Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

Semana de la Moda de NY




Antes que nada, decirles que pese a no haber dejado mensajes en los dos últimos posts, estoy. ¡Y también estoy de un continente al otro en muy pocos días! Desde Japón (post que se viene la semana próxima) volé directo a Nueva York para seguir trabajando porque ya empieza la semana de la moda de esta ciudad, que es de las más importantes del mundo, y en breve vuelvo a Europa para seguir otras rutas de la moda. Es una época de mucho movimiento (literal) en este ámbito.
Siempre pienso que me falta mucho por aprender sobre muchas cosas, pero algo que logré aprender hace unos años y siendo muy chica, por lo que lo valoro muchísimo, es a alejar de mí el estrés típico que ataca como un virus a todas las personas que por estos días trabajan en las diferentes semanas de la moda del mundo. Porque entendí que el estrés te condiciona de forma muy negativa para hacer buenos shows y para disfrutar del momento. Es real que a veces es tanta la presión y la autoexigencia que cuesta muchísimo descansar, en todos los sentidos, pero en mi balance es peor enloquecerse.
Por supuesto que vivo momentos o situaciones de nervios, pero ante todo pongo en práctica diferentes cosas que me ayudan a relajarme en estas épocas. Por ejemplo, antes de que empiecen los desfiles o si tengo alguna entrevista previa, hago una selección de la música que más me gusta escuchar, como Adele, Kings of Leon, Phoneix, The Roux y The Killers, entre tantos otros, y me concentro en la música y sus letras. También trato de pasar el poco tiempo libre que me queda junto a mi marido y a mis amigos más íntimos, con los que pueda hablar de temas que no estén relacionados al mundo de la moda: esto es clave. Si bien trabajo con mi cuerpo y con mi imagen estética en grandísima medida, tengo que tener la mente despejada. Por eso intento conectarme de forma virtual lo menos posible para vivir y sentir más el presente íntimo y natural, aunque sí me informo mucho de todos los diseñadores y sus colecciones, por ende cuando voy a verlos tengo un buen archivo de lo que hacen. Para eso leo bastante al respecto en papel, trato de estar al tanto del más mínimo detalle de lo que se viene. Me acuerdo cuando era más chica y recién empezaba, que todo esto de "entrenar" la salud mental y espiritual antes de tanto trabajo me parecía imposible porque al estrés se sumaba lo lejos que estaba de mi familia y había días de mucha soledad y tristeza.
Les dejo esta canción con la que arranqué hoy:

En cuanto al cuidado estético, en estas semanas pongo mucho más énfasis en los baños de crema para el pelo así resiste mejor los diferentes peinados que te hacen. Lo mismo hago con la piel: tenerla muy hidratada, limpiezas faciales a fondo y tomo muchísima agua. Piel, uñas y pelo son aspectos que cuido al extremo todo el año, así que imaginen lo que se intensifica todo por estos días.
Hacer ejercicio es una rutina también muy habitual en mi vida, especialmente porque necesito estar fuerte y que el cuerpo no se me rinda del cansancio, lo cual no es raro que pase. Y con la alimentación lo mismo: tener energía, estar fuerte. Los desfiles, como dije en el post anterior, no duran sólo una pasada, son días y días sin horarios.

Y por último, o en el medio de todo esto, mejor dicho, hago una selección de looks míos personales para vestir esas semanas, especialmente porque sobre la marcha no tengo el tiempo necesario para armarlos. Mi consigna es estar siempre cómoda pero a la altura de las circunstancias. Un detalle que es muy interesante es que se prepara un book con fotos muy bien seleccionadas y se hace unas tarjetas digitales especialmente para cada show. Esta tarjeta también se la queda el diseñador. Si cliquean aquí y buscan mi foto con mi nombre podrán ver mi book para esta semana de Nueva York.

Mili.

¡Compartilo!

En esta nota:

SEGUIR LEYENDO

Un adiós que no será el último

Un adiós que no será el último

Tapa para OHLALÁ! de junio con Stephie Demner

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.