Newsletter
Newsletter
 • Opinión

Herpes genital: qué tenés que saber sobre esta infección de transmisión sexual tan común

Aprovechamos el Día Mundial del HPV para hablar también de otra de las infecciones sexualmente transmisibles (ITS) más comunes, sobre todo, entre las mujeres: el herpes genital. Flor Salort nos cuenta cómo identificarlo y cómo cuidarnos.


Todo lo que tenés que saber para cuidarte del herpes genital

Todo lo que tenés que saber para cuidarte del herpes genital - Créditos: Getty Images



Seguramente alguna vez te pasó: un día te levantaste y comenzaste a sentir una sensación rara en tu vulva: no sabés precisar bien si es un hormigueo, una sensación de quemazón y/o ardor. O todo junto. Entonces, decidiste ir a una guardia y el diagnóstico es herpes genital. Ahora, de repente, estás llena de dudas y te preguntás: "¿Y ahora qué?"

Así que acá estoy para contarte todo lo que necesitás saber sobre el virus del herpes. Lo primero que quiero decirte es que hay muchísimos mitos y realidades de esta infección. Primero, quiero contarte que es una de las infecciones sexualmente transmisibles (ITS) más comunes. Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) la mitad de la población mundial la tiene. En la Argentina, de acuerdo con la última Encuesta Nacional sobre Salud Sexual y Reproductiva, el herpes genital es la cuarta ITS más común en las mujeres (somos más vulnerables a contraerla que los varones).

 

La mayoría de las veces el contagio es por contacto directo de la piel o mucosas.  Habrás escuchado que existen herpes del tipo 1 y tipo 2. Se contagia por contacto de piel y con sexo anal, oral, vaginal, frotadita...

La mayoría de las veces debe existir un contacto directo a través de besos o por compartir utensilios de comida o bebida, por ejemplo algún mate que la persona infectada haya usado. Se contagia más cuando está activo (también se puede trasmitir cuando está inactivo, pero menos probable).

Se pueden tener en la boca y/o en los genitales, el tipo 1 y el tipo 2. ¡Hasta te podés autoinocular desde tu boca hasta tus genitales porque te tocaste y no te lavaste las manos! ¡Es muy contagioso!

Empecemos aclarando algunas cosas que tienen que ver con la ubicación de cada herpes. El genital, como su nombre lo indica, lo podremos ver en el área genital, (genitales externos, la vulva, la vagina, el pene, escroto) y en el ano o periano.

 

El herpes labial se presenta alrededor de los labios, la boca, la lengua y, en algunos casos, puede extenderse hacia la cara (nariz, orejas, mejillas, etc).

¿Cómo empieza? Tal cual comencé esta columna, comenzás a sentir una sensación rara en la zona, hormigueo, adormecimiento, electricidad, luego dolor. ¡Duele y molesta mucho! Luego aparece lo más característico que es la lesión en la piel. Atraviesa diferentes fases: empieza por máculas (manchas rojas), luego aparecen pápulas (manchas rojas levemente elevadas), luego se forman ampollas que se trasforman en vesículas (ampollas que se rompen con líquido claro llena de partículas de virus de herpes), que son pequeñas y dolorosas, hasta que finalmente se forman costras.

El primer episodio que aparece puede estar acompañado por fiebre, dolor muscular, cansancio e inflamación de los ganglios que están en la zona. Puede durar hasta dos a cuatro semanas. Sin embargo, generalmente cada episodio activo del herpes dura entre 7 y 10 días y se autolimita… Pero ¡atenti! No se cura para siempre. Los herpes son infecciones crónicas y latentes.

Herpes: la mitad de la población tiene alguno de estos virus, que pueden afectar la piel y las zonas genitales.

Herpes: la mitad de la población tiene alguno de estos virus, que pueden afectar la piel y las zonas genitales. - Créditos: Getty Images

¿Por qué un herpes nunca se cura del todo?

 

Una vez que nos contagiamos, este virus quedará presente de manera latente en nuestro cuerpo, alojado en las células de las terminaciones nerviosas cercanas a la columna vertebral. Es decir, una vez que se contrae el virus, el herpes se puede reactivar ante determinadas circunstancias que provocan una baja de defensas del organismo. En otras palabras, el herpes presenta periodos donde ‘duerme’ y no genera síntomas y otros donde puede reactivarse, ‘despierta’ y se hace recurrente.

Los factores que facilitan que el virus vuelva a despertarse y generar síntomas varían de persona a persona. En el caso del herpes genital, la aparición de la ampolla puede verse facilitada, por ejemplo, por el estrés físico o emocional, algunas enfermedades, la menstruación o cambios hormonales, el debilitamiento del sistema inmunológico, etc. En el caso del herpes labial, los brotes pueden ser provocados también por el estrés, la exposición al sol, enfermedades o infecciones, alguna comida, entre otros factores. También puede ocurrir que el herpes no aparezca como lesión nunca más.

 

El diagnóstico del herpes genital y labial es casi siempre clínico. O sea, las lesiones son muy características. Se puede realizar un análisis de la secreción de las lesiones (poco frecuente) o/y un examen de sangre para buscar anticuerpos contra el virus del herpes simple tipo 1 y 2 para confirmar si se duda de la lesión.

Consejo: si te vas a sacar sangre para confirmarlo, de paso aprovecha y hacete los chequeos en sangre de otras infecciones sexualmente trasmisibles como la sífilis, el HIV y la hepatitis B y C.

El herpes se puede “controlar”, pero no hay una cura radical. El primer año de su aparición se dan los episodios más recidivantes. Esos brotes se denominan recurrencias, pero son menos sintomáticos y de menor duración que el primer episodio que comenté.

¿Cuál es el tratamiento para curarlo?

 

Para el tratamiento se recetan antivirales por vía oral que pueden acompañarse en el caso de herpes labial, con cremas específicas sobre las lesiones. Esto se realiza durante cinco a siete días o hasta que desaparecen las lesiones. Si el herpes recurre con frecuencia (seis o más episodios en un año) se puede realizar un tratamiento de mayor duración, durante 6 meses o más.

Recordá: no te pasa solo a vos. Lo más importante que tenés que saber es que es muy común (seguramente, más del 80% contactamos con herpes). No nos estigmaticemos. Tampoco cometas el error de pensar que si te sale el herpes es porque sí o sí te lo contagió tu pareja actual y por eso creés que quizá estuvo con otra persona. Tené presente que lo podés tener alojado en las raíces nerviosas hace tiempo y que se manifieste de repente.

¿Cómo cuidarnos y prevenir?

¿Tu pareja actual te contó que tuvo herpes alguna vez? ¿Tenemos alguna manera de cuidarnos ante el contagio de estos herpes? La respuesta es sí. De hecho, es fundamental que sepamos que, para evitar el contagio del herpes genital y oral, hay algunas medidas que podemos tomar: primero y principal el uso del preservativo. Tené en cuenta que el preservativo no te protege 100% de su trasmisión, ya que quedan muchas áreas de piel libre y puede quedar libre la zona que tiene el herpes. Sin embargo, va a disminuir mucho su contagio. El preservativo se debe utilizar durante la práctica del sexo oral, vaginal y anal.

Sin embargo, la manera más efectiva de evitar el contagio es abstenerse de tener sexo o de besar con personas con herpes en los genitales o de besar, compartir utensilios o bombillas con quien lo tiene en la boca hasta que las lesiones desaparezcan totalmente. Aunque como te dije, lamentablemente se comprobó que, mientras el virus esté en estado latente (o sea sin lesiones en la piel), existe un bajísimo riesgo de contraerlo y de transmitirlo, pero no es imposible.

De todas formas, lo ideal es que consultes con tu médico cuando tengas alguna lesión en genitales o la boca o cuando crees que la tuviste y crees que pudo haber sido herpes.  

Espero que la información te haya servido y que hoy hayas aprendido algo nuevo, ya que la información se convierte en salud.

Las más leídas

Te contamos cuáles son las notas con más vistas esta semana.

¡Compartilo!

En esta nota:

SEGUIR LEYENDO

10 cosas que tenés que saber sobre el HPV

10 cosas que tenés que saber sobre el HPV


por Ayelén Iñigo
La vacuna contra el HPV ahora requiere una única dosis

La vacuna contra el HPV ahora requiere una única dosis


por Verónica Dema
Tapa para OHLALÁ! de junio con Stephie Demner

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.