Triángulo de la seguridad: esto necesita un niño para sentirse bien

Tres elementos son esenciales para poder brindar a los niños un clima de seguridad y contención. Cómo desarrollarlos en el hogar.


Triángulo de la seguridad: por qué es bueno aplicarlo en las infancias.

Triángulo de la seguridad: por qué es bueno aplicarlo en las infancias. - Créditos: Getty



La infancia es una etapa plena de desafíos, dentro de los cuales la crianza representa uno de los mayores. Los madres y padres deben atender a las múltiples necesidades de sus hijos, brindarles afecto y contención, acompañarlos en su crecimiento y desarrollo; de ese modo se fomentará el desarrollo de la autonomía y la responsabilidad, pero en un marco de seguridad y protección.

El médico estadounidense Daniel Siegel desarrolló un concepto para que podamos comprender cómo brindar esa seguridad al niño. Se llama Triángulo de la seguridad y alude a tres componentes esenciales, que deben estar presentes en la crianza del niño, para que se sienta seguro:

  1. 1

    Estar a salvo: muchos niños en la actualidad no se encuentran a salvo, aunque esto parezca increíble. Las carencias y la pobreza pueden significar que ese niño no tenga satisfechas sus necesidades y derechos básicos: un plato de comida, salud, educación, un hogar seguro, derecho a una identidad, sentido de pertenencia, una familia. Cuando el niño está en modo supervivencia porque alguna de nuestras necesidades no está cubierta, no se sentirá seguro.

  2. 2

    Ser visible: muchos niños tienen todo tipo de atenciones, menos la de sus padres. Por múltiples razones, como trabajo, enfermedad o el tipo de vínculos y dinámica familiar, muchos niños crecen en hogares con padres ausentes, abandónicos, negligentes o completamente desatentos a las necesidades de sus hijos. En este contexto, el niño siente que no es importante, se siente invisible, no es reconocido ni amado. No hay padres presentes.

  3. 3

    En calma: en muchos hogares los padres están pendientes tanto de las necesidades del niño como de estar presentes. Pero se vive un clima de constante tensión y conflictos, por peleas o discusiones, que horadan la seguridad del niño. Los niños necesitan crecer y desarrollarse en un clima de armonía y calma. El estrés que estas situaciones generan deviene en trastornos de ansiedad, mala conducta, bajo rendimiento académico, dispersión y otras manifestaciones.

Estos tres elementos son esenciales para poder brindar a los niños un clima de seguridad, un marco de contención.

La médica y health coach Roxana Timo retoma este triángulo de la seguridad y nos explica que puede sucedernos que, por un período determinado, alguno de estos aspectos no se respete. Pero a largo plazo, si no se respetan estas consignas, el niño seguramente terminará desarrollando una baja autoestima, sentimientos de desvalorización e inseguridad.

Un marco de seguridad y contención también es esencial para poder poner límites y alejar a nuestros hijos de sentimientos como frustración e impotencia. También promueve un sano desarrollo de la inteligencia emocional, dado que dos de los pilares esenciales son la autoestima y la autorregulación emocional.

El gran desafío como padres y educadores es crear, en el contexto de la crianza, un clima de confianza, respeto, armonía y seguridad que permita el desarrollo del máximo potencial de las infancias.

Experta consultada: Roxana Anahi Timo, médica, health coach IG: @dra.anahitimo

¡Compartilo!

En esta nota:

SEGUIR LEYENDO

“Ya eres amado más allá de las palabras”. Paris Hilton fue mamá por primera vez


por Mechi Bustos

"Para mí sos perfecta". Isabel Macedo respondió a las críticas por el aspecto físico de su beba


por Mechi Bustos

Maternidades. Relato de una pérdida


por Josefina de Cabo

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.