Newsletter
Newsletter
 • Salud

Terapias con gatos para personas con autismo: ¿en qué consisten?

¿Cómo se trabaja el trastorno del espectro autista (TEA) con gatos? ¿Cuáles son sus beneficios comprobados? De esto conversamos con una especialista.


La presencia de los gatos en terapias para personas con TEA enriquece las sesiones para que puedan ser más motivadoras, llevaderas y toleradas.

La presencia de los gatos en terapias para personas con TEA enriquece las sesiones para que puedan ser más motivadoras, llevaderas y toleradas. - Créditos: Getty Images



Entrar en contacto con un animal, y en particular con un gato, trae beneficios que ya fueron comprobados por la ciencia. Entre los más conocidos, se sabe que los pequeños felinos provocan efectos positivos en la salud mental de sus dueños.

Así lo confirmó este estudio realizado en Australia, donde las personas encuestadas relataba sentirse más felices, más seguras y menos nerviosas y hasta con más capacidad para afrontar los problemas.

Acariciar a un gato ayuda a reducir el estrés.

Acariciar a un gato ayuda a reducir el estrés. - Créditos: Getty Images

A su vez, la presencia de gatos en casa también ayuda a reducir el estrés y la sensación de soledad. Otro estudio evidenció que las personas que conviven con gatos tienen menos posibilidades de morir por un ataque cardíaco, aun teniendo otros factores que los pueden predisponer como suele ocurrir con el tabaquismo, el sobrepeso o la hipertensión.

 

“En el caso de las personas con TEA (trastornos del espectro autista), la interacción con gatos mejora su calidad de vida considerablemente en varias direcciones”, cuenta a OHLALÁ! Carolina Vitta, psicopedagoga, Master Terapia Asistida con Animales, especialista felinotecnia, selección y educación de gatos de terapias y apoyo emocional y cofundadora de GAATOBA.

 

Sobre los beneficios para las personas con TEA al estar con gatos también da cuenta la ciencia y Carolina lo comparte: Hay un estudio exploratorio de 2021 sobre la adopción de gatos en familias de niños con autismo en el que se demuestra el impacto positivo en las habilidades sociales y la ansiedad de los niños.

Dos años más tarde, se recopilaron distintas experiencias de padres con niños con TEA que también reportaron beneficios en sus niños luego de haber adoptado un gato.

Los gatos pueden establecer vínculos de apego y afectivos hacia su familia humana, y particularmente en lo que respecta a niños dentro del espectro autista. La compañía de los gatos puede aportar significativamente a su calidad de vida”, señala Carolina.

Por qué probar terapias con gatos en casos de TEA

Entre los primeros beneficios que se observa en el trabajo con gatos, Carolina dice que la interacción visual de personas con TEA y gatos suele resultar menos invasiva y, por lo tanto, se logra alcanzar mayor afinidad social en comparación a lo que sucede en la interacción con otras personas.

A su vez, se registran “aumentos significativos en la empatía, disminución en algunos comportamientos como intimidación, hiperactividad o falta de atención, y menos ansiedad por separación”.

“La compañía de los gatos fomenta un sentido de compañerismo, y puede realmente enriquecer la calidad de vida de todos los integrantes del hogar”, resalta.

En qué consiste la terapia asistida con gatos

Las Intervenciones Asistidas con Animales (IAA), en este caso con gatos, contemplan la presencia de un animal como parte de un programa de salud (terapia), educación u ocio (actividades).

Caro nos detalla: “La terapia asistida con animales (TAA) es una intervención dirigida a objetivos en la que un animal que cumple criterios específicos es una parte integral del proceso de tratamiento. La intervención es guiada por un profesional de salud, estructurada y orientada para promover la mejora de la función física, social, emocional o cognitiva del ser humano. El proceso está documentado y evaluado".

También nos dice que la presencia del animal enriquece las sesiones para que puedan ser más motivadoras, llevaderas y toleradas, y que siempre la prioridad está en garantizar la salud y el bienestar de las personas y los animales involucrados en el proceso terapéutico.

“En el caso de los gatos, se realiza una selección y educación, ya que deben cumplir ciertos criterios para ser parte de los programas: ser muy dóciles, extrovertidos, que disfruten el contacto con las personas, y tener un grado de tolerancia a variados estímulos que se presentarán en las sesiones”, explica.

El contacto visual con gatos resulta menos intimidante en personas con TEA.

El contacto visual con gatos resulta menos intimidante en personas con TEA. - Créditos: Getty Images

3 beneficios generales de interactuar con gatos

  • Se estudiaron variados beneficios que surgen de la interacción con los felinos: el simple hecho de acariciarlos reduce los niveles de cortisol (hormona relacionada con el estrés), reduce la presión sanguínea y, por lo tanto, se corre menos riesgo de enfermedades cardiovasculares.

  • Su ronroneo produce una vibración sonora estimula la curación de tejidos, especialmente en lesiones que afectan a tendones y músculos.

  • El contacto con gatos a temprana edad ayuda a disminuir el desarrollo de alergias y asma.

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

Habitá tu cuerpo: ¿cómo nos reconectamos con él?

Habitá tu cuerpo: ¿cómo nos reconectamos con él?


por Cecilia Alemano
tapa de revista OHLALA! de mayo con Zoe Gotusso

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.