva. En la mitad del trayecto aparecieron unos tipos enmascarados que pertenecían al ejército, y nos pararon para pedirnos los documentos.
En fin, el camino fue dificilísimo, pero nos condujo hasta un puerto, donde tomamos una balsa por el Amazonas, con unas hamacas para dormir en cubierta, y a la madrugada llegamos a Guayaquil.
Ahí hicimos una función, y al día siguiente pasamos a Quito donde finalmente pudimos reunir el dinero suficiente para tomar un avión.
El autor es actor. Actualmente presenta su espectáculo Humor Erlich II, en el interior y exterior
Por Norman Erlich
Para LA NACION

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

¿En dónde encontrar los mejores precios para comprar útiles escolares?

Clases 2024. ¿En dónde encontrar los mejores precios para comprar útiles escolares?


por Sole Venesio
Tapa de revista OHLALÁ! de abril con Gime Accardi

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.