Newsletter
Newsletter

Ghosting en la amistad: ¿cómo reaccionar cuando tu amiga te ghostea?

¿Por qué duele tanto cuando tu BFF de la vida desaparece de la nada? ¿Cómo reaccionar? Tanteá cuándo vale la pena intentar acercarse nuevamente o cuándo es mejor soltar y dejar que fluya.


"Mi amiga me ghostea": ¿qué hago?

"Mi amiga me ghostea": ¿qué hago?



¿Qué onda cuando te fastasmea tu amiga, fiel confesora de absolutamente cada detalle de tus historias? Shockeante, sí, y no menos doloroso que cuando es una pareja la que desaparece. Porque cuando somos ghosteadas por esa BFF en quien depositamos toda nuestra confianza –incluso el trauma que nos generó el ghosting de la última conquista–, nuestro duelo puede ser mucho más intenso y difícil de transitar. Cuando es una amiga la que te fantasmea, duele, desconcierta, genera dudas y bronca. Y ni hablar si se conocen desde el jardín y vienen forjando un vínculo sólido y genuino como pocos, ¡son casi familia! Entonces, extrañás y recordás con nostalgia las cosas que transitaron juntas, y la incertidumbre de ni siquiera entender qué pasó te come la cabeza a un punto desesperante. Calma, te entendemos tanto... Por eso, acá analizamos cómo seguir y te ayudamos a ponerle un stop a tiempo. 

¿Qué tipo de fantasma es tu amiga?

  1. 1

    Fantasmera #1: la novia eterna

    Tu amiga está en pareja y, por supuesto, ahora su rutina es solo de a dos –la cual, obviamente, no te incluye– y se olvidó del mundo. Bravo, te encanta que tu amiga esté en una, porque la adorás y es de esas que te contestan el chat a cualquier hora del día... y la noche. Pero, a la vez, cansa que de la nada quede desaparecida en acción y, que de la nada también, vuelva lo más campante. Lo bueno de esta situación es que ya no te agarra tan desprevenida porque la enamoradiza compulsiva sistemáticamente entra y sale de escena cuando aparece alguien que le vuela la mente.

    Método ghostbusters:

    Acá, lo mejor es poner en la balanza, si esa amiga te da cosas muy significativas para vos, si es una persona importante en tu vida, si la querés y se quieren, replantearte: ¿vale la pena perderla por eso? Te puede ayudar mucho trabajar internamente en aceptar que ella es así y saber que estas son cosas que pueden pasar en el vínculo entre ustedes. El que avisa no traiciona.

  2. 2

    Fantasmera #2: la preocupada

    Otro caso muy diferente es que tu amiga desaparezca por mambos de salud, de organización familiar o que le haya agarrado el efecto pospandemia. Claro que molesta mandar diez mensajes y que te claven el visto, pero, lejos de justificarla, son issues más entendibles.

    Lo cierto es que hubo un boom de ghosting pospandemia en las amistades, y la mayoría se debe a que, en estos meses de quietud, muchos se tomaron el tiempo para su desarrollo personal: poner límites y replantearse al lado de quiénes quieren compartir su vida, valorar más el tiempo y a las personas. Y, por otro lado, pasó que mucha gente, por miedo al contacto, se alejó bastante tiempo, el vínculo cambió y ya no es lo mismo que antes.

    Método ghostbusters:

    Primero, respeto: aceptar los tiempos del otro para atravesar situaciones difíciles. La verdad es que frente al dolor no hay fórmulas y cada uno va manejándolo como puede, aunque vos pienses o sepas que actuarías diferente, hay tantas reacciones como seres humanos en la Tierra. ¿Cómo encarar la charla? El tiempo es la clave, es decir, lo fundamental es dejar pasar unos días. Y si querés decirle algo, que sea para aportar, por ejemplo, hacerle saber que estás presente, que respetás sus tiempos, que no le vas a hablar para no invadir, pero que si quiere o necesita lo que sea, vos estás.

  3. 3

    Fantasmera #3: la colgada

    Todos tenemos en nuestro círculo de la lealtad a la amiga cuelgue: "Me quedé sin batería y después ni vi", "tenía el celu en modo noche", "pensé que te había respondido", "¡escribí la respuesta y me olvidé de darle enviar!", y muchas otras frases que te sabés de memoria. Sucede que es real, tu hermanita de la vida pasa mucho más tiempo en la luna que entre los humanos. Pero una cosa es bancarte –y solo por un rato– que el que te gusta sea un clavadista de vistos y otra muy distinta es que tu amiga, justamente esa que sabe cómo sufrís los desplantes del ghosting, se haga humo.

    Método ghostbusters:

    Si se trata de alguien significativo para vos, tendrás que aprender a vivir con eso que tal vez no te cope de ella. Si la persona se autodefine como colgada y cuando se ven ambas están a gusto y con esa misma vibra de siempre, el único secreto es disfrutar a full y aceptar esa amistad como es. Diferente es si, además de ser despistada, sentís que la relación no te aporta nada, entonces no tiene sentido tolerar algo que no te hace bien.

Hay que saber distinguir cuando un "me clavó el visto" es un síntoma de desgaste en el vínculo

Hay que saber distinguir cuando un "me clavó el visto" es un síntoma de desgaste en el vínculo - Créditos: Getty Images

La hora del perdón

Entonces, ¿hay algún tipo de ghosting entre amigas que podríamos dejar pasar o alguno que, al contrario, resulte imperdonable? Imperdonable es todo aquello que va en contra de tus valores o prioridades: la falta de fidelidad a tus principios. Si es tu amiga de verdad, te conoce, sabe qué cosas no te gustan y aun así las hizo, se rompió ese respeto y confianza que se tenían. Si hablamos de un soft ghosting –te sigue likeando los posteos e historias, pero aun así te clava el visto–, siempre es bueno considerar aclarar ese tipo de fantasmeo suave. De todos modos, la respuesta es muy personal y siempre está en vos evaluar si querés o no perdonarla.

Ahora, la pregunta real sería ¿cómo nos amigamos sin mostrar rencor en el futuro? La realidad es que, si verdaderamente perdonamos, no debe haber resentimiento. Sentir algún tipo de rencor es la clave para darte cuenta de que todavía no perdonaste, y estaría bueno trabajar en sanar eso que te quedó atragantado. Cuando decidimos disculpar a alguien, es fundamental aclarar con esa persona cómo nos sentimos, qué cosas nos gustaría que cambien a partir de ahora y comprometernos internamente a no echarlo en cara, jamás. Porque si cada vez que va a aparecer una situación la vas a utilizar para recriminar el pasado, va a ser muy desgastante para el vínculo.

¿Hasta cuándo se “debe” bancar el ghosting?

Obviamente, no hay un tiempo determinado de cuánto hay que esperar y todo es relativo. Muchísima gente se siente ghosteada porque en dos o tres días no le responden un mensaje. Y es importante destacar que el hecho de que existan las redes sociales no significa que tengamos que vivir atentas a la demanda de las otras personas ni los demás a nuestra merced. Hay que tener cuidado y NO confundir el enojo ni la falta de gestión emocional con el ghosting. Las personas no tienen la obligación de respondernos TODO el tiempo 24/7, ni siquiera “la mejor amiga del mundo mundial”. Muchas amistades se terminan por suponer que la otra persona se enojó, se hacen la película y se terminan alejando. Lo más sano siempre es hablar y contar cómo nos sentimos frente a esa situación.

Por otro lado, es importante que, si te sentís ghosteada, puedas esperar por lo menos una semana y probar hablarle de un modo casual, tipo: “Hola, ¿cómo estás? ¿En qué andás?”, porque tal vez te enroscaste mal y del otro lado te responden como si nada; ahí, te pide perdón y sigue el vínculo. En cambio, si vos le hablás y aun así pasan dos o tres semanas y no te responde, podríamos empezar a hablar del ghosting propiamente dicho. Y, una vez más, la decisión es tuya con la balanza: ¿vale la pena esta amistad como para encararla y charlar?, ¿o ya fue?

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

Se viene el día del beso: ¡Volvé a chapar!

Se viene el día del beso: ¡Volvé a chapar!


por Noelia Veltri

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.