Newsletter
Newsletter
 • Opinión

El balance cumpleañero de Beta Suárez: 50 cosas que aprendí en 50 años

Nuestra columnista Beta Suárez cumplió años (¡en número redondo!) y nos regala una lista de 50 cosas aprendidas y una yapa imperdible. Para leer, pensar y compartir.


¿Hacés balance cumpleañero? Esta es la lista de Beta, para reflexionar y compartir.

¿Hacés balance cumpleañero? Esta es la lista de Beta, para reflexionar y compartir. - Créditos: Getty Images



Me encanta cumplir años y los números redondos ameritan, además de fiesta, algo de reflexión. Más que nada para insistir con lo bueno y para desistir de lo malo. Así que, entre saludos amorosos y después del café, me senté y escribí, de corrido, estas 50 cosas que aprendí en este tiempo, a modo de "balance cumpleañero".

La verdad es que cuando tomé aire, eran bastantes más. Me dediqué entonces, siempre es más difícil, a corregir. Quité las que en realidad aún no aprendí, algunas que se repetían y otras que aún no tengo del todo claras, aunque me encantaría. 

Y ahora, para no seguir tocando el texto durante semanas, se las comparto. 

Se imaginan, porque somos muchos, pero nos conocemos bastante, que no pretendo enseñarles o darles consejos. Solo les presto mis palabras por sí justo, justo hoy, a alguien les hacen falta. 

Mis "50 en 50"

Beta Suárez y una lista (caprichosa, por supuesto) para agradecer el paso del tiempo en nuestras vidas.

Beta Suárez y una lista (caprichosa, por supuesto) para agradecer el paso del tiempo en nuestras vidas. - Créditos: Catalina Bartolomé

1. “Hecho antes que perfecto” no me sirve para todo.

2. Claro que puedo sola, pero no siempre es la mejor opción.

3. Mi peso, mi edad (y con 50, puff) y mis ideas son más un problema para los demás que para mí.

4. No se aprende de todo. A veces solo se sobrevive.

5. La cerveza helada, las hijas libres, el chocolate blanco y los zapatos, muchos.

6. El mundo puede ser una mierda, pero uno no tiene por qué serlo.

7. Experiencia no es tendencia y las opiniones no son verdades. Las mías tampoco.

8. Hay pocas cosas importantes, pero esas cosas no son las mismas para todos.

9. El mejor remedio del mundo es el humor (pero igual hay que ir al médico).

10. Honesta e hiriente no son sinónimos.

11. Hay amables de mierda y me confunden, tengo que estar atenta.

12. Siempre, sin dudas, antes mi familia.

13. El mundo no me debe nada.

14. Lo que sucede no siempre conviene.

15. Está bien querer ganar mucho dinero.

16. No soy el centro del universo. Por suerte.

17. Uno trabaja como es. Los otros también, solo que son otros.

18. Soy buena en lo que hago y eso tiene un precio.

19. Hay que cargar nafta antes de que se acabe el tanque. También en el auto.

20. Si uno vuela bajo se le arruga la capa.

21. La belleza está en el ojo del que mira.

22. No se puede desear lo que no se conoce.

23. Si no aprendo, me aburro.

24. Si no te calienta, ahí no es. Sirve para todo.

25. Uno se lleva puesto, encima, aun cuando escapa.

26. No existe el tiempo libre, existe el tiempo y lo que hacemos con él.

27. Hay dolores que se llevan para siempre.

28. Agradecer es un ejercicio.

29. Esfuerzo y sufrimiento no son lo mismo.

30. El tiempo no cura todo, pero ordena las piezas de cualquier rompecabezas.

31. La amistad es un verbo.

32. Se puede charlar con los muertos amados. Prueben.

33. Hay un Dios, el que te quede mejor, pero hay.

34. Para disfrutar los grandes viajes hay que saber disfrutar los pequeños.

35. La verdadera maravilla, la fiesta enorme, está en lo cotidiano.

36. En la mayoría de los casos es más barato pagar.

37. No podés esperar resultados de algo a lo que no le dedicás tiempo.

38. Tus privilegios no le quitan valor ni a tus esfuerzos ni a tus talentos. Pero igual son privilegios.

39. Está bien buscar nuevos caminos para volver a casa.

40. No sos ni tu mejor ni tu peor día.

41. Si para hablar bien de vos tenés que hablar mal de otros, tenés problemas.

42. Hay cosas que solo precisan tiempo. 

43. Nadie tiene derecho a tratarte mal. Y vos tampoco.

44. Si te lastima, no es amor.

45. Es muy fácil ser jodidos, es mucho más complejo intentar ser mejores.

46. El trabajo no dignifica al hombre, el hombre dignifica al trabajo.

47. Rodearte de gente mejor no es una amenaza, es una bendición.

48. A la mierda... pero con decisión.

49. Postergar no es lo mismo que resignar o darse por vencido.

50. Tiene razón mi mamá, la vida son dos días y uno llueve, mejor aprender a bailar debajo de la lluvia.

Soy del grupo del que no sufre la edad. Me gustaría que algunas partes me crujan menos, pero bueno, también podría ocuparme más de eso. Es que tengo claro, además, que si hubiera escrito las cosas que aún no aprendí, me hubiera llevado todo el día.

Me intriga, reconozco, ver cómo me van a mirar otros cuando me pregunten y diga “cincuenta”. De todos modos, ya tengo la respuesta lista, frente a cualquier incomodidad pienso dejarles de yapa una de mis frases favoritas: “Colegas, a más velitas, más fuego”.

Las más leídas

Te contamos cuáles son las notas con más vistas esta semana.

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

¿Qué tengo para decir? Un descubrimiento que alivia a la hacedora que llevamos dentro

¿Qué tengo para decir? Un descubrimiento que alivia a la hacedora que llevamos dentro


por Soledad Simond
Evelyn Botto en la tapa de OHLALÁ! de julio

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.