Newsletter
Newsletter

Mundial de fútbol femenino: ¿cuándo juega la Selección argentina?

Muchaaaaachas... Arrancó el Mundial de Fútbol Femenino de la FIFA. Te contamos todo sobre nuestra Selección, que nos va a representar en Australia y Nueva Zelanda. ¿Cuándo juegan las chicas?




Arrancó el Mundial de fútbol femenino y queremos saber todo para acompañar a la Selección femenina. ¿Cuándo debutan las chicas? ¿A qué hora? ¿Cómo ver los partidos?

Pasaron algo más de seis meses desde que la selección conquistó el Mundial en Qatar y todo el país sigue festejando como si ese último penal hubiera entrado ayer. Es que la pasión por el fútbol en Argentina es algo difícil de explicar. En cada rincón encontramos murales de jugadores o chicos jugando en las plazas. Es un poco así: el fútbol nos define.

Sin embargo, hay una pata de este deporte que todavía no tenemos del todo enraizada y es una gran deuda. Pero ya falta menos de un mes para que las chicas del seleccionado femenino salgan a la cancha, a defender la camiseta como lo hicieron Leo Messi y todo el equipo: con el mismo compromiso y tratando de llevar nuestra bandera a lo más alto. Del 20 de julio al 20 de agosto se está jugando el Mundial Femenino de fútbol en Australia/Nueva Zelanda. Te contamos cuáles son los desafíos de este dreamteam de soñadoras. 

¿Cuándo juega la selección argentina?

ITALIA vs. ARGENTINA
Dónde: Eden Park.
Cuándo: lunes 24/07 a las 3 AM.

ARGENTINA vs. SUDÁFRICA
Dónde:Dunedin Stadium.
Cuándo: jueves 27/07 a las 9 PM.

ARGENTINA vs. SUECIA
Dónde: Waikato Stadium.
Cuándo: miércoles 2/08 a las 4 AM.

¿Cómo ver los partidos?

El partido inaugural para Argentina comienza a las 03:00 y será televisado por TV Pública y DirecTV Sports y transmitido a través de DirecTV GO. La señal pública, que televisará todos los partidos de la selección argentina, puede sintonizarse mediante plataformas de streaming como Flow, Telecentro Play y la mencionada DGO.

No todo es color de rosa

La competencia funciona de la misma manera, ambas se encuentran bajo el ala de FIFA, pero con algunas diferencias de presupuesto, claro. En el femenino, por primera vez, serán 32 las selecciones participantes (la misma cantidad de países que fueron a Qatar) y el desarrollo ya lo conocemos: los 32 equipos se dividen en 8 grupos, pasan dos de cada uno a la siguiente fase y luego comienza la segunda ronda, que va desde octavos hasta la final. Argentina será parte del Grupo G, junto con Suecia, Sudáfrica e Italia.

Hasta ahí, nada parece ser demasiado distinto. Sin embargo, las diferencias entre los varones y las chicas son bastantes grandes. Para empezar, el fútbol femenino en Argentina se profesionalizó recién en 2019, hace solamente 4 años, mucho tiempo después de que el masculino dejara de ser amateur (1931). Otro dato: la primera Copa Mundial de Fútbol se disputó en 1930; la femenina, en cambio, se jugó por primera vez en China en 1991. De los 8 mundiales que se jugaron, Argentina solo participó en tres ocasiones (2003, 2007 y 2019) y en las 3 fue eliminada en primera ronda sin lograr ni una sola victoria; en 2019 consiguió 2 empates que, a pesar de que no sirvieron para pasar de fase, fueron celebrados, ya que era la primera vez que la Selección se despedía habiendo cosechado algunos puntos. Hoy, las esperanzas están puestas en conseguir el primer triunfo en la historia de los mundiales femeninos para nuestro país: ese es el gran objetivo de cara a lo que viene, aun sabiendo que las rivales que enfrentarán son grandes potencias mundiales. 

¿Qué esperar de este Mundial?

La clasificación al Mundial de Australia/Nueva Zelanda se dio de forma directa, ya que las chicas ganaron el tercer puesto de Copa América 2022 y consiguieron, así, asegurar su presentación en la máxima competencia de la FIFA. La Copa América, a diferencia de la masculina, es la competencia que da los cupos para todos los torneos que siguen: Mundial, Panamericanos y Juegos Olímpicos (a estos últimos solo entran el país campeón y el subcampeón, por eso Argentina no pudo ingresar a la edición 2024). Para el Mundial, las chicas ya se están preparando y entrenando a full. De cara a lo que se viene, los últimos resultados que consiguieron en su última gira por Oceanía en febrero nos llenan de esperanzas: ganaron los tres partidos que jugaron, frente a grandes seleccionados. 

Las deudas para seguir gambeteando

Si bien está en pleno crecimiento, los desafíos para el fútbol femenino siguen siendo bastantes: a pesar de la profesionalización, aún hay sueldos bajos y no a todas les alcanza para mantenerse. Según datos de ONU Mujeres, el sueldo de las futbolistas de la primera división argentina no llega al 2% de lo que ganan los varones y según la Asociación de Fútbol Argentino (AFA), el sueldo básico para una jugadora equivale al contrato que recibe un jugador varón de la Primera C (la categoría más baja del fútbol profesional masculino). Aún hay un montón de desigualdades –incluso en primera división– y muchos clubes tienen que mejorar algunas condiciones; pero, de a poco, se van emparejando. AFA, año a año, va sumando exigencias para los equipos afiliados y eso ayuda a avanzar.

Pero por lo menos se dio un paso en estos días: es la primera vez en la historia que la FIFA, máxima autoridad de fútbol a nivel mundial, les pagará a las jugadoras que participen en la Copa Mundial Femenina 2023. Todas las jugadoras que participen recibirán al menos US$30.000 cada una, un monto que fue aceptado por el Sindicato de Futbolistas Profesionales FIFPro. La cifra que recibirá cada deportista aumentará a medida que pasen de ronda.

Por otro lado, hace falta darle más espacio al desarrollo físico. Como cualquier disciplina, o mismo como pasa en el masculino, es clave tener buenas inferiores, porque cuanto más chica sos, más podés absorber y todo se hace más fácil. Esa es, quizá, la ventaja que tienen las potencias de Europa o Estados Unidos. El recorrido es largo, pero el camino ya está marcado. Es hora de sumar nuestra semilla, alentar a las chicas y colaborar para conseguir un futuro más equitativo. 

Conocelas: ellas son algunas de las líderes en la cancha

VANINA CORREA (ARQUERA)

A los 14 años, Vanina arrancó en Rosario Central. A los 16 pasó a Boca y empezó a jugar en AFA, ese mismo año fue convocada para la sub-19 y se quedó entrenando para la selección mayor. En ese momento comenzó su trayectoria con la celeste y blanca: estuvo en el Mundial de 2003, en 2007, en 2019 y se prepara para disputar el que viene. “Siempre es un orgullo representar a tu país”, dice.

Pero la vida profesional no le ganó a la personal: cuando Vanina se convirtió en mamá, se alejó de las canchas para dedicarse a sus mellizos, Luna y Romeo. Sin embargo, en 2017, por insistencia del entrenador, volvió a ponerse los guantes. Además de ser la arquera de la Selección, Vanina trabaja en la Municipalidad de Villa Gobernador Gálvez y lleva adelante el programa Ellas Juegan, en el que organiza torneos e impulsa el fútbol infantil.

Un deseo para el Mundial: “Pasar de ronda o ganar un partido. Queremos ser campeonas, pero vamos a competir con selecciones que nos llevan años de diferencia. Vamos a darlo todo”.
El gran desafío del fútbol femenino: “Que las chicas pudieran dedicarse al 100% a entrenar”.

MARIANA LARROQUETTE (DELANTERA)

Mariana comenzó a jugar al fútbol a los seis años en la puerta de su casa en Castelar. Su amor por la pelota era tan grande que pasó por distintos clubes e incluso llegó a jugar en dos al mismo tiempo. Durante unos Juegos Bonaerenses, Carlos Borrello, que en ese momento era entrenador de la Selección Argentina, la vio y no dudó en convocarla para la sub-17. Pero había un pequeño problema: para poder ingresar, tenía que jugar en un club de AFA. Así fue como llegó, a sus 14 años, a River y arrancó una carrera a puro gol. “Larro” fue la máxima goleadora de la Primera División Femenina en dos oportunidades y va por más: en la última fecha FIFA metió tres goles en tres partidos para la Selección y sueña con romper la red en Australia/Nueva Zelanda.

Un deseo para el Mundial: “Todavía hay mucho por mejorar y tenemos tiempo hasta el comienzo del certamen. En los últimos partidos, pudimos convertir, eso a las delanteras nos deja tranquilas. Ojalá que en el Mundial suceda lo mismo".
El gran desafío del fútbol femenino: “Creció mucho, pero falta..., no nos vamos a conformar”.

MIRIAM MAYORGA (CENTRAL)

Miriam nació en Bariloche y juega a la pelota desde chiquita. Le dicen “la Doc”, porque se animó a estudiar Medicina mientras desarrollaba su carrera profesional: “¡No sé cómo lo hice! A la mañana cursaba y a la tarde salía corriendo para los entrenamientos, a veces sin almorzar”, cuenta. Llegó a la Selección en 2017. Su debut fue en un amistoso en Uruguay: “La selección es un sueño para cualquier deportista, de cualquier disciplina. Y que te convoquen es un orgullo”, asegura. Jugó su primer Mundial en 2019, en Francia. Ese fue el Mundial que más público enganchó hasta ahora. Fue clave la televisación, porque mucha gente tenía la posibilidad de mirar los partidos. “Nosotras tenemos que vender el show, para que la gente se acerque y vaya a los estadios. El año pasado jugamos la final en la Bombonera y estuvo lleno de gente, creo que estamos en ese camino”, cierra.

Un deseo para el Mundial: “Este año, buscamos ganar un partido y pasar de fase. Creo que a un grupo unido no hay nada que lo derrote”. 
El gran desafío del fútbol femenino: “Que las jugadoras puedan dedicarse 100% al fútbol”.
 

Germán Portanova, el Scaloni de las chicas: "No hay paso atrás"

¿Cuándo llegaste al femenino?
De casualidad. Estaba dirigiendo juveniles en UAI Urquiza cuando el técnico de la primera de femenino se fue y me ofrecieron el cargo. LA UAI tenía un gran equipo y durante la primera hora de entrenamiento con las chicas dije: “Esto es lo mío”. 

¿Y cómo apareció la Selección?
Fue en 2021. Hacía bastante que venía dando vueltas mi nombre hasta que se dio. La gente del fútbol femenino se puso contenta de que se hubiera designado a un entrenador que hacía muchísimos años que venía trabajando con mujeres. 

¿Cómo viviste la obtención del tercer puesto en la Copa América 2022?
Nos dio la clasificación directa al Mundial y eso fue algo único. Lamentablemente, siempre se lo compara con el masculino y no tiene ningún punto en común. Si bien va avanzando, nosotros recién apuntamos a ganar el primer partido en un Mundial.

¿Cómo se preparan para el Mundial?
Creemos en el liderazgo y la última fecha FIFA (ganaron los 3 partidos que disputaron) nos puso en un lugar de mucha fe y esperanza, fue histórico lo que se logró, jugando contra selecciones mejor rankeadas. 

¿Qué opinás de la incorporación del fútbol femenino en las escuelas?
Fui uno de los primeros en empujar este tema. Muchas veces iba a los colegios a hablar sobre este deporte. Hoy me parece increíble que sea una realidad. Que la niña o la adolescente tenga la posibilidad de hacer fútbol adentro de la escuela me parece maravilloso. Lo importante es que se diviertan y prueben si les gusta o no. 

¿Cuáles son las diferencias que todavía notás con el masculino?
El masculino genera multitudes, pero el femenino todavía es reacio a la visualización. Creo que la forma es intentar jugar bien y de esa manera va a ir creciendo. 

Pasito a pasito, ¿todos los años hay un pequeño crecimiento?
Desde que comencé hasta ahora, ha crecido muchísimo: hay mayor difusión, nos hicimos más visibles. Creo que no hay paso atrás. Quizás un año damos un paso más grande y otro año un paso más chico, pero siempre para adelante. •

¡Compartilo!

En esta nota:

SEGUIR LEYENDO

Día Mundial del Emprendimiento: 30 frases para inspirarte a emprender

Día Mundial del Emprendimiento: 30 frases para inspirarte a emprender


por Redacción OHLALÁ!
Tapa de revista OHLALÁ! de abril con Gime Accardi

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.