Newsletter
Newsletter

Semana Mundial de la Lactancia Materna: 10 consejos para la vuelta al trabajo

La OMS recomienda la lactancia materna exclusiva durante los primeros 6 meses de vida del bebé, pero en nuestro país muchas licencias laborales por maternidad duran menos.


Cómo lograr amamantar cuando retomás el trabajo

Cómo lograr amamantar cuando retomás el trabajo - Créditos: Getty



Entre el 1° y 7 de agosto se celebra la Semana Mundial de la Lactancia Materna.  Este año la campaña mundial tiene como lema: “Amamantar y Trabajar: hagamos que sea posible”.

Si bien la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la lactancia materna exclusiva durante los primeros 6 meses de vida del bebé, en nuestro país muchas licencias laborales por maternidad duran mucho menos. Esto pone a las mujeres que deben volver a trabajar y quieren seguir amamantando en una situación difícil.

Te acercamos 10 consejos para sobrellevar esta transición de la mejor manera posible.

  1. 1

    Armar una red de apoyo. El primero y más importante de los puntos a tener en cuenta es que la lactancia es una responsabilidad compartida. Por eso, antes de que llegues a sentir que estás cargando una mochila sobre tu espalda es recomendable organizar con anticipación cuáles son los recursos con los que contás (abuelas, vecina, niñera contratada) y armar esa red de apoyo que te va a dejar tranquila.

    “Cualquier cosa que no sea anticipada y sea generadora de estrés, como dispara el cortisol es un factor estresógeno y, por ende, va en contra de la lactancia”, señala Evangelina Cueto, médica pediatra.

  2. 2

    Conocer tus derechos laborales. Saber cuáles son tus derechos como trabajadora te va a ayudar a organizar esa vuelta al trabajo. Si el lugar donde trabajás cuenta con un espacio de cuidado infantil, la rutina no debería verse afectada. Pero si no es así, una reducción de la jornada, por ejemplo, te permitiría estar ausente por períodos no demasiado largos. O si las distancias lo permiten, podrías tomarte recreos para ir a amamantar a tu bebé. Otra opción sería hacer tu trabajo de manera virtual (o en forma híbrida) hasta que la demanda sea menor. Saber y negociar son las claves. No pierdas de vista que la lactancia es una responsabilidad compartida, que debe ser apoyada por toda la sociedad.

  3. 3

    Hidratarte correctamente. Para que la lactancia sea exitosa hay que tomar más de 3 litros de agua por día. “Es muy importante que la cantidad de líquido sea alta, porque si no la producción de leche tiende a bajar”, explica Cueto y propone asegurar la ingesta separando la cantidad de botellas necesarias para cubrir esa demanda o estableciendo alarmas en el celular como recordatorio.

  4. 4

    Nutrirte en forma adecuada. Un buen nivel de nutrición es fundamental para afrontar el desgaste extra que significa la vuelta al trabajo. Aquí la especialista recomienda una dieta ordenada y completa, rica en vegetales. Y remarca que este punto no se relaciona con la calidad de la leche, sino con la salud de la madre: “La naturaleza es sabia y todo tu organismo se va a poner al servicio del bebé. Si no te alimentás correctamente, te va a consumir toda tu reserva de nutrientes para producir una leche de calidad”.

  5. 5

    Cuidar el descanso. Sabemos que es difícil encontrar tiempo para descansar en esta etapa, pero no podemos dejar de enfatizar su importancia. “El sueño hace levantar un montón de hormonas que son bastante amigas de las hormonas que necesitamos altas para la lactancia, como la prolactina. Si en cambio, por falta de sueño se nos dispara el cortisol (que es la hormona del estrés), la lactancia va a verse afectada”, explica Cueto. El descanso es fundamental para favorecer la fisiología de la lactancia. Cuando no es posible obtenerlo del sueño nocturno, se pueden agregar microsiestas durante el día. Acá es cuando vuelve a jugar un rol fundamental esa red de apoyo.

  6. 6

    Conocer la fisiología de la lactancia. Saber que existe una crisis de lactancia a los tres (3) meses te puede ayudar a interpretar lo que está pasando. “Como el bebé está más grande, va a requerir más volumen de leche de parte de la mamá”, aclara Cueto y explica que para hacer frente a esta crisis lo ideal es ofrecerle el pecho en forma más frecuente (y evitar darle una mamadera con leche de fórmula) para aumentar la producción. Esto es más fácil si ocurre cuando la mamá está de licencia. Por eso una buena recomendación es que, en la medida de lo posible, la vuelta al trabajo no ocurra a los tres (3) meses, para que no coincida con esta crisis.

  7. 7

    Armar el primer stock. La idea no es llenar el freezer de leche, sino garantizar las tomas de los primeros días en los que vas a estar separada de tu bebé. Es posible que necesites de la consejería de una puericultora o pediatra amiga de la lactancia, para probar con anticipación cuál es el método de extracción que te queda más cómodo. Aquí es imprescindible tomar más de 3 litros de agua por día, porque además de hidratar tu cuerpo vas a tener que producir leche para el bebé y en forma extra para la que te querés extraer para guardar.

  8. 8

    Coordinar la estrategia con la persona que se quede al cuidado del bebé. Además de explicarle cómo descongelar y preparar la toma en forma segura, es fundamental que coordines los horarios, para que el bebé no haya tomado una mamadera justo antes de que llegues a casa. Lavarte las manos y amantarlo debería ser el mejor reencuentro.

  9. 9

    Prepararte para la vuelta al trabajo. La lactancia es un hecho natural, por lo que manchar la ropa no debería generar preocupación. Pero para quienes quieren evitar esta situación, hoy existen casquillos aireadores y contenedores que se pueden usar debajo de los corpiños de lactancia. “Todas lo vivimos en la previa como un gran fantasma, pero después, cuando lo empezás a transitar, por suerte las cosas no son tan amenazantes como parecían”, sostiene la pediatra.

  10. 10

    Sacarte leche en el lugar de trabajo. “La leche materna tiene componentes que la hacen bastante resistente a la contaminación bacteriana, si se colocó en el recipiente adecuado. Así que tranquilamente puede estar 8 horas fuera de la heladera, que no va a pasar nada”, explica Cueto. De modo que si pudiste armar el stock para los primeros días, eso te va a dar el tiempo suficiente para que puedas instalar una dinámica de extracción en tu lugar de trabajo, que te permita llevar la leche a casa para dársela a tu bebé al día siguiente.

¡Compartilo!

En esta nota:

SEGUIR LEYENDO

Fertilización asistida: ¿por qué es importante hacer terapia?

Fertilización asistida: ¿por qué es importante hacer terapia?


por Cecilia Taburet
Parto respetado: ¿qué es y qué dice la ley?

Parto respetado: ¿qué es y qué dice la ley?


por Laura Gambale
Cómo se calcula la indemnización por despido

Cómo se calcula la indemnización por despido


por Redacción OHLALÁ!
A los 35 años adoptó a Juani

Mamá monoparental. A los 35 años adoptó a Juani


por Ana Gutiérrez Matus
Tapa para OHLALÁ! de junio con Stephie Demner

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.