Newsletter
Newsletter
 • Opinión

Vuelta al cole: claves para cuidar la salud mental y no colapsar en el arranque de clases

¿Empezaron las clases y ya te sentís agobiada? Es una época de muchas ansiedades, y es clave cuidar la salud mental, tanto de madres y padres, como de los chicos. Te damos algunas herramientas para poner en práctica.


Vuelta al cole y salud mental: ¿cómo no colapsar ante el arranque escolar?

Vuelta al cole y salud mental: ¿cómo no colapsar ante el arranque escolar? - Créditos: Getty Images



Los días previos a la vuelta al cole y el inicio de un nuevo ciclo lectivo suelen presentarse como tiempos muy exigentes, donde las demandas, las ansiedades y ambivalencias están omnipresentes y pueden ser muy desafiantes y cansadoras.

Corridas y estrés a la orden del día, donde el (¡¡¡o los!!) chats de mapadres se vuelven hiperactivos: consultas de último minuto, libros usados que van y vienen, lista de materiales eternas, horarios nuevos, horarios provisorios, adaptaciones progresivas que se vuelven un malabarismo que atora y agota, y los chicos solo van algunos días/horas de clases.

En este contexto, algunas claves para no llevarnos al límite como madres y padres y poder estar disponibles para nuestros hijos e hijas en lo verdaderamente importante: el desafío de transitar la escolarización con todo lo que ello implica: lo social, lo vincular, las normas institucionales, la apropiación de un espacio que necesita tiempo y de conocer a los adultos que acompañan y poder ir validando el paso a paso que significa ir habitando “lo escolar”.

Encontrarse con el aula, los primeros encuentros con aprendizajes varios, la convivencia con pares, los compañeros y compañeras nuevas: mucho que pasa en estos días mientras los padres y las madres estamos buscando aptos médicos y poniendo nombre y apellido a la regla y a la Plasticola.

Es entonces muy importante no autoexigirse, ir de a poco, no llenarse de actividades después del horario. Registrar lo revitalizante de volver a casa, conversar, permitirse “hacer nada”, despiojarse (¿por qué no?), ir poco a poco, estableciendo horarios y rutinas que serán estrategias organizadoras y estructurantes de todo un año que recién comienza y nos necesita con resto. Dar y darse tiempo para preguntar y generar espacios para charlar sobre los docentes y los compañeros, sobre lo que divirtió y también sobre lo que pudo incomodar en la vuelta al espacio escolar. Esto en todas las edades y niveles de escolarización, son recursos que apuntalan estos días que suelen ser muy ansiógenos.

En las madres y padres se suma la necesidad de coordinar logísticamente idas y venidas, repensar los esquemas de cuidado, la conciliación con los trabajos remunerados y también para hacer alianza con las escuelas y colegios, validando el espacio de los chicos y chicas, donde es necesario hacer foco en el encuentro y reencuentro de todo lo nuevo y desafiante que pueda aparecer.

Por tanto, también será necesario nombrar en otros ámbitos, como puede ser el laboral, que esta exigencia estará presente y, por tanto, es necesario hacerle lugar en la agenda solicitando flexibilidad sin sumar actividades extras, para poder construir esta estabilidad que se irá asentando con las semanas y progresivamente.

Son tiempos movilizantes, como muchas veces lo son también los cierres, porque se superponen procesos, se visibilizan necesidades puntuales, aparecen roces, conflictos, inseguridades, incluso también se activan emociones ligadas al alivio que trae que los chicos tengan su propia rutina y agenda fuera de casa, donde la demanda parental ya no sea 24/7 como es en vacaciones y saberlos ocupados también relaja y distiende.

Es clave no dejarse arrasar por las urgencias de estos días de puesta a punto del año escolar, saber que forma parte de una demanda externa que necesita de regulación interna para no angustiarse ni desbordarse, así como poder ir acompasando la vuelta a los espacios de los chicos donde aprenden, juegan, se divierten, se asustan, reconocen a otros/as adultos como autoridad, se frustran, crecen, todo ello tan rico y fundante, que nos necesita a las madres y padres no solo cerca, estando allí para cuando nos necesiten sino para que también podamos disfrutar del proceso de verlos crecer y desplegarse incluso con lo difícil y complejo que muchas veces se pueda presentar.

 

Las más leídas

Te contamos cuáles son las notas con más vistas esta semana.

¡Compartilo!

En esta nota:

SEGUIR LEYENDO

De vuelta a clases: qué llevar en la mochila si estás menstruando

De vuelta a clases: qué llevar en la mochila si estás menstruando


por Verónica Dema
Vuelta al cole: 3 claves para promover la inclusión en las aulas

Vuelta al cole: 3 claves para promover la inclusión en las aulas


por Daniela Aza
Vuelta a clases: 10 razones para controlar la visión de los chicos

Vuelta a clases: 10 razones para controlar la visión de los chicos


por Verónica Dema
¿En dónde encontrar los mejores precios para comprar útiles escolares?

Clases 2024. ¿En dónde encontrar los mejores precios para comprar útiles escolares?


por Sole Venesio
tapa de revista OHLALA! de mayo con Zoe Gotusso

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.