Newsletter
Newsletter

Comunicación intuitiva con animales: ¿cómo podés recibir sus mensajes?

¿Sabías que hay una disciplina que estudia cómo conectarnos con los animales y recibir sus mensajes? Te contamos qué podés descubrir con esta práctica.


Comunicación intuitiva con animales.

Comunicación intuitiva con animales. - Créditos: Getty



Sabemos que la naturaleza se autorregula, pero los humanos intercedemos desde hace mucho tiempo y nos corresponde acompañar ese proceso con la mayor responsabilidad, conciencia y respeto posible. Es urgente que tengamos más empatía y asumamos el impacto y las consecuencias de nuestros actos. Entonces, al conectarnos con los animales y la naturaleza, encontraremos las respuestas sobre cómo regenerar nuestro vínculo con ellos.

Por eso, la comunicación intuitiva con animales –o telepatía, su nombre científico– no es un don de pocos, sino algo natural que todos podemos hacer, solamente se trata de recordarlo a través del trabajo personal y la práctica guiada. Desde diversas ramas de las ciencias se estudió esta capacidad y fue Rupert Sheldrake, biólogo y científico inglés, quien comprobó lo real de la conexión entre humanos y animales. Te invitamos a descubrir de qué se trata.

¿Qué es?

Esta disciplina es un diálogo y propone una interacción: una pregunta y una respuesta. Esta práctica entiende al animal como un ser sintiente y pensante y lo reconoce como igual. O sea, sabemos que un niño es igual que un adulto, solo que la conciencia que tiene del mundo, de su vida, del entorno, es diferente a la del adulto. De la misma manera pasa con los animales: no es lo mismo la conciencia que tiene un tigre, un ratón, una araña, pero eso no significa que no puedan participar del mundo.

Cada animal es un ser único, con sus propias necesidades e intereses, no un medio para un fin, su destino indefectible no es servir al humano. Y el hecho de comunicarnos con ellos nos hace darnos cuenta de las pocas veces en que tomamos en cuenta sus deseos. 

¿Cómo es una consulta? 

Puede ser virtual o presencial, y en el caso de que sea a la distancia, se pide que la persona tenga una foto de su animal y dos o tres temas puntuales a tocar. La idea es que tanto la consultante como la comunicadora intencionen para dirigir la información de lo que se va a hablar. Durante la sesión, la comunicadora percibe la información que el animal le envía según las preguntas que le hace, a la vez que dialoga con la consultante para ver qué le resuena y qué no.

La distancia y la foto ayudan a que la mente de la comunicadora no se distraiga con los movimientos del animal, manteniéndose más centrada y sosteniendo el estado de meditación. ¿Cómo recibe la info? A través de un “paquete energético”: olores, sabores, sensaciones físicas, palabras.

La intuición, a través de la telepatía, trae la información de lo que conocemos como la clarividencia, la clarisentencia (una forma muy alta de empatía) y la clariaudiencia (capacidad de oír voces, sonidos sin utilizar el sentido de la audición física), que son los diferentes recursos que tiene la intuición para percibir y servirse del entorno. Es importante el diálogo con el humano responsable del animal porque los mensajes que recibe la comunicadora suelen no tener sentido para ella (porque no vive con ellos). Entonces, a partir de la charla se van clarificando. 

¿Qué podemos descubrir? 

Qué piensan los animales sobre el lugar donde viven, su comida, sus deseos y sus miedos, los vínculos que frecuentan, qué tienen para decir de los tratamientos médicos que realizan y sobre la decisión de recibir o no la eutanasia. También se puede trabajar con animales trascendidos (fallecidos). En animales silvestres o salvajes ayuda mucho consultarles cómo perciben el entorno, si es amable o amenazador, si están siendo cazados o depredados, cuántos hay de ellos.

Lo más importante es que se puede conocer la mirada que tienen ellos del mundo. Es darles voz a los animales, escuchando lo que tienen para decir de su propio entorno. Es ver el mundo desde la perspectiva de los animales y no desde lo que creemos como humanos que los animales deben ser. 

¿Dónde hacerlo?

  • Celia Melamed: Médica veterinaria.

    En consultorio o en forma virtual (por Zoom, videollamada): $6000. A domicilio: $8000.

    Consultantes del exterior: US$ 35. Más info: @celia.melamed.

  • Andrea Souto: Comunicación animal, armonizaciones energéticas y terapia floral. 

    Consultas a distancia/online: 30 a 100 US$.

    Más info: @animal_holistico.

  • Para formarte: Escuela Internacional de Comunicación Interespecies de Verónica Kenigstein.

    Tiene una formación profesional en lectura de vínculos interespecies (dura 2 años). El curso total cuesta $400.000 (podés pagarlo en 20 cuotas de $25.000 por mes). Arranca el 3/4. También hay talleres de lecturas grupales (desde $6000). Más info: @vero.habloconanimales.escuela.

Expertas consultadas: 

Sofía Pontiggia. Comunicadora animal. @onda_animal.
Trinidad Achterberg. Médica veterinaria. @noeselfin.delamor.
 

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

Estas son las 4 prácticas para profundizar el amor y la intimidad


por Ángela Márquez

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.