• SQUAD

Métodos anticonceptivos: derribemos mitos para elegir mejor

En esta nueva columna, Flor Salort nos acerca la información detallada de cada método anticonceptivo -para mujeres y varones- de modo que encuentres el que mejor te siente en función de tu estilo de vida, tus gustos y tu historial médico.


Anticonceptivos: ¡cuál es el mejor para vos?

Anticonceptivos: ¡cuál es el mejor para vos? - Créditos: Getty



¿Hablamos de métodos anticonceptivos? Hoy en día los métodos anticonceptivos tienen muchísima mayor llegada que años atrás, ya que hay más información, más seguridad, más educación. Sin embargo, muchas veces, no llega esta data y una se pierde de utilizar algún método por falta de información. 

Por esta razón, aquí estoy para contarles sobre todos los métodos anticonceptivos y derribar mitos.

Primero lo primero: elegir un método anticonceptivo no es como ir al súper… se tiene que elegir en base a nuestro estilo de vida, nuestros gustos, nuestro historial médico y la recomendación de una gineco.

No uses un método solo porque te lo recomendó tu tía, amiga o cuñada. ¡No! Es mucho más profundo que eso. Cada cuerpo es diferente, por lo tanto, la experiencia va a ser distinta. Existen distintos tipos de anticonceptivos… a medida que vayas leyendo quizá encuentres el que consideres perfecto para vos. Pero acordate: ¡siempre consultá con tu gineco! 

Antes de empezar a enumerarlos voy con la primera desmitificación: el método anticonceptivo no se elige por la edad que tengas (salvo los quirúrgicos, que se realizan a partir de los 16 años).

Ahora sí, empecemos: la función de todos los anticonceptivos es detener la ovulación, modificar el moco o evitar que el espermatozoide llegue al ovulo para que no pueda fecundarse.

Métodos naturales: si eligen los métodos naturales que se guían por el calendario o el flujo recuerden que tienen que ser muy estrictas y tener absoluto conocimiento de su ciclo. No sirve para personas con ciclo irregular y la realidad es que, aunque se usen bien, son bastante poco efectivos porque somos seres que variamos en nuestra ovulación por muchos factores. Por otra parte, nuestro flujo puede variar por alguna circunstancia y confundir. Recuerden que el espermatozoide vive 5 días en la vagina.

¡No elijan nunca el método coitus interruptus! No es seguro, no se utiliza porque hay muchísimo riesgo de quedar embarazada. Ya que el líquido preseminal también embaraza, porque tiene espermatozoides. Les aviso que apenas “una frotadita” sin preservativo también embaraza. Además, el líquido preseminal contiene microorganismos y puede transmitir ITS (Infecciones de transmisión sexual). 

Métodos no naturales

  • Preservativo: un anticonceptivo que hay que usar en todas las relaciones sexuales: vaginales, anales y orales ya que es el único método que disminuye la posibilidad de la transmisión de infecciones de transmisión sexual.

    Se usa con gel acuoso y nunca con aceite ni vaselina, ya que lo corroe y aumenta la posibilidad de rotura. Se usa de principio a fin de la relación y solo se utiliza uno, jamás doble. Elijas el método que elijas, siempre debés elegirlo en compañía del preservativo.

    También podés fabricar un campo profiláctico si tenés relaciones con personas con vulva y para el sexo oral.


  • Pastillas combinadas: contienen estrógenos y progesterona. Se toman diariamente. Algunas tienen 7 días libres de pastilla por caja y otras vienen con pastillas inactivas para evitar olvidos. Estas pastillas inactivas o placebos son para tratar de que en esa fecha se produzca un sangrado programado que parezca menstrual. Cuidado con olvidarlas porque pierden efecto… así que, si sos olvidadiza, no te las recomiendo. 

  • Pastillas de una sola hormona: son pastillas libres o FREE  de estrógenos, es decir, con progesterona sola. Están indicadas para personas sanas de cualquier edad y también para personas fumadoras, con diabetes, con leve hipertensión, migrañosas con o sin aura, con antecedentes de trombosis, con alteración de lípidos, con sobrepeso, entre otras. 

  • Inyectables: algunos se colocan una vez al mes, otros cada tres meses. Los efectos son los mismos que las pastillas, solo que no hay que acordarse todos los días. La inyección va a ser efectiva siempre y cuando la apliques en la fecha correcta, cada 28 días. Recordá siempre la fecha de la primera colocación para seguir el orden. 

  • Parches: vienen con estrógeno y progesterona, se coloca uno por semana y la caja viene con tres parches y se descansa otra.

  • Anillo vaginal: es combinado con estrógeno y progesterona, se coloca en la vagina el primer día de menstruación y se cambia cada 28 días o cada 21 días y se deja unos siete días libres y se vuelve a colocar otro.

  • Dispositivo Intrauterino (DIU): es un pequeño objeto de plástico recubierto por un hilo de cobre u otro con un sistema de liberación de progesterona. Se coloca en el útero. El DIU provoca cambios que hacen que los espermatozoides no puedan fecundar el óvulo. Hay diferentes tipos y debe colocarlo un profesional de salud. Puede ser usado por la mayoría de las personas con capacidad de gestar, incluso por adolescentes o quienes no tuvieron hijos/as ni embarazos. Es efectivo durante tres a diez años, según el modelo y puede ser retirado antes si es que se desea. 

  • Implantes subdérmicos: contienen una o más varillas pequeñas, finitas y flexibles que se colocan en el brazo (debajo de la piel), con anestesia local. Liberan una hormona (progestágeno) en forma continua que inhibe la ovulación. Una vez colocado brinda protección entre 3 y 5 años, dependiendo del dispositivo. Puede retirarse cuando lo desees. Te recomiendo agendar la fecha de colocación y cuándo debe retirarse. Pueden usarlo la mayoría de las personas, incluso aquellas que no pueden tomar estrógenos y quienes están amamantando.

  • Ligadura tubaria: es un método irreversible, se puede realizar desde los 16 años. En nuestro país existe una ley que lo avala. Se realiza a través de una cirugía en las trompas uterinas cortándolas e interrumpiendo así el paso del espermatozoide hacia el óvulo (las trompas conectan al útero con los ovarios y permiten que el espermatozoide se junte con el óvulo). La realizan profesionales médicos/as. Después de la ligadura se sigue ovulando y menstruando como siempre y el placer sexual no cambia. No hace falta el consentimiento de tu pareja ni de nadie, ni tampoco haber tenido hijos/as ni embarazos. Solo hace falta información precisa y tu consentimiento.

  • Vasectomía: es un método anticonceptivo para hombres cis. Se trata de cortar ambos conductos deferentes que son la vía por donde el espermatozoide sale del testículo y se junta con el semen. Puede ser reversible. Después de la vasectomía se sigue eyaculando como siempre, no afecta a las erecciones y el placer sexual no cambia. El aspecto del semen es el mismo, pero no contiene espermatozoides.

  • Anticoncepción postcoital: 

    Pastilla de emergencia: se debe utilizar solo por emergencias, no es algo que deba tomarse con frecuencia (aunque no está contraindicado), ya que no se creó para eso. Es un método anticonceptivo que se utiliza después de una relación sexual sin protección que tenga riesgo de embarazo, si no usaste otro método anticonceptivo o falló el que estabas usando. Es más efectiva cuanto antes la tomes, especialmente dentro de las primeras 24 horas. Podés tomarla hasta cinco días después, pero disminuye la efectividad. La anticoncepción de emergencia retrasa la ovulación y espesa el moco cervical uterino, así evita que se junten el óvulo y el espermatozoide. Si el óvulo y el espermatozoide ya se unieron las pastillas no tienen efecto y el embarazo continúa, sin ningún daño para el embrión. No son abortivas. No tiene contraindicaciones. La puede tomar cualquier persona gestante en la etapa cíclica.

     

    Diu de cobre: este dispositivo se puede colocar luego de una relación sexual no protegida o por falla de método y existe riesgo de embarazo o se puede colocar hasta 5 días después del episodio. Mejor cuanto antes.

Conocer nuestro cuerpo y a nosotras mismas es fundamental para elegir un método anticonceptivo. Sin embargo, muchas de mis pacientes no se sienten cómodas con el primero que elegimos y lo cambiamos. Si tenés suerte vas a encontrar tu método ideal para ese momento, sino vas a tener que ir cambiando y buscando cuál es el mejor para vos. Recordá que la anticoncepción es una responsabilidad compartida.

Todos los métodos anticonceptivos tienen pros y contras, como cualquier antibiótico o medicamento. Algunos más, otros menos. Son muy poco frecuentes las complicaciones o efectos adversos graves, sin embargo, está bueno que te informes sobre cada uno. 

No te asustes si un método no resultó como vos esperabas, hay muchos otros que vas a poder elegir y que se van a adaptar mejor a vos. Lo importante es que en la elección estés bien informada y puedas elegirlo con tu gineco. 

La información es poder y el poder da libertad.

En esta nota:

SEGUIR LEYENDO

Bellamente armó un festival. Somos más que un cuerpo


por Candela Yatche

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.