5 frases para decirles a tus hijos y fortalecer su autoestima

La palabra puede ayudarnos a empoderar a nuestros hijos, a quienes queremos que se valoren y confíen en sí mismos. Te acercamos algunos conceptos en esa dirección.


Cómo pueden empoderar las conversaciones entre madres e hijos.

Cómo pueden empoderar las conversaciones entre madres e hijos. - Créditos: Getty



La palabra es una de las herramientas más importantes que tenemos, está al alcance de la mano y no hay que hacer ningún curso ni comprar algún libro para utilizarla. Por eso, podemos regalarles estas frases a nuestros hijos todos los días para que ellos después puedan ir construyendo lo que nosotras, como mamás, más deseamos: que se quieran y que confíen en ellos mismos.

¿Para qué digo una frase? Porque la palabra construye. Por más chiquitos que sean, es importante decirles algunas cosas, porque más allá de que no comprendan el significado de lo que le estamos diciendo, les van a llegar nuestros gestos, nuestras miradas. Es clave saber que no hay una edad para comenzar esta “tarea”, de hecho, funciona desde que están en la panza.

Por eso, te compartimos 5 frases que pueden ayudar a los más peques a crear su amor propio:

  1. 1

    Seas lo que seas, hagas lo que hagas, te quiero igual

    Así sabrán que tu amor está por encima de su comportamiento o de sus actitudes y que no va a estar condicionado ni por la conducta ni por sus cualidades. Esto habla de la incondicionalidad, de la seguridad en el vínculo. Para tu hijo, es la certeza de que no lo vas a dejar de querer porque se haya portado mal, se muestre enojado o elija determinada carrera. Esa frase los calma, los ayuda a entender que tenemos que ponerles límites, pero el amor siempre va a estar.

  2. 2

    Tu poder está en vos mismo

    Esta es una frase que elogia al esfuerzo, al proceso y a la valentía de intentarlo: da cuenta de que todo eso es más importante que el resultado en sí. El resultado es una foto, es un momento, puede salir bien o mal, pero la constancia y el compromiso son cosas que lo van a acompañar siempre y van a aumentar su autoestima a medida que vaya teniendo desafíos y logros propios. Es muy importante, porque si no fomentamos esto, cuando crecemos sentimos que tenemos la obligación de ser las mejores en todo: la mejor de la empresa, la mejor deportista, la mejor mamá, etc.

  3. 3

    Ser feliz es tu decisión

    Ser feliz no es lo que tengas, porque siempre te va a faltar algo, nunca te va a alcanzar. Ser feliz es una decisión propia de valorar tu vida y de querer vivirla de la mejor manera posible, es un estado. Si bien hay circunstancias que nos hacen estar tristes, al entender que la felicidad es una decisión nuestros hijos se dejan de quejar, aparece el agradecimiento automático y valoran lo que tienen, lo que son, los vínculos que los rodean. Dejan de compararse y de armar berrinche por cualquier cosa, empiezan a disfrutar. Y, como si fuera poco, también la decisión de ser feliz los conecta con el presente, con el aquí y ahora. 

  4. 4

    Confío en vos

    Que se sienta parte fundamental de un equipo, de un sistema, de la familia. Al saber que nosotras confiamos en ellos, se dan cuenta de que son importantes y que no da lo mismo su presencia o no. Esto ayuda mucho a fortalecer su confianza, su autonomía. Por ejemplo, pedirles que ordenen porque son parte de la casa los hace sentir importantes, aprenden a hacer cosas, suman su granito de arena, su mirada… Por eso confían en sí mismos, en que lo pueden hacer. Además, ponerse al servicio del otro tiene que ver con la empatía, con la sensación de que viniste a hacer de este mundo algo mejor, que no sos una carga, todo lo contrario, venís a sumar. La autoestima también se va a basa en la valía propia, en la confianza, en la colaboración, en el sentido de pertenencia.

  5. 5

    Reparemos siempre con amor

    Así le enseñás que si trataron mal a alguien o dijeron algo que no corresponde, tienen que pedir perdón. El perdón está habilitado, no tienen que hacer todo bien: si se equivocan, lo pueden reparar. Si les enseñamos eso a nuestros hijos y lo hacemos nosotras, como madres, ofreciéndoles disculpas después de enojarnos, explicándoles que fue solo porque estamos cansadas los vamos a ayudar aumentar su autoestima porque no van a estar todo el tiempo pensando en que si lastiman a otro son malos. Estamos muy acostumbradas a que no podemos fallar, que pedir perdón es sinónimo de debilidad. Hay que modificar el discurso y demostrarles que todo se puede reparar. Eso sí, nunca tenemos que obligarlos a pedir perdón, con el ejemplo alcanza: si nosotras lo hacemos en casa, ellos van a aprender a hacerlo casi de manera automática.

Y, como bonus track, recordá que todo lo que les digas a tus hijos va a repercutir en vos y te va a ayudar, en este caso, a elevar tu amor propio.

¿Te animás a empezar a ponerlo en práctica?

Libros recomendados para fomentar el amor propio

  1. Te quiero siempre, de Belén López Medus

Un cuento para que los más chicos sepan que más allá de toda circunstancia estamos a su lado para acompañarlos, queriéndolos tal cual son.

  1. El día que mamá se convirtió en dragón, de Belén López Medus

También es para nenes y habla de la incondicionalidad en el vínculo. Enseña que se pueden poner límites a la conducta, pero que el amor es incondicional.

  1. De mayor quiero ser feliz, de Ana Morató García

Cuentos cortos para potenciar la positividad y la autoestima de los niños.

 

Experta consultada: Lic. Tere Inés Olmedo. Psicóloga clínica especializada en maternidad.

IG: @psicologademamas / psicologademamas.com.ar

¡Compartilo!

En esta nota:

SEGUIR LEYENDO

“Ya eres amado más allá de las palabras”. Paris Hilton fue mamá por primera vez


por Mechi Bustos

Triángulo de la seguridad. qué necesita un niño para sentirse bien

Maternidades. Relato de una pérdida


por Josefina de Cabo

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.