Newsletter
Newsletter
 • Salud

Cómo prevenir el melanoma, una de las formas más mortales de cáncer de piel

Cáncer de Piel: cómo prevenirlo y quiénes son los que tienen mayor riesgo de desarrollarlo. ¿El uso de tecnología aumenta la posibilidad de cáncer de piel? ¿Mito o verdad?


Cáncer de piel: cómo prevenir el melanoma.

Cáncer de piel: cómo prevenir el melanoma. - Créditos: Getty



El cáncer de piel se puede prevenir. Es importante hacernos los chequeos periódicos para controlar la salud de nuestra piel. Tengamos en cuenta que la mayoría tiene solución si es detectado de manera precoz.

Para conocer en profundidad de qué se trata y desmitificar algunas creencias acerca del cáncer de piel, conversamos con Graciela Manzur, dermatóloga y jefa de la División Dermatología del Hospital de Clínicas.

Para empezar, hay que saber que existen dos grandes tipos de cáncer de piel: el cáncer de piel originado por las células de la epidermis (los queratinocitos) reconocido como “cáncer no-melanoma”, y el cáncer originado por los melanocitos y conocido como “cáncer melanoma”, el más frecuente y el más agresivo de los cánceres cutáneos.

“Si bien el melanoma es mucho menos común que el cáncer de piel no-melanoma, también es mucho más agresivo, teniendo en cuenta que solo el 5% de los cánceres de piel son melanomas, y son estos los que provocan el 90% de todas las muertes por cáncer cutáneo en el mundo”, detalla Manzur.

3 grandes mitos sobre el cáncer de piel

  • Mito 1: El uso de tecnología aumenta la posibilidad de cáncer de piel

Se realizaron muchos estudios para confirmar si el uso de celulares o Tablets aumentarían el cáncer de piel, pero todavía no hay datos que permitan asegurarlo. Los celulares emiten radiación por radiofrecuencia dentro del espectro electromagnético y, como son de baja energía, no produciría daño en el ADN, por eso al momento se considera que no provocan cáncer de piel.

  • Mito 2: En los días nublados hay menos riesgo de recibir rayos UV

No es cierto que en los días nublados el sol es menos nocivo. Por el contrario, sentimos menos la radiación infrarroja, entonces no nos protegemos del sol porque no tenemos calor ni sensación de quemazón y terminamos más tiempo expuestos a la radiación. Si además estás en la playa, hay que tener en cuenta que la arena refleja la radiación y, aunque estemos en carpa o sombrilla, recibimos la radiación igual.

  • Mito 3: Cuando sos joven es menos peligrosa la exposición al sol

La mayor parte de la radiación solar se acumula en los primeros 15 años de vida y, dependiendo de cómo nos protegieron del sol en ese período -si alcanzamos una dosis aceptada por nuestro organismo o la superamos-, se va a ver condicionada la posibilidad de desarrollar un cáncer de piel. Por lo tanto, durante la niñez y adolescencia es un momento clave para cuidarse de los rayos UV.

Para tener en cuenta: Cuando nos estamos bronceando ya hay una irritación por la radiación solar, nuestro organismo sintetiza melanina para intentar proteger el núcleo celular en donde está el ADN, el mismo que al ser alterado posibilita la formación de cáncer de piel.

Lo que dice la ciencia

Entre los principales factores de riesgo real se encuentra:

  • la exposición al sol sin protección adecuada a los rayos ultravioletas (UV)

  • el consumo de tabaco

  • las cicatrices de más de 20 años sin tratamiento ni evaluación

  • las quemaduras térmicas

  • las ulceras crónicas

En cuanto a la exposición a la radiación solar, Manzur refuerza que “los rayos UV, además de ser muy perjudiciales para la salud, son acumulativos. Esto quiere decir que el tiempo de exposición a los rayos UV va determinando ciertos cambios en el ADN que pueden provocar un cáncer de piel, por eso, cuanto más nos protegemos de esa radiación podemos retrasar la posibilidad de desarrollar un cáncer de este tipo”.

También afirma que el factor de protección solar, cuanto más alto es más efectivo. Y recomienda optar por todos aquellos que digan “de amplio espectro para radiación UvA y UVB”.

¿Se puede prevenir el cáncer de piel?

Si bien no existe una manera segura o total de prevenir el cáncer de piel, se pueden tomar diversas medidas que ayudan a reducir su riesgo. La detección precoz ayuda en la mayoría de los casos.

Los controles periódicos son la gran herramienta para la detención temprana: una vez por año deberías tener una cita con un dermatólogo. Tienen que tener especial constancia aquellas personas con antecedentes familiares, o un gran número de lunares, la piel clara, un historial de quemaduras solares o alteraciones en el sistema inmunitario.

“Es importante controlar la piel en forma periódica, para detectar lesiones tempranas que permitan hacer un tratamiento oportuno y curativo”, aporta Manzur.

Por otro lado, se puede acudir a la “autoexploración”, es decir, la revisión personal de la piel una vez por mes para observar si aparecen nuevos lunares o si existen cambios en los localizados previamente. Hacer fotografías puede ser útil para comparar su evolución.

Si viajas a algún lugar donde es verano, también hay que prestar especial atención: se recomienda estar a la sombra en el horario central, entre las 12 y 16, utilizar ropa que cubra la piel, como puede ser una remera con manga larga, sombreros y gorras, y anteojos de sol con cristales que contengan filtros ultravioletas (UV).

Quiénes están en mayor riesgo

  • Las personas de piel blanca, rubias o pelirrojas y que al tomar sol se ponen rojos con facilidad y nunca se broncean

  • Aquellas personas que han tenido quemaduras solares en la infancia

  • Las que trabajan al aire libre, en exposición constante

  • Quienes tengan familiares cercanos con cáncer de piel (si hay familiares con melanoma aumenta 18 veces más la posibilidad de tener cáncer)

  • Aquellas que tengan enfermedades genéticas que predisponen a la aparición de cáncer cutáneo

“Es muy importante resaltar el antecedente de quemaduras solares en la infancia y adolescencia, que constituye también un riesgo para desarrollar cáncer de piel más adelante en la vida, ya que el daño solar es acumulativo”.

A nivel mundial, se estima que 324.635 personas serán diagnosticadas con melanoma en 2022, según la American Society of Clinical Oncology (ASCO).

En la Argentina, por el momento no hay datos finales del número total de casos de cáncer de piel. “En nuestro Servicio de Dermatología en 2019 se vieron cerca de 400 casos. Con la pandemia hubo disminución de consultas y esto llevó a una falsa disminución en el número, que ahora con la presencialidad nuevamente superamos esta cifra”, indicó la especialista consultada, y adelantó que “la Sociedad Argentina de Dermatología está trabajando en el Registro Argentino de Melanoma Cutáneo y próximamente tendremos números de nuestra realidad”.

¡Compartilo!

En esta nota:

SEGUIR LEYENDO

 ¿Cómo influye la genética en las enfermedades raras?

¿Cómo influye la genética en las enfermedades raras?

consejos para la vuelta al trabajo

Lactancia materna: consejos para la vuelta al trabajo


por Ana Gutiérrez Matus
tapa de revista OHLALA! de mayo con Zoe Gotusso

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.