Newsletter
Newsletter
 • SQUAD

Islandia: ¿por qué las mujeres paran en el “paraíso del género”?

Islandia es el país con mayor equidad de género del mundo, pero tiene una brecha salarial de 21%, entre varones y mujeres. Por esta y otras razones, hubo una huelga histórica de mujeres de la que participó hasta la primera ministra.


Huelga de mujeres en Islandia.

Huelga de mujeres en Islandia. - Créditos: @FayeKamsika



Islandia es el país con mayor equidad de género del mundo, es decir, que sus indicadores de acceso a la salud, a la educación, al trabajo, a los espacios de toma de decisión que vivencian varones y mujeres son mejores que en el resto de los países.

Sin embargo, esto no significa que su situación sea la ideal, y es lo que plantean las organizadoras de la séptima huelga de este país. Una huelga histórica y masiva, de la que participó hasta la primera ministra, Katrin Jakobsdottir.

Ellas reflexionan “Si somos a lo que aspira el mundo, ¿qué nos queda a nosotras? ¿cuándo vamos a tener la igualdad real?”.

Las islandesas llaman a prestar atención a los siguientes números: aún hoy existe una brecha salarial de 21%, en gran medida debido a que las mujeres participan de los trabajos menos valorados o de menor jerarquía. Es decir, 48 años de toma de conciencia no fueron suficientes para derribar los estereotipos de género, que siguen sin reconocer los trabajos realizados por las mujeres.

Pero aún más, y muy preocupante: al menos el 40% de las mujeres y personas no binarias han sufrido algún tipo de violencia a lo largo de su vida. Otro tema inadmisible. El país “ejemplo” en igualdad no debería tener indicadores de violencia por razón de género. 

Ahora, la siguiente pregunta, ¿por qué una huelga? En 1975, todavía ni existía el día de la mujer trabajadora. Un 24 de octubre, las mujeres de Islandia decidieron que la única manera de hacer visible todo el trabajo que realizaban, pago y no pago, y la importancia del mismo, era dejar de hacerlo. Así es que tomó forma “el viernes largo”, día en el que a partir de las 14:05 las mujeres dejaron sus lugares de trabajo. Médicas, enfermeras, políticas, docentes, secretarias, artistas… todas dejaron de hacer lo que estaban haciendo para mostrar que su trabajo valía.

Un año después, se aprobó una legislación que garantizaba el pago igualitario (estamos hablando de 1976) y en 1980 se eligió por primera vez, en Islandia y Europa, una mujer como presidenta del país. Pero esto no fue suficiente. Los cambios no sucedían a la velocidad que esperaban y, por lo tanto, decidieron realizar otras huelgas: 1985, 2005, 2010, 2016 y 2018. 

Hoy las mujeres y personas no binarias, que se han sumado a la huelga, piden la publicación de los salarios de trabajadores y de sus brechas (como se realiza en Inglaterra), y que se tomen medidas contra la violencia de género, centrándose en la prevención y en el trabajo con quiénes tienen comportamientos violentos.

Según Drífa Snædal, que forma parte del comité ejecutivo de la huelga de mujeres y es portavoz de Stígamót, un centro de asesoramiento y educación sobre violencia sexual, dijo que el mayor acceso a la pornografía entre los niños había contribuido a la violencia contra las mujeres.

Si bien se reconoce el impacto social del activismo de las islandesas, el ejemplo Islandés nos sirve para aprender que, para lograr la equidad de género se requiere de legislaciones que la promuevan, de un gran proceso de transformación cultural, y que la agenda se debe transversalizar. Es decir: se requiere de un trabajo minucioso que dé cuenta de la complejidad del problema para cambiarlo.

Si se ignora el problema, esperemos sentadas, que no se va a solucionar.

Las más leídas

Te contamos cuáles son las notas con más vistas esta semana.

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

Si no sabés por dónde arranca: los 6 K-dramas para que te sumes a la ola coreana

Si no sabés por dónde arranca: los 6 K-dramas para que te sumes a la ola coreana


por Sole Venesio

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.