Así es cómo tenés que hacer el ritual de la sal este primer domingo de diciembre

El ritual de la sal se realiza cada primer domingo del mes y tiene el objetivo de traernos abundancia.


Ritual de la sal para atraer la abundancia en tu vida

Ritual de la sal para atraer la abundancia en tu vida - Créditos: Collage de Flor Molinelli



Se aproxima otro primer domingo del mes y con él la posibilidad de hacer el ritual de la sal para atraer abundancia a tu vida. ¿Cómo es el paso a paso para realizarlo? Es muy simple, y te vamos a guiar para hacerlo.

La sal es uno de los recursos naturales más abundantes. En la antigüedad era un elemento por demás codiciado gracias a su capacidad de conservación de alimentos y una moneda de trueque muy común, además del uso como condimento que le damos hoy día. Por la misma razón se volvió un elemento muy usado en rituales, se lo considera un mineral muy poderoso, canalizador de energías. Incluso hoy, muchas personas que no creen en el poder de los rituales apoyan la sal antes de dársela en la mano a otro o se tiran un poco por encima del hombro cuando la derraman. 

El ritual de la sal para la abundancia: qué necesitás

  • Un vaso o frasco de vidrio.

  • Dos cucharadas soperas de sal.

  • Mucha convicción en lo que estás haciendo y para qué.

Cómo hacer el ritual de la sal: paso a paso

¿Cómo hacerlo? Cada primer domingo del mes debés preparar un vaso con agua y dos cucharadas de sal disuelta en él. Hay quienes dicen que debe ser sal gruesa, otros fina, yo lo he hecho con ambas y de igual forma funciona (solo si creés que va a funcionar, como la magia, que solo existe si creés en ella).

A este vaso debés dejarlo reposar una hora (yo, a veces, no lo dejé tanto), y luego de ese tiempo te lavás las manos con esta agua, mientras repetís este mantra: “La sal es protectora y ella me ayudará a que mi dinero se multiplique y jamás falte en mi hogar”. Lo ideal es que el agua vuelva a la tierra: nosotros no tenemos jardín por lo que siempre lo hacemos en el lavabo y, de igual forma, también funcionó. Como dijimos, lo importante no son los detalles, sino la intención.

Se repite la frase ya mencionada hasta que no tengas más agua para lavarte. Una vez que termines, no te seques, hay que hacer ruido con las manos, aplaudiendo o chasqueando los dedos (dicen que esto atrae las buenas vibras) hasta que estén secas. No te laves inmediatamente después.

SEGUIR LEYENDO

Cristales: cómo armar tu kit de sanación energética


por Ivonne L'Estrange Wallace

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.